«Tie­nes que ir va­cío y re­lle­nar­te allí»

Las be­cas Aman­cio Or­te­ga lle­van a 80 jó­ve­nes ga­lle­gos al ex­tran­je­ro el pró­xi­mo cur­so

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Sociedad - E. ÁL­VA­REZ

Han de­mos­tra­do su ni­vel aca­dé­mi­co y su co­no­ci­mien­to del in­glés. Pe­ro no so­lo eso. Los ochen­ta es­tu­dian­tes ga­lle­gos de cuar­to de la ESO que el pró­xi­mo cur­so ha­rán pri­me­ro de ba­chi­lle­ra­to en Es­ta­dos Uni­dos y Ca­na­dá con el pro­gra­ma de be­cas de la Fun­da­ción Aman­cio Or­te­ga quie­ren vi­vir una ex­pe­rien­cia inol­vi­da­ble, co­no­cer otra cul­tu­ra, adap­tar­se y ga­nar en in­de­pen­den­cia. Y lo tie­nen muy cla­ro. Lo ex­pli­ca Fer­nan­do Mi­ran­da, de Boi­ro: «Hay que ir sin nin­gún es­te­reo­ti­po, tie­nes que ir va­cío y re­lle­nar­te allí li­te­ral­men­te. Tan­to te pue­de to­car en una ciu­dad gran­de co­mo en un pue­blo, o en mi­tad de la na­da», cuen­ta.

Co­mo él, otros 79 alum­nos ga­lle­gos par­ti­ci­pan es­te fin de se­ma­na en una con­vi­ven­cia re­ple­ta de ta­lle­res y ac­ti­vi­da­des pa­ra re­for­zar ha­bi­li­da­des so­cia­les y co­no­cer los sis­te­mas edu­ca­ti­vos de los paí­ses de aco­gi­da. To­dos sa­ben que un cur­so aca­dé­mi­co en otro con­ti­nen­te les cam­bia­rá la vi­da. «Lo que más ilu­sión me ha­ce es es­tar en Es­ta­dos Uni­dos por­que siem­pre fue mi sue­ño co­no­cer a gen­te nue­va, otra cul­tu­ra, ma­du­rar y cre­cer co­mo per­so­na, ser más in­de­pen­dien­te, apren­der a ayu­dar más en ca­sa...», cuen­ta Laura Mar­tí­nez, de A Co­ru­ña. Aya­ne Ah­med, de Vigo, com­par­te es­ta sen­sa­ción: «De­bes apren­der a re­sol­ver los pro­ble­mas por ti mis­mo por­que, aun­que tu fa­mi­lia de aco­gi­da sea bue­na y ca­ri­ño­sa, tie­nes que apren­der a con­vi­vir con ellos y adap­tar­te», ex­pli­ca.

Jor­ge No­ya, de Or­des, Clau­dia Fer­nán­dez, de Pa­drón, y Ce­lia Arias, de Teo, coin­ci­den con Los 80 jó­ve­nes be­ca­dos en Ga­li­cia es­tu­dia­rán en Es­ta­dos Uni­dos o Ca­na­dá el pró­xi­mo cur­so.

sus com­pa­ñe­ros. «Va­mos a ser más ma­du­ros y a te­ner la men­te mu­cho más abier­ta», apun­ta Ce­lia; «Su­pon­go que tam­bién po­drás co­no­cer­te me­jor a ti mis­mo, no juz­gar a na­die por na­da», aña­de Jor­ge.

Me­nos es­te úl­ti­mo, que tu­vo cla­ro que su per­so­na­li­dad va más con el ca­rác­ter de los ca­na­dien­ses, por lo que irá a On­ta­rio, los otros cin­co via­ja­rán a Es­ta­dos Uni­dos, aun­que no tie­nen ni idea de adón­de. Eso sí, tie­nen cla­ro en qué es­ta­do no se que­da­rían si pu­die­sen ele­gir: Te­xas, «de­ma­sia­do ran­cho», apun­ta Ce­lia. A Clau­dia le gus­ta­ría Geor­gia o Vir­gi­nia y, aun­que Alas­ka es otro de los es­ta­dos que a la ma­yo­ría no les atrae, tan­to a es­ta jo­ven de

