El mal­tra­to que no san­gra

Una víc­ti­ma de vio­len­cia psi­co­ló­gi­ca re­la­ta su cal­va­rio y la in­com­pren­sión del sis­te­ma

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - A Fondo - JOR­GE CA­SA­NO­VA

«Un día co­gí to­das las pas­ti­llas, las de dor­mir y las otras, y me fui a la vi­ña. Me vi allí sen­ta­da, ba­jo la llu­via, con las pas­ti­llas en la mano mien­tras me pre­gun­ta­ba pa­ra qué se­guir». Aquel fue el mo­men­to lí­mi­te de Ma­ría, una víc­ti­ma de vio­len­cia ma­chis­ta, una de esas que nun­ca han re­ci­bi­do ni una bo­fe­ta­da, pe­ro que tie­nen la men­te y el co­ra­zón ta­la­dra­dos por el sa­dis­mo de su agre­sor. Y, pe­se a to­do, pa­ra Ma­ría, aque­lla ma­ña­na en la vi­ña no fue lo peor: «Lo peor vie­ne cuan­do de­nun­cias».

Ma­ría es­tá in­mer­sa en un pro­ce­so ju­di­cial que se ini­ció ha­ce po­co más de un año. Se­gún re­la­ta, en me­dio de una re­la­ción ya muy de­te­rio­ra­da, una cues­tión eco­nó­mi­ca aca­bó con su ex­pa­re­ja acan­to­na­da en su ca­sa con un bi­dón de ga­so­li­na y la ame­na­za de que­mar­lo to­do: la ca­sa y el ne­go­cio. Tal vez tam­bién a ella. La Guar­dia Ci­vil tu­vo que sa­car­lo de allí de­te­ni­do y ella, ani­ma­da por su fa­mi­lia, dio ese pa­so que tan­to cues­ta, de­nun­ció: «Sen­tí un do­lor enor­me cuan­do pu­se la de­nun­cia. Tan gran­de co­mo el sen­ti­mien­to de cul­pa y el mie­do».

Aho­ra, más de un año des­pués del in­ci­den­te, Ma­ría es ca­paz de ana­li­zar más fría­men­te los úl­ti­mos años de su vi­da; có­mo él la fue mi­nan­do, mi­nus­va­lo­ran­do su tra­ba­jo, ale­ján­do­la de sus hi­jos, de sus ami­gos, in­sul­tán­do­la, su­su­rrán­do­le al oí­do que sin él no era na­da, ejer­cien­do un con­trol en­fer­mi­zo so­bre su vi­da, apli­can­do hu­mi­lla­cio­nes: «La ma­yo­ría de las mu­je­res que su­fri­mos es­ta vio­len­cia psi­co­ló­gi­ca no so­mos cons­cien­tes de lo que pa­sa. Te lo di­ce la gen­te que te ro­dea, que ca­da vez es me­nos. Pe­ro tú lo dis­cul­pas, di­ces que es co­sa de su ca­rác­ter, de la cri­sis, que pa­sa una ma­la ra­cha... por­que la de­pen­den­cia es fe­roz».

Sin em­bar­go, cuan­do Ma­ría tu­vo que de­cla­rar aque­lla no­che, su dis­cur­so era mu­cho más dis­per­so: «Es­ta­ba al­te­ra­dí­si­ma, no era ca­paz de con­tes­tar a lo que me pre­gun­ta­ban. La ver­dad es que el guar­dia ci­vil que me aten­dió fue muy ama­ble, su se­re­ni­dad fue muy im­por­tan­te pa­ra mí. Yo ha­bla­ba en­tre llan­to y llan­to». Por la ma­ña­na, en el juz­ga­do, po­co an­tes de la vis­ta pre­via, el abo­ga­do de su pa­re­ja le pi­dió que re­ti­ra­ra la de­nun­cia. Pe­ro no lo hi­zo. Con­si­guió una or­den de ale­ja­mien­to de 300 me­tros, aun­que su vi­da no ha me­jo­ra­do: «Por­que una vez que de­nun­cias es cuan­do él desa­rro­lla to­do su odio y cuan­do más ries­go co­rres».

