Si­ria en­tra en su sép­ti­mo año de gue­rra con Al Asad can­tan­do vic­to­ria

Cer­ca de 60 muer­tos en un aten­ta­do en Da­mas­co con­tra pe­re­gri­nos chiíes ira­quíes

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Internacional - RO­SA PAÍNO

Ba­char al Asad es­tá ple­tó­ri­co. An­tes de la in­ter­ven­ción ru­sa, en sep­tiem­bre del 2015, te­nía los días con­ta­dos, pe­ro, a pun­to de que la gue­rra si­ria en­tre en su sép­ti­mo año, can­ta vic­to­ria. To­do gra­cias a la ines­ti­ma­ble ayu­da de Vla­di­mir Pu­tin, sin ol­vi­dar la del ré­gi­men ira­ní y Hez­bo­lá. Oc­ci­den­te, mien­tras, mira ha­cia otro la­do. Eu­ro­pa ve al pre­si­den­te si­rio co­mo un mal me­nor, más preo­cu­pa­da en po­ner fin a la ame­na­za yiha­dis­ta y al flu­jo migratorio. El úl­ti­mo en aña­dir­se al club ha si­do Tur­quía —ale­ja­do de la UE y cen­tra­do en re­for­zar su re­la­ción con Ru­sia—, pe­se a que su prio­ri­dad era has­ta ha­ce muy po­co la caí­da de Al Asad.

El miér­co­les se cum­plen seis años del le­van­ta­mien­to po­pu­lar que de­ri­vó en una gue­rra ci­vil que con el tiem­po se con­vir­tió en cam­po mi­na­do de gru­pos te­rro­ris­tas y tea­tro del pul­so en­tre las po­ten­cias re­gio­na­les e in­ter­na­cio­na­les. El ba­lan­ce no pue­de ser más trá­gi­co: un país de­vas­ta­do, ca­si 500.000 muer­tos, 6,6 mi­llo­nes de des­pla­za­dos in­ter­nos y 4,8 mi­llo­nes de re­fu­gia­dos.

La vic­to­ria en Ale­po, la ma­dre de to­das las ba­ta­llas, mar­có el sex­to año de gue­rra y el im­pul­so de­fi­ni­ti­vo. En­va­len­to­na­do, Ba­char al Asad des­de­ña­ba ayer en una en­tre­vis­ta al ca­nal chino Phoe­nix las ne­go­cia­cio­nes de paz en Gi­ne­bra im­pul­sa­das por la ONU e in­sis­tía en que no aban­do­na­rá el po­der a me­nos que los si­rios vo­ten con­tra el ac­tual sis­te­ma po­lí­ti­co en un re­fe­ren­do. Tu­vo in­clu­so tiem­po pa­ra fe­li­ci­tar iró­ni­ca­men­te a los cascos blan­cos, los vo­lun­ta­rios que han sa- ca­do a cien­tos si­rios de los edi­fi­cios bom­bar­dea­dos, por el pre­cio con­ce­di­do por la Aca­de­mia de Holly­wood al do­cu­men­tal so­bre su la­bor en Si­ria. «¡Al Nus­ra tie­ne su pri­mer Óscar!», di­jo.

Ra­qa, la pró­xi­ma ba­ta­lla

Al Asad apun­tó que su pró­xi­mo ob­je­ti­vo es con­quis­tar Ra­qa, la ca­pi­tal del ca­li­fa­to au­to­pro­cla­ma­do por el Es­ta­do Is­lá­mi­co. El bas­tión yiha­dis­ta es­tá ro­dea­do

por las tropas tur­cas y sus aliados re­bel­des si­rios, las fuer­zas lea­les a Da­mas­co apo­ya­das por Ru­sia y una alian­za kur­do-ára­be res­pal­da­da por Es­ta­dos Uni­dos.

El asal­to fi­nal es cues­tión de se­ma­nas y to­das las par­tes to­man po­si­cio­nes. La Ad­mi­nis­tra­ción Trump ha apos­ta­do por ele­var su pa­pel mi­li­tar en es­ta gue­rra con el en­vío de 400 ma­ri­nes pa­ra re­for­zar a los 500 sol­da­dos que es­ta­ban des­ple­ga­dos en la zo­na por or­den de Ba­rack Oba­ma. Al Asad ta­chó a esas tropas de in­va­so­ras, pe­ro no descarta un acer­ca­mien­to a Do­nald Trump.

An­te la in­mi­nen­te ba­ta­lla, unas 300 fa­mi­lias de lí­de­res del Es­ta­do Is­lá­mi­co han hui­do de la ciu­dad des­de el vier­nes por un res­qui­cio sin con­trol en el flan­co sur con­tro­la­do por los kur­dos, se­gún los in­for­man­tes del Ob­ser­va­to­rio Si­rio de los De­re­chos Hu­ma­nos (OSDH). El gru­po de­jó la ciu­dad atra­ve­san­do en bo­tes el río Éu­fra­tes y des­pués to­mó ca­mino ha­cia zo­nas ru­ra­les con­tro­la­das por el ca­li­fa­to en las pro­vin­cias de Deir al Zur y Ha­ma.

Do­ble aten­ta­do

La ca­pi­tal si­ria se ha man­te­ni­do al mar­gen de los com­ba­tes que han de­ja­do en rui­nas otras im­por­tan­tes ciu­da­des del país, co­mo Ale­po. Pe­ro no se ha li­bra­do de aten­ta­dos. Ayer la san­gre vol­vió a co­rrer en el cas­co an­ti­guo de Da­mas­co. Un bru­tal aten­ta­do de­jó 59 muer­tos y un cen­te­nar de he­ri­dos, en su ma­yo­ría pe­re­gri­nos chiíes ira­quíes. «Hu­bo una bom­ba y un sui­ci­da se hi­zo es­ta­llar en el sec­tor de Bab al Sag­hir», don­de se ha­llan mu­chos mau­so­leos chiíes, in­for­mó a la AFP Ra­mi Ab­del Rah­man, di­rec­tor del OSDH. Ayer na­die reivin­di­có su au­to­ría, aun­que to­do apun­ta a Al Qai­da o el Es­ta­do Is­lá­mi­co.

Mien­tras, Ru­sia co­mien­za a co­brar­se su ayu­da a Al Asad. Ayer anun­ció que ha co­men­za­do la cons­truc­ción de su ba­se na­val en el puer­to de Tar­tus, su úni­ca pla­za mi­li­tar en el Me­di­te­rrá­neo, in­for­ma Efe. Tar­tus es­ta­rá ba­jo su con­trol du­ran­te los pró­xi­mos 49 años, en vir­tud del con­ve­nio fir­ma­do en enero con Da­mas­co.

LA VOZ

Fuen­te: Reuters y ela­bo­ra­ción pro­pia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.