Yo es­toy con el cu­ra de Cun­tis

El ca­rác­ter de Juan Car­los Mar­tí­nez res­pon­de a una per­so­na proac­ti­va que in­ter­pre­ta su pa­pel pas­to­ral co­mo una im­pli­ca­ción en la so­cie­dad y de muy di­fe­ren­tes ma­ne­ras

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Pontevedra -

Pa­ra en­ten­der a la per­so­na en cues­tión y la so­li­da­ri­dad de sus ve­ci­nos fren­te a la reac­ción es­can­da­li­za­da de la cu­ria dio­ce­sa­na, hay que re­mon­tar­se años atrás, cuan­do se de­sig­na a Juan Car­los Mar­tí­nez co­mo nue­vo pá­rro­co de Cun­tis. El 13 de oc­tu­bre de 2013, La Voz de Ga­li­cia pu­bli­ca la no­ti­cia ba­jo el ti­tu­lar «Nue­vo pá­rro­co en Cun­tis: cu­ra por de­vo­ción y mú­si­co por pa­sión». Nie­ves D. Amil nos con­ta­ba que el re­li­gio­so que en ese mo­men­to lle­ga­ba a su nue­va pa­rro­quia con 37 años, rom­pía el ar­que­ti­po del pres­bí­te­ro del ru­ral co­mo ha­bía de­mos­tra­do du­ran­te en su an­te­rior fe­li­gre­sía en Oza dos Ríos.

«París de Oza»

En aquel des­tino co­ru­ñés mon­tó jun­to a un gru­po de con­ve­ci­nos una or­ques­ta que bau­ti­za­ron «París de Oza» que na­ció co­mo una pa­ro­dia de la París de Noia, pre­ci­sa­men­te en unos car­na­va­les, y que lue­go dio lu­gar a una or­ques­ta en la que Juan Car­los sa­tis­fa­cía su afi­ción de mú­si­co. Y de pa­so ani­ma­ban las fies­tas y com­pla­cían a ve­ci­nos de al­deas y lu­ga­res que no te­nían pre­su­pues­to pa­ra pa­gar el ca­ché de la au­tén­ti­ca París de Noia. Y por cier­to: ¿se ima­gi­nan quien fue a to­car a Oza cuan­do se mon­tó una fies­ta de des­pe­di­da al cu­ra por su tras­la­do a Cun­tis? Pues sí, cier­ta­men­te la París de Noia con Blas al fren­te, por su­pues­to. e ines­cru­ta­bles sus ca­mi­nos!» .

En Oza dos Ríos, don­de Juan Car­los lle­va­ba sie­te pa­rro­quias, con su co­rres­pon­dien­te ca­te­que­sis y de­más ser­vi­cios re­li­gio­sos in­he­ren­tes, ade­más de la ac­ti­vi­dad so­cial que desa­rro­lló, le apo­da­ron «el cu­ra ver­be­ne­ro», mo­te que él acep­tó de buen gra­do co­mo en­ten­día que era «no bó sen­ti­do da pa­la­bra». Ya en­ton­ces se dis­fra­za­ba en car­na­val y sus ac­tua­cio­nes tu­vie­ron re­so­nan­cia me­diá­ti­ca, sin que cons­te nin­gún avi­so de la su­pe­rio­ri­dad ecle­siás­ti­ca.

Lo ocu­rri­do ha­ce unos días en el En­troi­do de Cun­tis con la pa­ro­dia que el sa­cer­do­te y unos ami­gos rea­li­za­ron del due­ño de la re­vis­ta Play­boy no pue­de te­ner otra in­ter­pre­ta­ción que una sim­ple for­ma de di­ver­tir a cuán­tos pre­sen­cia­ban aquel des­fi­le de car­na­val.

Pa­ra mí, la pe­ti­ción de dis­cul­pas pú­bli­cas por par­te de Juan Car­los a sus fe­li­gre­ses, reite­ra­da des­de el púl­pi­to en di­ver­sas mi­sas des­de que fue ad­ver­ti­do por la Vi­ca­ría, ha­bla de la hu­mil­dad del sa­cer­do­te fren­te a la re­pri­men­da de su su­pe­rior. Quien por cier­to com­pro­bó de pri­me­rí­si­ma mano que cuan­do acu­dió a Cun­tis a re­unir­se con el sa­cer­do­te pa­ra ti­rar­le de las ore­jas, se to­pó con una con­cen­tra­ción de ve­ci­nos an­te la rec­to­ral que acu­die­ron a ex­pre­sar su so­li­da­ri­dad con el pá­rro­co.

La Igle­sia Ca­tó­li­ca y es­pe­cial­men­te sus «es­truc­tu­ras de po­der» de­be­rían mos­trar la mis­ma sor­pren­den­te agi­li­dad en reac­cio­nar con­tra com­por­ta­mien­tos au­tén­ti­ca­men­te re­pro­ba­bles acha­ca­dos a otros sa­cer­do­tes — co­mo por ejem­plo, la pe­de­ras­tia— en lu­gar de per­der ener­gías en re­pro­bar, co­mo en es­te ca­so, a un cu­ra di­fe­ren­te pe­ro muy que­ri­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.