El Teu­cro con­tie­ne a un Gi­jón Jo­ve­lla­nos po­bre en re­cur­sos

Una le­sión obli­gó a Johnny Me­di­na a re­ti­rar­se en el se­gun­do tiem­po 5-3 (5’), 8-5 (10’), 10-7 (15’), 15-8 (20’), 16-10 (25’), 19-12 (30’, des­can­so), 22-13 (35’), 27-15 (40’), 30-17 (45’), 32-21 (50’), 34-23 (55’), 36-25 (60’, fi­nal)

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Pontevedra Deportes - Mar­ca­dor ca­da cin­co mi­nu­tos:

Llo­ria, Quin­tas, Pi­chel (1), Da­ni Her­nán­dez (7), Iván Fer­nán­dez (4), Edu Mo­le­do (4), Bor­ja Mén­dez (3) —sie­te ini­cial—, San­ta­na (p.s.) Me­di­na (2), Sil­va (5), Ro­mán Pe­drei­ra, Al­ti­rri­ba, Jo­sé Rial, Díaz (1), Igle­sias (5), Cam­po (4) Car­dín, Íñi­go Ál­va­rez, Hu­go de la P. (1), Or­te­ga (1), Pa­blo Fer­nán­dez (2), Sáinz (5), Ri­car­do Díez (3) —sie­te ini­cial—, Die­go Cruz, Car­los Gar­cía (1), Sa­mu Gar­cía, Ig­na­cio Gar­cía, Pe­la­yo, Cor­ti­na, Iván Ál­va­rez (9), Pla­za (1), Je­sús de la P.

Ni can­sa­dos pue­den con el Teu­cro. El equi­po pon­te­ve­drés vol­vió a de­jar cla­ro por qué es lí­der, y por qué no es un ri­val que nin­guno del res­to de las plan­ti­llas de la Di­vi­sión de Ho­nor Pla­ta quie- ra ver en su ca­len­da­rio de pró­xi­mos en­fren­ta­mien­tos. El Gi­jón Jo­ve­lla­nos era uno de ellos y te­nía ra­zo­nes pa­ra ha­cer­lo. Y el en­cuen­tro de ayer no hi­zo más que con­fir­mar sus peo­res sos­pe­chas, ade­más de de­jar tem­po­ral­men­te a los lo­ca­les sin uno de sus ma­yo­res ba­luar­tes. Johnny Me­di­na, que su­frió una le­sión al ini­cio de la se­gun­da par­te que no ha­ce pre­sa­giar na­da bueno.

Los azu­les sa­bían que te­nían que echar los res­tos en el úl­ti­mo par­ti­do an­tes del pa­rón de es­ta se­ma­na. No era una cues­tión de pun­tos, sino de es­ta­do de áni­mo, al­go que Qui­que Do­mín­guez siem­pre ha cui­da­do con es­pe­cial aten­ción. Avi­sa­ba el día an­tes del en­cuen­tro que era im­por­tan­te mar­char­se a es­ta pe­que­ña pau­sa con una vic­to­ria a las es­pal­das, pa­ra evi­tar te­ner que ru­miar du­ran­te de­ma­sia­dos días una de­rro­ta. Ca­ló el men­sa­je en los ju­ga­do­res, que sa­lie­ron con las po­cas fuer­zas que les que­da­ban pa­ra in­ten­tar ha­cer­se un col­chón du­ran­te el pri­mer tiem­po que les per­mi­tie­se un res­pi­ro en el se­gun­do, si les hi­cie­se fal­ta.

