La doc­tri­na del Su­pre­mo en NCG acer­ca a los ban­que­ros a la cár­cel

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Economía - ANA BALSEIRO

Es­ta se­ma­na se ha co­no­ci­do una nue­va con­de­na a an­ti­guos ges­to­res de las ca­jas de aho­rros, y ya es la quin­ta des­de que en el 2014 la Au­dien­cia Na­cio­nal sen­ten­ció a dos años de cár­cel a la cú­pu­la de Cai­xa Pe­ne­dés por ha­ber­se em­bol­sa­do más de 28 mi­llo­nes de eu­ros en pen­sio­nes irre­gu­la­res. Tras las con­de­nas a las ex­cú­pu- las de No­va­cai­xa­ga­li­cia (NCG), Ca­ja Cas­ti­lla-La Man­cha (CCM) y la re­cien­te de las tar­je­tas black de Ca­ja Ma­drid, es­ta se­ma­na fue la Au­dien­cia Pro­vin­cial de Za­ra­go­za la que fa­lló con­tra tres ex­di­rec­ti­vos de la des­apa­re­ci­da Ca­ja In­ma­cu­la­da (CAI), con­de­nán­do­los a cua­tro años de pri­sión por un de­li­to de apro­pia­ción in­de­bi­da agra­va­da, al ha­ber­se apro­ve­cha­do de la en­ti­dad en ope­ra­cio­nes in­mo­bi­lia­rias y cre­di­ti­cias que le su­pu­sie­ron a la fir­ma un que­bran­to de 6,3 mi­llo­nes.

En­tre la pri­me­ra sen­ten­cia, la de Cai­xa Pe­ne­dés —la con­de­na fue de con­for­mi­dad, ya que los acu­sa­dos se de­cla­ra­ron cul­pa­bles y re­in­te­gra­ron el di­ne­ro, por lo que no in­gre­sa­ron en pri­sión— y la úl­ti­ma, la de la CAI, des­ta­ca la de los ex­res­pon­sa­bles de No­va­cai­xa­ga­li­cia, pues ha mar­ca­do un pun­to de in­fle­xión en las san­cio­nes por los des­ma­nes en la ges­tión de las ex­tin­tas ca­jas.

Los de NCG, pri­me­ros en pri­sión

El ca­so de la en­ti­dad ga­lle­ga es cla­ve por va­rias ra­zo­nes. Fue el pri­me­ro en el que los con­de­na­dos por el sa­queo de la en­ti­dad aca­ba­ron in­gre­san­do en pri­sión, ya que Jo­sé Luis Pe­go, Gre­go­rio Go­rria­rán, Óscar Ro­drí­guez Estrada, Ju­lio Fer­nán­dez Ga­yo­so y el abo­ga­do Ri­car­do Pra­das per­ma­ne­cen en la cár­cel des­de el pa­sa­do 16 de enero, a di­fe­ren­cia de los ex­res­pon­sa­bles de Cai­xa Pe­ne­dés y pe­se a te­ner la mis­ma pe­na: dos años de pri­sión.

Los ju­ris­tas con­sul­ta­dos coin­ci­den en des­ta­car la im­por­tan­cia del pro­nun­cia­mien­to del Su­pre­mo en el ca­so de NCG, que en sep­tiem­bre del pa­sa­do año con­fir­mó la pe­na que, por los de­li­tos de ad­mi­nis­tra­ción des­leal y apro­pia­ción in­de­bi­da, la Au­dien­cia Na­cio­nal ha­bía im­pues­to a los con­de­na­dos y, de pa­so, pro­pi­na­ba un so­be­rano ti­rón de ore­jas a sus juz­ga­do­res —y a la Fis­ca­lía—, al con­si­de­rar «be­né­vo­la» las con­de­nas que les ha­bían im­pues­to.

La doc­tri­na del Su­pre­mo fue lo que lue­go pre­ci­pi­tó el ines­pe­ra­do in­gre­so en pri­sión de los cin­co ex­di­rec­ti­vos, que la Sa­la de lo Pe­nal ar­gu­men­tó sub­ra­yan­do que no ha­bían «de­vuel­to el di­ne­ro que se fi­jó en la sen­ten­cia [10,4 mi­llo­nes de eu­ros] y que tie­nen to­da­vía cau­sas pen­dien­tes con la Jus­ti­cia». Y la mis­ma de­ci­sión del al­to tri­bu­nal es lo que ex­pli­ca el re­cien­te «en­du­re­ci­mien­to» ju­di­cial a la ho­ra de es­cla­re­cer los com­por­ta­mien­tos de­lic­ti­vos de los ex­ban­que­ros in­ves­ti­ga­dos en las múl­ti­ples cau­sas que aún con­ti­núan abier­tas.

