«A ve­ces lla­ma gen­te que quie­re do­nar pa­ra una per­so­na y de­be­mos ex­pli­car­les que es un pro­ce­so anó­ni­mo y al­truis­ta»

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Sociedad -

La muer­te de Pa­blo Ráez pro­vo­có en Ga­li­cia una olea­da de so­li­da­ri­dad. Pe­ro Ma­ri­sa Ló­pez, di­rec­to­ra de ADOS, in­sis­te en que hay que po­ner un pun­to de cor­du­ra, por­que los do­nan­tes de­ben ad­qui­rir un com­pro­mi­so fir­me.

—¿Ha ha­bi­do ava­lan­cha de pe­ti­cio­nes? —Efec­ti­va­men­te, y me gus­ta­ría que ese mis­mo in­te­rés se des­per­ta­se con al­go que in­clu­so es más sen­ci­llo e in­me­dia­to co­mo la do­na­ción de san­gre. Es cier­to que no to­dos los pro­ce­sos tie­nen la mis­ma gra­ve­dad, y por al­gún mo­ti­vo cuan­do les po­ne­mos ca­ra a las per­so­nas que lo ne­ce­si­tan nos ha­ce­mos más sen­si­bles.

—El efec­to Pa­blo Ráez en­ton­ces se no­tó en Ga­li­cia. —No so­lo cuan­do se pro­du­jo su fa­lle­ci­mien­to, que fue una te­rri­ble no­ti­cia, sino a lo lar­go del tiem­po que man­tu­vo su lu­cha y en el que to­dos pu­si­mos ca­ra a esa ne­ce­si­dad. De al­gu­na for­ma nues­tro tra­ba­jo es ser ca­pa­ces de trans­mi­tir que esa ne­ce­si­dad es cons­tan­te y dia­ria, tan­to pa­ra mé­du­la co­mo pa­ra la do­na­ción de san­gre. —¿Re­cuer­da al­gún otro ca­so que ge­ne­ra­se tan­ta so­li­da­ri­dad? —Hu­bo al­gún otro, co­mo el de una chi­ca que bus­ca­ba una do­na­ción pa­ra su pa­dre. Sin ir más le­jos ha­ce po­co hu­bo una pe­ti­ción de san­gre a tra­vés de la re­des so­cia­les que nos co­lap­só las cen­tra­li­tas, y tu­vi­mos que ex­pli­car cuál era la si­tua­ción real.

—Es­tas cam­pa­ñas es­tán bien pe­ro lo que quie­re la Axen­cia es cons­tan­cia y com­pro­mi­so. —Lo que yo creo es que de­be ha­ber una con­cien­cia­ción cons­tan­te, con­ti­nua y pro­gre­si­va, por­que en oca­sio­nes se ge­ne­ra con­fu­sión. A ve­ces hay un mal pro­ce­sa­mien­to de la in­for­ma­ción y lla­ma gen­te que quie­re do­nar pa­ra una per­so­na, y no­so­tros te­ne­mos que ex­pli­car­les que no es así, por­que la do­na­ción es al­truis­ta, so­li­da­ria y anó­ni­ma. Do­nas pa­ra quien lo ne­ce­si­te en cual­quier lu­gar del mun­do. To­dos en­ten­de­mos que las cir­cuns­tan­cias per­so­na­les cam­bian con el tiem­po, y pue­de ha­ber mo­ti­vos de sa­lud o de edad que ha­gan que en el mo­men­to en el que apa­re­ce un re­cep­tor ya no pue­das do­nar, pe­ro hay que te­ner cla­ro que se ad­quie­re un com­pro­mi­so fir­me.

—Quie­ren do­nan­tes fir­mes. —To­dos los que se han he­cho lo son, por­que han si­do in­for­ma­dos y han se­gui­do un pro­ce­so, pe­ro cuan­do hay es­tas cam­pa­ñas hay mu­chos que se que­dan en es­ta pri­me­ra en­tre­vis­ta.

—¿Có­mo va Ga­li­cia en do­na­ción? —Po­de­mos es­tar sa­tis­fe­chos de la res­pues­ta de la so­cie­dad ga­lle­ga en los úl­ti­mos años. El pa­sa­do tu­vi­mos 2.272 do­nan­tes nue­vos, lo que su­po­ne un au­men­to del 41 % res­pec­to al an­te­rior.

—¿Es un pro­ce­so com­pli­ca­do? —Hay di­fe­ren­tes for­mas. Uno es muy si­mi­lar al pro­ce­so de afé­re­sis en la do­na­ción de san­gre, el otro es al­go más in­va­si­vo a tra­vés de la pun­ción, pe­ro es ca­da vez me­nos fre­cuen­te.

Ló­pez ex­pli­ca que el do­nan­te de­be te­ner cla­ro su com­pro­mi­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.