Las au­to­ri­da­des ale­ma­nas frus­tran un aten­ta­do con­tra un gran cen­tro co­mer­cial

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Internacional - PA­TRI­CIA BAELO

La úl­ti­ma voz de alar­ma so­bre el te­rro­ris­mo yiha­dis­ta en Ale­ma­nia lle­ga­ba ayer des­de Es­sen, en el oes­te del país, don­de la po­li­cía eva­cuó a pri­me­ra ho­ra de la ma­ña­na uno de los ma­yo­res cen­tros co­mer­cia­les del país, el Lim­bec­ker Platz, que per­ma­ne­ció ce­rra­do y cus­to­dia­do du­ran­te to­do el día por «ra­zo­nes de se­gu­ri­dad», des­pués de que los ser­vi­cios se­cre­tos tu­vie­ran «in­di­cios con­cre­tos» de que se iba a co­me­ter en el cen­tro un aten­ta­do.

El dia­rio Bild ase­gu­ra que el plan in­cluía a va­rios te­rro­ris­tas sui­ci­das equi­pa­dos con bom­bas. Mien­tras que el ca­nal pú­bli­co WDR apun­ta a un cla­ro «tras­fon­do is­la­mis­ta», y es­pe­cu­la con que el aten­ta­do lo ha­bía or­de­na­do por te­lé­fono des­de el ex­tran­je­ro un ale­mán de Re­na­nia del Nor­te-West­fa­lia que se ha uni­do al Es­ta­do Is­lá­mi­co en Si­ria. Es más, la mis­ma fuen­te afir­ma que, ac­to se­gui­do, el sos­pe­cho­so ha­bía en­via­do por In­ter­net las ins­truc­cio­nes pa­ra fa­bri­car ex­plo­si­vos. En la ve­ci­na lo­ca­li­dad de Ober­hau­sen, los agen­tes de­tu­vie­ron e in­te­rro­ga­ron ayer a dos hom­bres que pue­den es­tar re­la­cio­na­dos con el ata­que, pe­ro de mo­men­to no los con­si­de­ra sos­pe­cho­sos, tras ha­ber re­gis­tra­do sus do­mi­ci­lios.

Se­gún la agen­cia DPA, un miem­bro del EI na­ci­do en Ale­ma­nia se co­mu­ni­có des­de Si­ria con va­rias per­so­nas cer­ca de Es­sen pa­ra dar la or­den del ata­que. El hom­bre que dio la or­den tam­bién es al pa­re­cer de esa ciu­dad ale­ma­na en el oes­te del país, per­te­ne­ce

a los sa­la­fis­tas de Ober­hau­sen y se en­cuen­tra en la mira de las au­to­ri­da­des. Fuen­tes de se­gu­ri­dad con­fir­ma­ron que el sos­pe­cho­so, des­de Si­ria, alen­tó a tra­vés de men­sa­jes por In­ter­net a va­rias per­so­nas a lle­var a ca­bo

un ata­que en el cen­tro co­mer­cial.

Par­te de los ata­can­tes se en­con­tra­ban en Ale­ma­nia, mien­tras que otros de­bían lle­gar des­de el ex­te­rior, pe­ro se des­co­no­ce la iden­ti­dad de los miem­bros que iban a eje­cu­tar el aten­ta­do.

THILO SCHMUELGEN REUTERS

El cen­tro per­ma­ne­ció ce­rra­do to­do el día.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.