LA SE­MA­NA DE EU­GE­NIO GI­RÁL­DEZ

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Pontevedra -

A Juan Car­los Mar­tí­nez, sa­cer­do­te y pá­rro­co de Cun­tis le han «re­co­men­da­do» un re­ti­ro es­pi­ri­tual. O sea unas va­ca­cio­nes for­zo­sas co­mo cuan­do a un ár­bi­tro de la Li­ga lo man­dan a la «ne­ve­ra». En el ca­so de un co­le­gia­do sue­le ser por la po­lé­mi­ca, so­bre to­do si vie­ne ali­men­ta­da por la pren­sa ma­dri­le­ña y/o ca­ta­la­na des­en­ca­de­na­da por sus de­ci­sio­nes en un de­ter­mi­na­do par­ti­do. Al clé­ri­go lo quie­ren man­dar a la ca­se­ta por el re­vue­lo que ori­gi­nó su par­ti­ci­pa­ción dis­fra­za­do de Hugh Hef­ner, el mag­na­te de Play­boy jun­to a unos ami­gos ata­via­dos co­mo las fa­mo­sas co­ne­ji­tas de la re­vis­ta, du­ran­te los pa­sa­dos Car­na­va­les.

El lío se ori­gi­nó por al­gu­nas fo­tos del nú­me­ro que Juan Car­los y sus ami­gos rea­li­za­ban en pleno des­fi­le so­bre el re­mol­que en el que se si­mu­la­ba una ca­ma en la que via­ja­ban los per­so­na­jes pa­ro­dia­dos. Al­gu­na de esas imá­ge­nes que han cir­cu­la­do por re­des so­cia­les fue­ron las que en­cen­die­ron la alar­ma en la vi­ca­ría de Pon­te­ve­dra e in­clu­so en la Ar­chi­dió­ce­sis de San­tia­go. Cu­rio­sa­men­te fren­te al es­pan­to del vi­ca­rio y de cier­tos sec­to­res de la opi­nión pu­bli­ca­da de Ga­li­cia con la ac­tua­ción del ecle­siás­ti­co, re­sal­ta la reac­ción de tran­qui­li­dad y nor­ma­li­dad con la que una ma­yo­ría de cun­tien­ses han com­pren­di­do que lo he­cho por el cu­ra Juan Car­los fue so­lo «un­ha máis des­te cu­ra que é moi así, re­vol­to­so e ale­gre» co­mo le de­fi­nió de mo­do sim­ple­men­te aplas­tan­te uno de sus mu­chos fe­li­gre­ses que no en­tien­de el fo­llón que se ha mon­ta­do.

Va­ya por de­lan­te que yo tam­po­co.

La ini­cia­ti­va de mon­tar esa or­ques­ta jun­to a 17 ve­ci­nos en­tre los que no ha­bía nin­gún mú­si­co pro­fe­sio­nal de mo­do que pre­su­mían de ac­tuar en «ri­gu­ro­so play­back», ya in­di­ca­ba el ca­rác­ter ani­ma­do y desen­vuel­to de es­te cu­ra, muy di­fe­ren­te a la ima­gen aus­te­ra y has­ta re­cia de tan­tos otros pá­rro­cos del ru­ral ga­lle­go. Tam­bién pre­sa­gia­ba una con­di­ción de per­so­na proac­ti­va El cu­ra par­ti­ci­pó en el des­fi­le de car­na­val ata­via­do co­mo el pro­pie­ta­rio de «Play­boy», lo que le gran­jeó crí­ti­cas des­de al­gu­nos sec­to­res.

que in­ter­pre­ta su pa­pel pas­to­ral co­mo una im­pli­ca­ción en la so­cie­dad en la que con­vi­ve y de muy di­fe­ren­tes ma­ne­ras. Ya sea a tra­vés de la mú­si­ca, de par­ti­ci­par y dis­fra­zar­se en car­na­val; de acu­dir a la pri­sión de Tei­xei­ro co­mo ca­pe­llán au­xi­liar pa­ra es­cu­char a los pre­sos ó de ayu­dar a mon­tar un lo­cal pa­ra Cá­ri­tas

del que ca­re­cía la vi­lla ter­mal que aho­ra pas­to­rea.

Los ca­mi­nos del Se­ñor…

Re­cuer­den la ci­ta bí­bli­ca so­bre los ve­ri­cue­tos pa­ra en­con­trar al Se­ñor: «¡Oh pro­fun­di­dad de las ri­que­zas, de la sa­bi­du­ría y del co­no­ci­mien­to de Dios! ¡Cuán in­com­pren­si­bles son sus jui­cios

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.