El al­cal­de que can­ta por pri­me­ra vez las cur­vas en el Ra­li­mix

Ma­nuel Cam­pos es el co­pi­lo­to no­vel de Pe­pe Pa­zos. «Aín­da é bo se che che­ga­mos á me­ta», bro­mea

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Deportes - CAR­MEN GAR­CÍA DE BUR­GOS

«Aín­da é bo se che che­ga­mos á me­ta». Di­ce, y ríe, Ma­nuel Cam­pos, un al­cal­de que se es­tre­nó ayer co­mo co­pi­lo­to en un ra­li. Sin mie­do y pa­ra apro­ve­char la opor­tu­ni­dad de pa­sar un buen ra­to. Lo que no es­pe­ra­ban, ni él ni Pe­pe Pa­zos, el pi­lo­to que hi­zo vi­ral un ví­deo so­bre el Ra­li­mix Cun­tis Vi­la Ter­mal, que se es­tá ce­le­bran­do es­te fin de se­ma­na, era que fue­ran a ser los pro­ta­go­nis­tas del even­to —jun­to al ex­cam­peón ga­lle­go Jo­sé Miguel Mar­tí­nez Ba­rrei­ro, Ba­mar­ti, que se pro­cla­mó lí­der en su re­gre­so tras seis años sin com­pe­tir—, ni a que­dar en­tre los diez úl­ti­mos.

Pa­zos in­ten­tó pri­me­ro con­ven­cer al cu­ra, Juan Car­los Mar­tí­nez, «pe­ro ra­jou­se. El xa ti­vo bas­tan­te es­ta se­ma­na», bro­mea el re­gi­dor en re­fe­ren­cia a la po­lé­mi­ca que ha en­vuel­to al pá­rro­co por dis­fra­zar­se de Hugh Hef­ner du­ran­te los car­na­va­les. «Di­xo que se que­ría­mos nos da­ba a ben­di­ción pe­ro na­da máis». ¿Y se la pi­die­ron? «Non, non, na­da de ben­di­cións», zan­ja en­tre ri­sas. Así que le to­có a él. Di­ce que no lo ha­ce con nin­gún afán de ga­nar, sino de pa­sar un buen ra­to y, de pa­so, pro­mo­cio­nar el even­to, que es­te año ce­le­bra su pri­me­ra edi­ción gra­cias «ao tra­ba­llo e a gran­de can­ti­da­de de es­for­zo e car­tos que lo­gra­ron re­unir pa­ra dar os pre­mios, que ti­vo moi­to mé­ri­to», ase­gu­ra de la or­ga­ni­za­ción.

Cam­pos de­rro­cha sen­ti­do del hu­mor, in­clu­so cuan­do re­co­no­ce que la co­sa im­po­ne más de lo que pa­re­ce des­de fue­ra de la ca­rro­ce­ría. «A pri­mei­ra vez que subín ti­ña al­go de me­do, pe­ro vas­te con­fian­do». Al ser su pri­me­ra ex­pe­rien­cia can­tan­do cur­vas, se ha en­car­ga­do de pe­dir con­se­jo a otros ve­te­ra­nos y, en­tre otras co­sas, le avi­sa­ron de que se pre­pa­re pa­ra per­der unos tres ki­los en ca­da ca­rre­ra. Así que «din que hai que es­tar ben fi­si­ca­men­te, eu es­tou en for­ma e ca­mi­ño to­dos os días», pun­tua­li­za.

Aun­que lo más di­fí­cil, di­ce, no es eso, sino «que lle tes que can­tar a no­ta —que se le en­tre­ga jus­to an­tes de la ca­rre­ra a ca­da pi­lo­to—, e vai to­do moi rá­pi­do e, se te equi­vo­cas, igual en lu­gar de en­trar a oi­ten­ta nun­ha cur­va, en­tras a cen qui­ló­me­tros por ho­ra», re­co­no­ce.

Co­mo el re­co­rri­do no se hi­zo pú­bli­co has­ta el ini­cio de la ca­rre­ra na­die sa­bía exac­ta­men­te có­mo se­ría, pe­ro ser al­cal­de te­nía que te­ner al­gu­na ven­ta­ja pa­ra com­pen­sar aque­llo de sa­lir úl­ti­mos y sin ma­yo­res as­pi­ra­cio­nes de­por­ti­vas: «Eu sei máis ou me­nos por on­de irá o per­co­rri­do por­que ti­ña que sa­be­lo por ou­tras ra­zóns alleas ás de­por­ti­vas, pe­ro to­do o que an­das son su­po­si­cións, e ao me­llor cam­bia no úl­ti­mo mo­men­to to­do o sen­ti­do», ex­pli­ca. «Eu con­fío to­tal­men­te no pi­lo­to», con­fie­sa.

RA­MÓN LEI­RO

Ma­nuel Cam­pos com­pi­tió sin ape­nas ha­ber en­tre­na­do con su pi­lo­to, Pe­pe Pa­zos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.