Gol­pe al es­tó­ma­go ame­ri­cano

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Cultura - EDUAR­DO GA­LÁN BLAN­CO

El neo­li­be­ra­lis­mo y la am­bi­ción son el au­tén­ti­co te­ma de El fun­da­dor. Y no, no se tra­ta de un co­mer­cial he­cho pa­ra des­agra­viar —de Su­per­si­ze Me o de Fast Food Na­tion— a la fran­qui­cia de co­mi­da rá­pi­da McDo­nald’s, ma­qui­na­ria que to­dos los días ali­men­ta a uno de ca­da diez ha­bi­tan­tes del planeta.

La pe­lí­cu­la abre y cie­rra con un pri­me­rí­si­mo plano fi­jo de Ray Kroc, in­ter­pre­ta­do por Mi­chael Kea­ton —so­ber­bio— ha­blán­do­le a la cá­ma­ra du­ran­te dos mi­nu­tos. Die­ci­séis años se­pa­ran los dos dis­cur­sos. En uno, el via­jan­te de ba­ti­do­ras in­ten­ta ven­der el pro­duc­to de cin­co bra­zos pa­ra que un res­tau­ran­te de ma­la muer­te de Mi­su­ri au­men­te la ra­pi­dez de sus no-pe­di­dos. En el otro, el ya triun­fa­dor hom­bre de ne­go­cios pre­pa­ra un speech fren­te al es­pe­jo, pa­ra sol­tár­se­lo al go­ber­na­dor de Ca­li­for­nia, Ro­nald Rea­gan.

En­tre las dos aren­gas es­tá la his­to­ria del as­cen­so de un co­di­cio­so ob­se­si­vo, si­tua­do en las an­tí­po­das del Tuc­ker de Cop­po­la, pa­ra el que la pa­la­bra cla­ve, sa­ca- da de un dis­co de au­to­ayu­da, es «per­sis­ten­cia», y al que le in­tere­san muy po­co los afec­tos. Pues la trai­ción es un me­dio más pa­ra al­can­zar un fin que nun­ca lle­ga en reali­dad, por­que no exis­te me­ta. Por el ca­mino, el pro­ta­go­nis­ta se se­pa­ra de su mu­jer y se ca­sa con la de su so­cio, por­que «los con­tra­tos son co­mo los co­ra­zo­nes, es­tán he­chos pa­ra rom­per­se», tal y co­mo les co­mu­ni­ca a los McDo­nald, que idea­ron en los años cin­cuen­ta la ham­bur­gue­sa, las pa­ta­tas fri­tas y el re­fres­co ser­vi­dos en me­dio mi­nu­to. Los ac­to­res de ca­rác­ter, John Ca­rroll Lynch —el Lyn­don B. John­son de Jac­kie—, enor­me en to­dos los sen­ti­dos, y el ca­ma­leó­ni­co Nick Offerman —gran tro­na­do de la se­gun­da tem­po­ra­da de Far­go—, son los her­ma­nos des­po­seí­dos por Kroc de su «in­ven­to», e in­clu­so de su nom­bre.

Me­jor que Jobs o El lo­bo de Wall Street, El fun­da­dor es la no­ta­ble pe­lí­cu­la de un di­rec­tor me­dio­cre que pa­re­ce re­con­ver­ti­do a au­tor tras la tam­bién óp­ti­ma Al en­cuen­tro de Mr. Banks, otra re­fle­xión so­bre la am­bi­ción, don­de la crea­do­ra de Mary Pop­pins se de­ja­ba ten­tar por el ven­de­dor del sue­ño ame­ri­cano por ex­ce­len­cia: Walt Dis­ney.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.