Los ro­jos in­ten­ta­ron con­te­ner la bre­cha des­de el pri­mer mi­nu­to, y lo lo­gra­ron. Aun­que los pon­te­ve­dre­ses se man­tu­vie­ron por de­lan­te du­ran­te to­da la pri­me­ra mi- El Teu­cro ga­nó con fa­ci­li­dad al Gi­jón Jo­ve­lla­nos gra­cias, en par­te, a la ac­tua­ción de Her­nán­dez.

tad, has­ta pa­sa­do el pri­mer ter­cio las di­fe­ren­cias no co­men­za­ron a ha­cer­se tan evi­den­tes (8-5, mi­nu­to 9,30). Pe­ro, a par­tir de ese pun­to, la ven­ta­ja teu­cris­ta no hi­zo más que am­pliar­se, has­ta al­can­zar los sie­te pun­tos (15-8, mi­nu­to 19), que lo­gra­ron re­pe­tir en va­rios mo­men­tos del pri­mer tiem­po (16-9, mi­nu­to 22).

Los as­tu­ria­nos co­me­tie­ron al­gu­nos erro­res de de­fen­sa di­fí­ci­les de jus­ti­fi­car, y cua­tro pa­ra­das de Llo­ria con­tri­bu­ye­ron a dar una so­li­dez al cua­dro azul que se rá­pi­da­men­te se fue trans­for­man­do en pun­tos de ven­ta­ja.

La ma­la no­ti­cia

Y de sie­te se fue­ron al des­can­so y con ellos a cues­tas re­gre­sa­ron, so­lo pa­ra agran­dar aun más la bre­cha que, cua­tro mi­nu­tos des­pués del re­gre­so de los ves­tua­rios,

era ya de diez (22-12, mi­nu­to 4,04). Trein­ta se­gun­dos des­pués con­tra­ata­ca­ba el Gi­jón y, jus­to cuan­do Johnny que­ría to­mar­se la re­van­cha y reivin­di­car sus diez go­les de su­pe­rio­ri­dad, a pun­to de fi­na­li­zar una ca­rre­ra que lo ha­bía lle­va­do ya has­ta la zo­na ro­ja, un mo­vi­mien­to ex­tra­ño lo ti­ró al sue­lo. En­co­gi­do de do­lor, su ex­pre­sión con­fir­mó rá­pi­da­men­te las peo­res sos­pe­chas de la afi­ción: era la ro­di­lla. No pu­do ni sa­lir por su pro­pio pie de la can­cha el de­fen­sa, y tu­vo que ser lle­va­do en bra­zos por dos de sus com­pa­ñe­ros. Po­si­ble­men­te era el úni­co con­tra­tiem­pos con el que no con­ta­ba Do­mín­guez, quien pu­so a ca­len­tar en el ac­to a Jo­sé Rial, al que re­ci­bie­ron con una aplau­so cuan­do sal­tó a la pis­ta, en el mi­nu­to 21.

To­da­vía que­da­ban 25 mi­nu­tos

de par­ti­do y los pon­te­ve­dre­ses no te­nía nin­gu­na in­ten­ción de cam­biar el rum­bo del par­ti­do. Aguan­ta­ron el ti­rón los si­guien­tes cin­co mi­nu­tos, du­ran­te los cua­les lo­gra­ron au­men­tar la dis­tan­cia has­ta los tre­ce pun­tos. Fue en­ton­ces cuan­do pa­re­ció que la le­sión de Johnny y el so­bre­es­fuer­zo acu­mu­la­do co­men­za­ron a pa­sar fac­tu­ra a una plan­ti­lla que ca­si se ha ga­na­do el as­cen­so ma­te­má­ti­co, y que, aun así, no qui­so ce­der par­te de su ven­ta­ja. Co­mo si la fron­te­ra es­tu­vie­ra tra­za­da en la de­ce­na de go­les, los azu­les con­tu­vie­ron sin de­ma­sia­da di­fi­cul­tad los in­ten­tos de un Jo­ve­lla­nos de no caer de­ma­sia­do aba­jo en un en­cuen­tro que ya sa­bían que iba a que­dar­les en la cuen­ta del de­be. Y no so­lo por­que fue­ra con­tra el lí­der. Si no por­que, ade­más, era con­tra el Teu­cro.

CAPOTILLO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.