Pa­blo Igle­sias y la po­lí­ti­ca del mie­do

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Opinión - RO­BER­TO L. BLAN­CO VAL­DÉS

No hay na­die en Es­pa­ña re­la­cio­na­do más o me­nos con el mun­do de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción que no se­pa có­mo se las gas­tan en Po­de­mos cuan­do una in­for­ma­ción o una opi­nión les in­co­mo­da: de la peor ma­ne­ra ima­gi­na­ble. Con­ven­ci­dos co­mo es­tán sus di­ri­gen­tes y mi­li­tan­tes de re­pre­sen­tar a la úni­ca par­te sa­na de un país pa­ra ellos ruin y de­pra­va­do, su reac­ción an­te las crí­ti­cas es la pro­pia de to­da men­ta­li­dad au­to­ri­ta­ria: con­si­de­rar­se con pleno de­re­cho a aplas­tar al dis­cre­pan­te, que a jui­cio de Po­de­mos re­pre­sen­ta, por de­fi­ni­ción, a la Es­pa­ña cos­tro­sa, co­rrup­ta y vie­ju­na (tér­mino de mo­da) fren­te a esa na­ción de na­cio­nes emer­gen­te —la de Igle­sias y los su­yos— que no pue­de ni de­be to­le­rar la in­so­len­cia de los ga­ce­ti­lle­ros de la cas­ta.

En tan de­li­ran­te con­tex­to hay que si­tuar el re­cien­te co­mu­ni­ca­do de la Aso­cia­ción de la Pren­sa de Ma­drid, he­cho su­yo de in­me­dia­to por la Aso­cia­ción de la Pren­sa de La Co­ru­ña, dan­do am­pa­ro a va­rios pe­rio­dis­tas aco­sa­dos y pre­sio­na­dos por Po­de­mos, fuer­za que los «ame­dren­ta y ame­na­za cuan­do es­tá en desacuer­do con sus in­for­ma­cio­nes».

La gra­ví­si­ma de­nun­cia de la Aso­cia­ción, que exi­ge a Po­de­mos que aca­be con la cam­pa­ña sis­te­má­ti­ca «de aco­so per­so­nal y en las re­des» con­tra quie­nes no le gus­tan, no se di­ri­ge a un gru­po mar­gi­nal, sino al ter­cer par­ti­do del país, cu­ya prác­ti­ca con­tra el pe­rio­dis­mo crí­ti­co (edi­to­res, di­rec­to­res, pe­rio­dis­tas pro­fe­sio­na­les y co­la­bo­ra­do­res ex­ter­nos) se pa­re­ce de­ci­di­da­men­te a la del peor ma­to­nis­mo po­lí­ti­co: pri­me­ro, se iden­ti­fi­ca el ob­je­ti­vo; se­gun­do, se le co­lo­ca en la dia­na; y ter­ce­ro, se le echan en­ci­ma, des­de la Red, las bri­ga­das mo­ra­das, que am­pa­ra­das en el ano­ni­ma­to en el que me­dran siem­pre los co­bar­des, dan rien­da suel­ta a in­sul­tos, bur­las y ca­lum­nias.

Gon­za­lo Ba­re­ño es­cri­bía aquí el miér­co­les un ex­ce­len­te re­por­ta­je so­bre esas bri­ga­das mo­ra­das de Po­de­mos, en el que era vi­si­ble el pa­pel que Igle­sias les asig­na en la de­ci­si­va la­bor de aba­tir cual­quier fo­co de desacuer­do me­dian­te un pro­ce­di­mien­to tan efec­ti­vo co­mo obs­ceno: mal­tra­tar sin tre­gua y de for­ma ma­si­va a quien se atre­va a le­van­tar la voz con­tra él y un par­ti­do que em­pie­za ya a iden­ti­fi­car­se de for­ma ex­tre­ma­da­men­te pe­li­gro­sa: «Exis­te un au­tén­ti­co ac­ti­vis­mo en las re­des so­cia­les que es in­vi­si­ble y que es una for­ma muy in­no­va­do­ra pa­ra cam­biar la po­lí­ti­ca de es­te país», pro­cla­ma el lí­der de Po­de­mos.

¿Có­mo ne­gar­lo? Sin nin­gún cos­te, sin ries­go al­guno, los nue­vos ca­mi­sas par­das de la red es­tán en con­di­cio­nes idó­neas pa­ra in­ten­tar ma­cha­car li­te­ral­men­te cual­quier voz que pre­ten­da ha­blar con li­ber­tad, ¡in­clu­so den­tro de Po­de­mos! Se­ría ese sin du­da un gran cam­bio en la po­lí­ti­ca de es­te país: Es­pa­ña de­ja­ría de ser una de­mo­cra­cia y en­fi­la­ría el ca­mino pa­ra aca­bar sien­do Ve­ne­zue­la. ¿Y es con es­te su­je­to con el que Pe­dro Sán­chez quie­re go­ber­nar? ¿Se lo ima­gi­nan?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.