La mi­na que se des­cu­brió en un día de pes­ca

Los ve­ci­nos de Aios, en San­xen­xo, co­men­za­ron a ex­plo­tar el sub­sue­lo de Noa­lla ha­ce 70 años

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Pontevedra - MARCOS GAGO

La vi­da es­tá lle­na de ca­sua­li­da­des y el ha­llaz­go del va­lor co­mer­cial del sub­sue­lo de Aios, en San­xen­xo, es uno de esos des­cu­bri­mien­tos que mar­ca­ron una épo­ca. Ha­ce se­ten­ta años, es­te tra­mo li­to­ral de la co­mar­ca no era fa­mo­so por el tu­ris­mo ni por su ex­ce­len­te gastronomía, sino por la mi­ne­ría. Es una ac­ti­vi­dad de la que aún que­dan abun­dan­tes ves­ti­gios en la su­per­fi­cie de Noa­lla —mu­chos más aún de­ba­jo de ella—, y que tam­bién re­per­cu­tió en un mo­do de vi­da del que que­dan to­da­vía un buen nú­me­ro de sus pro­ta­go­nis­tas, car­ga­dos de años pe­ro que re­cuer­dan bien aque­llos tiem­pos.

Co­rrían los úl­ti­mos años de la dé­ca­da de 1940, cuan­do se­gún re­la­ta Fer­nan­do Mar­tí­nez, ha­cién­do­se eco de una in­ves­ti­ga­ción de Vic­to­riano Ote­ro, un tri­pu­lan­te de un bar­co de Boi­ro que trabajaba al bo­li­che fren­te a la cos­ta san­xen­xi­na re­co­gió unas pie­dras que des­per­ta­ron su in­te­rés. Era ha­bi­tual en aque­lla épo­ca que los bar­cos de pes­ca se acer­ca­sen a las pla­yas pa­ra in­ter­cam­biar pes­ca­do por pro­duc­tos de las huer­tas y fin­cas de los ve­ci­nos y apro­vi­sio­nar sus em­bar­ca­cio­nes.

De vuel­ta a su ba­se, es­te hom­bre en­tre­gó su ha­llaz­go pa­ra su exa­men a un ex­per­to que, cuan­do lo exa­mi­nó, se dio cuen­ta del po­ten­cial co­mo va­lor mi­ne­ro de la zo­na. Sin más di­la­ción, se ob­tu­vo una con­ce­sión del dis­tri­to mi­ne­ro de Pon­te­ve­dra y así na­ció la so­cie­dad Mi­nas Bo­li­che S.L. El nom­bre era un ho­me­na­je al ar­te de pes­ca que lle­vó a los bar­ban­za­nos a las pla­yas de Noa­lla.

Los pri­me­ros es­tu­dios so­bre

el te­rreno se lle­va­ron a ca­bo en 1947, ha­ce aho­ra se­ten­ta años, y co­mo na­rra en su tra­ba­jo Vic­to­riano Ote­ro, se con­fir­mó la exis­ten­cia de fi­lo­nes de peg­ma­ti­tas con gran con­cen­tra­ción de ca­si­te­ri­ta, un mi­ne­ral fun­da­men­tal pa­ra la pro­duc­ción de es­ta­ño.

Las ex­plo­ra­cio­nes del te­rreno se de­sa­rro­lla­ron en nu­me­ro­sos lu­ga­res de es­te en­torno ru­ral de San­xen­xo, iden­ti­fi­cán­do­se los lu­ga­res más in­tere­san­tes pa­ra su ex­plo­ta­ción co­mer­cial. Exis­tía la no­ción de que, en la an­ti­güe­dad más re­mo­ta, na­ve­gan­tes fe­ni­cios

pu­die­ron ha­ber­se acer­ca­do a la cos­ta de San­xen­xo y a la is­la de Ons pre­ci­sa­men­te en la bús­que­da de es­te pro­duc­to. Si así fue, los si­glos pa­sa­ron sin que na­die vol­vie­se a re­pa­rar en el va­lor mi­ne­ro de Aios has­ta el epi­so­dio del bar­co del bo­li­che. Las mi­nas que se abrie­ron iban a re­vo­lu­cio­nar la co­mar­ca y a traer tra­ba­jo y avan­ces tec­no­ló­gi­cos a es­ta zo­na li­to­ral.

El in­te­rés mi­ne­ro en Aios lle­vó a la cons­ti­tu­ción de dos so­cie­da­des. Por un la­do Mi­nas Bo­li­che, la más im­por­tan­te y que te­nía co­mo ca­pi­ta­lis­ta ma­yo­ri­ta­rio a

Joa­quín Ote­ro Go­ya­nes. Con el tiem­po cam­bió su de­no­mi­na­ción a Mi­nas de San­gen­jo. Por su par­te, la otra em­pre­sa se de­no­mi­na­ba MAB, por las si­glas de sus so­cios An­to­nio Mal­do­na­do, Pe­dro An­so­re­na y Se­bas­tián Ber­na­dal.

Los más ma­yo­res de Aios re­cuer­dan que las mi­nas atraían a nu­me­ro­sas per­so­nas por­que da­ban tra­ba­jo en un mo­men­to don­de era di­fí­cil en­con­trar­lo. Lle­ga­ron a tra­ba­jar has­ta 150 per­so­nas en sus mo­men­tos de ma­yor in­ci­den­cia co­mer­cial. Los ve­ci­nos de más edad se­ña­lan que gra­cias a

las mi­nas lle­gó la luz eléc­tri­ca y se agi­li­zó la cons­truc­ción de la ca­rre­te­ra que co­mu­ni­có Aios con el res­to del mu­ni­ci­pio.

Fer­nan­do Mar­tí­nez ex­pli­ca que los tú­ne­les to­da­vía exis­ten y que atra­vie­san al­gu­nas al­deas ac­tua­les. La en­tra­da a al­guno to­da­vía se pue­de atis­bar en­tre la ma­le­za en al­gu­nos pun­tos, mien­tras que en la cos­ta hay res­tos de es­truc­tu­ras re­la­cio­na­das con los la­va­de­ros de las mi­nas y con los pun­tos de ex­trac­ción del agua ne­ce­sa­ria pa­ra el pro­ce­so in­dus­trial.

El au­ge mi­ne­ro de Aios fue bre­ve. Pa­ra fi­na­les de la dé­ca­da de 1950 la ac­ti­vi­dad mi­ne­ra ha­bía mer­ma­do con­si­de­ra­ble­men­te y en 1960 ce­rra­ron. En la ac­tua­li­dad, el tu­ris­mo ocu­pa la po­si­ción de motor eco­nó­mi­co del con­ce­llo y po­cos vi­si­tan­tes sospechan que ba­jo sus pies hu­bo en una épo­ca no tan le­ja­na to­da una in­dus­tria mi­ne­ra.

P. CH.

San­xen­xo con­ser­va res­tos del sis­te­ma de captación de agua pa­ra la mi­ne­ría, —Mon­tal­vo en la fo­to—.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.