Pa­drón co­mo a Aya­ne no les im­por­ta­ría pa­sar allí un cur­so aca­dé­mi­co. «Creo que hay pai­sa­jes im­pre­sio­nan­tes que des­de lue­go no vas a ver en Es­pa­ña», di­ce Aya­ne. Los ochen­ta es­tu­dian­tes ga­lle­gos for­ma­rán par­te del me­dio mi­llar de alum­nos de to­da Es­pa­ña que se irán a Ca­na­dá y Es­ta­dos Uni­dos. Allí re­ci­bi­rán for­ma­ción de pri­me­ro de ba­chi­lle­ra­to pa­ra vol­ver y ter­mi­nar

aquí sus es­tu­dios. Sa­ben que los pri­me­ros días se­rán di­fí­ci­les. No po­drán ve­nir en to­do el cur­so, ni re­ci­bir la vi­si­ta de sus fa­mi­lia­res, pe­ro na­da los asus­ta. «A lo me­jor des­pués no que­re­mos vol­ver», cuen­ta Laura.

Pe­se a sus 16 años, es­tos chi­cos tie­nen muy cla­ro có­mo quie­ren en­ca­rar su fu­tu­ro. La ma­yo­ría ya han de­ci­di­do qué ca­rre­ra es­tu­dia­rán cuan­do fi­na­li­cen en Ga­li­cia se­gun­do de ba­chi­lle­ra­to: Ce­lia, Aya­ne y Laura se de­can­ta­rán por Me­di­ci­na, e in­clu­so ya pien­san en la es­pe­cia­li­dad que ele­gi­rán; Jor­ge por Pe­rio­dis­mo, y Fer­nan­do por De­re­cho. Clau­dia aún tie­ne que pen­sár­se­lo al­go más, pe­ro la ex­pe­rien­cia del pró­xi­mo año los ayu­da­rá a to­dos. El pro­gra­ma de be­cas de la Fun­da­ción Aman­cio Or­te­ga es­tá di­ri­gi­do a es­tu­dian­tes de cuar­to de la ESO de cen­tros edu­ca­ti­vos de to­da Es­pa­ña. Ca­da año se ofer­tan me­dio mi­llar de be­cas en Es­ta­dos Uni­dos y Ca­na­dá, la mi­tad en ca­da país, y de ellas ochen­ta se di­ri­gen a los alum­nos ga­lle­gos. La ayu­da cu­bre el cien por cien del cos­te de la es­tan­cia, in­clui­do el via­je y un ser­vi­cio de apo­yo y orien­ta­ción des­de que los es­tu­dian­tes son se­lec­cio­na­dos has­ta que re­gre­san a Es­pa­ña. Una de las curiosidades de es­te pro­gra­ma es que no se per­mi­te que los alum­nos ven­gan de vi­si­ta ni que va­yan sus fa­mi­lia­res, pa­ra que la in­mer­sión sea más com­ple­ta. Allí, los jó­ve­nes re­si­den con una fa­mi­lia an­fi­trio­na y asis­ten a cla­ses del gra­do 11, que es el equi­va­len­te a pri­me­ro de ba­chi­lle­ra­to. No so­lo per­fec­cio­nan su in­glés y se in­te­gran en un sis­te­ma edu­ca­ti­vo co­mo es el de Ca­na­dá o el de EE. UU., sino que tam­bién apren­den a adap­tar­se a en­tor­nos nue­vos y re­fuer­zan ha­bi­li­da­des so­cia­les.

Re­qui­si­tos

Pa­ra par­ti­ci­par se exi­ge una no­ta me­dia su­pe­rior al 7 y al me­nos un 8 en in­glés en ter­ce­ro de la ESO. Tam­bién se tie­nen en cuen­ta el ni­vel de ren­ta fa­mi­liar y una prue­ba es­cri­ta de in­glés. En la úl­ti­ma fa­se se rea­li­za un ejer­ci­cio oral y una en­tre­vis­ta per­so­nal. En la pa­sa­da edi­ción se pre­sen­ta­ron más de nue­ve mil es­tu­dian­tes, y más de 800 eran ga­lle­gos. Des­de la fun­da­ción re­cuer­dan que aun­que en Ga­li­cia el nú­me­ro de as­pi­ran­tes es­tá más es­ta­bi­li­za­do por­que las be­cas tie­nen tra­di­ción, en Es­pa­ña el cre­ci­mien­to es lla­ma­ti­vo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.