Has­ta aho­ra, la cau­sa se ha vis­to ali­men­ta­da por de­nun­cias cons­tan­tes que se van in­cor­po­ran­do al ex­pe­dien­te y que han im­pe­di­do que se pu­die­ra ce­le­brar el jui­cio: re­cla­ma­cio­nes eco­nó­mi­cas, de­nun­cias por in­ju­rias... Ella tam­bién ha in­cor­po­ra­do las su­yas: co­mo el día que le en­tra­ron en la fin­ca sal­tan­do una tapia y le rom­pie­ron las ce­rra­du­ras, pe­ro no le ro­ba­ron na­da: «Mi vi­da es un in­fierno. En mi agen­da ya no es­tán las ci­tas de mi ac­ti­vi­dad la­bo­ral; aho­ra so­lo hay plei­tos y de­nun­cias».

«So­lo quie­ren san­gre»

Pe­ro to­das las de­cla­ra­cio­nes, los tes­ti­mo­nios, el in­for­me del Imel­ga que da fe de su si­tua­ción psi­co­ló­gi­ca, com­pa­ti­ble con una reali­dad de mal­tra­to psi­co­ló­gi­co arras­tra­da du­ran­te años, to­do eso no ha ser­vi­do de mu­cho. Ha­ce unos días, Ma­ría re­ci­bió un es­cri­to del fis­cal en el que, tras es­tu­diar el ex­pe­dien­te, en­ten­día que no exis­tían ma­los tra­tos con­ti­nua­dos. Y, de to­das las co­sas que Ma­ría pue­de re­la­tar so­bre su cal­va­rio, es­ta es la que más le due­le: «Da la im­pre­sión de que la Jus­ti­cia lo úni­co que quie­re es san­gre». Di­ce Ma­ría que cuan­do tie­nes un ojo mo­ra­do o su­fres una pu­ña­la­da, la gen­te, el sis­te­ma, cree: «Pe­ro la vio­len­cia psi­co­ló­gi­ca su­ce­de en­tre cua­tro pa­re­des y es muy di­fí­cil de de­mos­trar, aun­que pue­de ser peor. Una he­ri­da se cu­ra, pe­ro ¿quién me arre­gla el co­ra­zón, quién me qui­ta el mie­do que he pa­de­ci­do du­ran­te años?».

A me­di­da que avan­za el re­la­to, la víc­ti­ma in­cor­po­ra as­pec­tos de vio­len­cia de los que se oye ha­blar me­nos: la vio­len­cia eco­nó­mi­ca, cuan­do el agre­sor in­ci­de so­bre el pa­tri­mo­nio de la víc­ti­ma a quien, en es­te ca­so, le so­bra­ban po­si­bles: «Pe­ro me he vis­to en la obli­ga­ción de pe­dir­le cin­co eu­ros pa­ra po­der ba­jar a com­prar el pan»; o la vio­len­cia se­xual: «De la que ni si­quie­ra ha­blé en mi de­cla­ra­ción por res­pe­to a mí mis­ma».

Aho­ra Ma­ría tra­ba­ja en la re­cu­pe­ra­ción de sus hi­jos, de su ne­go­cio y, so­bre to­do, de su au­toes­ti­ma. «La Jus­ti­cia no me pro­te­ge», ase­gu­ra: «So­lo pe­di­ría que se ace­le­ren los trá­mi­tes y que se des­ti­nen más me­dios pa­ra la for­ma­ción de jue­ces y fis­ca­les que atien­dan igual a las que san­gran por fue­ra y a las que san­gra­mos por den­tro».

«¿Quién me arre­gla el co­ra­zón, quién me qui­ta el mie­do que he pa­de­ci­do du­ran­te años?»

ILUSTRACIÓN ED CA­RO­SÍA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.