Clau­dia Ro­jo, es­tu­dian­te y atle­ta 10

La na­ro­ne­sa, que cur­sa Ae­ro­náu­ti­ca, re­ci­be el «Eli­te 18 Award», pre­mio que otor­ga la uni­ver­si­dad ame­ri­ca­na de Wi­chi­ta a la ex­ce­len­cia de­por­ti­va y aca­dé­mi­ca

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Deportes - X. R. CAS­TRO

Re­sul­ta­dos en la pis­ta y en las au­las. En el pen­tatlón y en las va­llas, y en In­ge­nie­ría Ae­roes­pa­cial. Es la vi­da de Clau­dia Ro­jo (Na­rón, 1997) en la Wi­chi­ta Sta­te Uni­ver­sity, que aca­ba de re­co­no­cer el tra­ba­jo de la ga­lle­ga con el Eli­te 18 Award, un pre­mio que tie­ne en cuen­ta los pa­rá­me­tros de­por­ti­vos y aca­dé­mi­cos.

Aun­que la ca­rre­ra sea de las más di­fí­ci­les «por no de­cir la más», el cu­rrícu­lo de Clau­dia es­tá lleno de no­tas so­bre­sa­lien­tes. «Du­ran­te el pri­mer año que es­tu­ve aquí sa­qué to­do 10», co­men­ta la na­ro­ne­sa, que vi­ve su se­gun­do cur­so en Es­ta­dos Uni­dos, un año aca­dé­mi­co que si­gue unos pa­sos ca­si idén­ti­cos: «El pa­sa­do se­mes­tre sa­qué to­do 10 y al­go así co­mo un nue­ve en una asig­na­tu­ra, pu­blic spea­king, que real­men­te no tie­ne na­da que ver con mi ca­rre­ra». Con una di­fe­ren­cia, an­tes de afron­tar su pri­mer cur­so ya se ha­bía fa­mi­lia­ri­za­do con el te­ma­rio en ca­sa, mien­tras aho­ra to­do le re­sul­ta nue­vo.

Ade­más, no es­con­de que se sien­te a gus­to con el mé­to­do de es­tu­dio ame­ri­cano, en don­de «se premia el tra­ba­jo y la prác­ti­ca». Clau­dia ex­pli­ca que «aquí ten­go mu­chos de­be­res y mu­chos tra­ba­jos. Los pro­fe­so­res se in­tere­san por ti y siem­pre in­ten­tan ayu­dar­te». Una aten­ción que ha­ce más lle­va­de­ra una ca­rre­ra tan com­pli­ca­da: «Es de las más di­fí­ci­les, pe­ro a mí me gus­ta mu­cho y es­tu­diar otra co­sa to­da­vía se­ría más com­pli­ca­do, sim­ple­men­te por­que no me atrae­ría». Clau­dia Ro­jo co­lec­cio­na me­da­llas y so­bre­sa­lien­tes en sus es­tu­dios.

Pe­se a se­me­jan­tes no­tas y a que ya ha pul­ve­ri­za­do dos ve­ces es­te cur­so el ré­cord ga­lle­go de pen­tatlón, Ro­jo Ca­zor­la no es­pe­ra­ba el pre­mio. Ni es­ta­ba aten­ta cuan­do di­je­ron su nom­bre: «No te­nía

ni idea de que me iban a dar ese pre­mio. De he­cho, cuan­do di­je­ron mi nom­bre ni me en­te­ré. Es­ta­ba mi­ran­do al­go en mi mó­vil y de re­pen­te se acer­ca­ron no sé cuan­tos com­pa­ñe­ros del equi­po dán­do­me la en­ho­ra­bue­na. Pe­ro me ale­gro mu­chí­si­mo». Igual que sus en­tre­na­do­res, «que tam­po­co se lo es­pe­ra­ban y es­ta­ban con­ten­tí­si­mos por mí». «La ver­dad es que du­do que al­guien se es­pe­ra­se que la chi­ca ex­tran­je­ra se fue­se a lle­var un pre­mio aca­dé­mi­co» ,co­men­ta. El ga­lar­dón no aca­bó de di­si­par sus du­das so­bre el sis­te­ma de elec­ción. «Es un re­co­no­ci­mien­to pa­ra el atle­ta que pun­túe en la con­fe­ren­cia que ten­ga me­jor his­to­rial aca­dé­mi­co. No sé exac­ta­men­te los cri­te­rios, pe­ro me ima­gino que se­rá una me­dia en­tre los pun­tos que ca­da atle­ta con­si­gue en la con­fe­ren­cia y las no­tas de cla­se».

Ai­re li­bre

El úni­co pe­ro a es­tas al­tu­ras de mar­zo en el se­gun­do año triun­fal de Clau­dia Ro­jo en Es­ta­dos Uni­dos lle­ga por unos pro­ble­mas en el ten­dón de Aqui­les que le lle­va­ron a tra­ba­jar una se­ma­na en la pis­ci­na, aun­que na­da que le im­pi­da co­men­zar en tiem­po y for­ma con la tem­po­ra­da al ai­re li­bre, en don­de las com­bi­na­das irán de la mano con su otra pa­sión, los 400 va­llas. La pri­me­ra ci­ta se­rá un hep­tatlón en Ar­kan­sas. En el que pue­de su­mar otra bue­na no­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.