Un ejem­plo de có­mo la pos­tu­ra del Su­pre­mo en NCG se ha tras­la­da­do in­me­dia­ta­men­te a otras cau­sas si­mi­la­res es el de la reaper­tu­ra del ca­so de las abul­ta­das pen­sio­nes —17 mi­llo­nes de eu­ros— que se em­bol­sa­ron seis an­ti­guos di­rec­ti­vos de Ca­ja Se­go­via. El Juz­ga­do de Pri­me­ra Ins­tan­cia e Ins­truc­ción nú­me­ro 2 de Se­go­via, con el apo­yo de la Fis­ca­lía, ha­bía acor­da­do el so­bre­sei­mien­to li­bre de la cau­sa el pa­sa­do ve­rano, al no apre­ciar in­di­cios de de­li­to. Pe­ro la Au­dien­cia Pro­vin­cial ha obli­ga­do a re­abrir el pro­ce­di­mien­to —en un au­to fe­cha­do el 27 de enero, diez días más tar­de del in­gre­so en pri­sión de los ex­di­rec­ti­vos ga­lle­gos—, aten­dien­do al cri­te­rio del Su­pre­mo en el ca­so de No­va­cai­xa­ga­li­cia.

El ca­so de Ca­ja Se­go­via, a jui­cio

Por ello, es­ta se­ma­na el ti­tu­lar del juz­ga­do dic­tó un au­to de con­clu­sión del pro­ce­di­mien­to, an­te­sa­la de la aper­tu­ra de jui­cio oral con­tra los seis ex­res­pon­sa­bles de la ci­ta­da ca­ja cas­te­llano-leo­ne­sa, a los que se les impu­tan los de­li­tos de ad­mi­nis­tra­ción des­leal y apro­pia­ción in­de­bi­da, por di­se­ñar «en su ex­clu­si­vo be­ne­fi­cio» un plan de pre­ju­bi­la­cio­nes, con car­go a las cuen­tas del 2010 y «abu­san­do de sus fun­cio­nes».

Des­de la Con­fe­de­ra­ción In­ter­sin­di­cal de Cré­di­to (CIC), per­so­na­da co­mo acu­sa­ción en di­ver­sas cau­sas —in­clu­yen­do Ca­ja Se­go­via, Ban­ca Cí­vi­ca, Ca­ja In­ma­cu­la­da o Ban­kia— no con­si­de­ran que ha­ya un en­du­re­ci­mien­to ju­di­cial, sino que «se es­tá em­pe­zan­do a ha­cer jus­ti­cia». En el ca­so de la CAI, han anun­cia­do que re­cu­rri­rán la sen­ten­cia al Su­pre­mo, por­que, co­mo en las tar­je­tas black de Ca­ja Ma­drid, el tri­bu­nal so­lo ha con­de­na­do a los ex­di­rec­ti­vos por apro­pia­ción in­de­bi­da y no por el de­li­to de ad­mi­nis­tra­ción des­leal, que la CIC cree que tam­bién han co­me­ti­do.

Se­ma­na cla­ve en el ca­so Ban­kia

Pre­ci­sa­men­te es­ta se­ma­na se­rá cla­ve en la ins­truc­ción de la po­lé­mi­ca sa­li­da a bol­sa de Ban­kia, ya que el juez Fer­nan­do An­dreu ha ci­ta­do a de­cla­rar co­mo in­ves­ti­ga­dos en la Au­dien­cia Na­cio­nal a los ex­res­pon­sa­bles del Ban­co de Es­pa­ña y de la CNMV, con el ex­go­ber­na­dor Miguel Ángel Fer­nán­dez Ordóñez a la ca­be­za.

Des­de la CIC, acu­sa­ción po­pu­lar y ar­tí­fi­ce úl­ti­mo de las impu­tacio­nes in­sis­ten en la res­pon­sa­bi­li­dad del Ban­co de Es­pa­ña, «que mi­ró pa­ra otro en lu­gar de su­per­vi­sar».

REUTERS

Fer­nán­dez Ordóñez de­cla­ra­rá el pró­xi­mo jue­ves co­mo impu­tado.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.