Los an­ti­guos mi­ne­ros de San­xen­xo re­me­mo­ran una in­dus­tria que tu­vo su au­ge en los años 50

Ve­ci­nos de más de 80 años re­me­mo­ran los años do­ra­dos de la mi­ne­ría y su im­por­tan­cia en Aios

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - La Voz De Pontevedra - MARCOS GAGO

An­to­nio Mar­tí­nez, de 83 años, es uno de los ve­te­ra­nos mi­ne­ros de Aios y que, ade­más, tra­ba­jó pa­ra las dos com­pa­ñías en sus años más jó­ve­nes. «Tra­ba­llei en to­das as mi­nas can­tas ha­bía en Aios, des­de cha­va­li­ño. Em­pe­cei aos 18 anos, da­que­la non ha­bía tra­ba­llo aquí e a xen­te vi­ña de to­das as par­tes, ata re­cor­do un ho­me en bi­ci­cle­ta des­de Si­sán [Ri­ba­du­mia]». Sus prin­ci­pios en es­ta in­dus­tria fue­ron en Bo­li­che y re­cuer­da la du­re­za del tra­ba­jo ba­jo la tie­rra. «Tra­ba­lla­ba moi­ta xen­te nas ga­le­rías da mi­na, que ten uns 50 me­tros de fon­do, era ca­dra­da, e ti­ña un as­cen­sor».

Es­te ve­cino de Aios se ocu­pa­ba de ayu­dar en lo que le man­da­ban, prin­ci­pal­men­te en la su­per­fi­cie, tra­yen­do he­rra­mien­tas y otras pe­que­ñas ta­reas, por­que a su edad no te­nía una for­ma­ción cua­li­fi­ca­da Tam­bién te­nía que ba­jar a los tú­ne­les cuan­do le man­da­ban ha­cer re­ca­dos. «Eu fa­cía o que me man­da­ban, ‘vai­te abai­xo’ e alá ía, eu an­da­ba máis por ri­ba, en­tre­gan­do as cou­sas que me di­cía o ca­pa­taz». Es­te ve­cino ha­bla con res­pe­to de sus pai­sa­nos que sí desem­pe­ña­ban la jor­na­da la­bo­ral en las en­tra­ñas de la tie- rra. «Abai­xo vías a eses ho­mi­ños, apun­ta­lan­do as ga­le­rías con ma­dei­ra, que non lle sa­ca­ban nin a to­na aos pi­nos, e alí os re­cor­do tra­ba­llan­do, mo­ven­do as va­go­ne­tas con raí­les por de­bai­xo da te­rra, as bas­cu­la­ban dian­te do as­cen­sor e ti­ra­ban de­las ou­tra vez».

An­to­nio tra­ba­jó do­ce años en las mi­nas. Re­cuer­da có­mo se se­pa­ra­ba el ma­te­rial de los desechos. «Ha­bía má­qui­nas pa­ra pi­car, o wol­fram vi­ña no me­dio da mi­ca, co­mo un­has es­ca­mi­ñas que ha­bía nas pe­dras, e iso man­dá­ba­se as má­qui­nas, que o muían to­do e lo­go ía aos la­va­doi­ros», re­la­ta. «O wol­fram co­mo pe­sa­ba tan­to que­da­ba atrás ao la­var­se e o res­to ía­se to­do», des­cri­be.

Jo­sé Luis To­rres, de 83 años, tam­bién en­tró jo­ven a tra­ba­jar en es­ta in­dus­tria. Con unos 17 años, acom­pa­ña­ba a su pa­dre en la mi­na de Mon­tal­vo. Él se que­da­ba arri­ba, mien­tras su pa­dre, Ca­si­mi­ro, que era car­pin­te­ro, ba­ja­ba a las ga­le­rías. «Eu tra­ba­llei ao ai­re li­bre, meu pai si que ía den­tro por­que era o que le­va­ba a ma­dei­ra pa­ra que non cai­ra o tú­nel». Su pa­so por la mi­ne­ría fue bre­ve, so­lo dos años. En­tró y sa­lió con su pa­dre en esa em­pre­sa.

Jo­se­fi­na Ca­mi­ña, a sus 95 años, es una de las mu­je­res de ma­yor edad de Aios. Era la mu­jer de Adol­fo Do­mín­guez, el due­ño de la ta­ber­na por don­de pa­sa­ban mu­chos de los tra­ba­ja­do­res de la mi­na Bo­li­che. Ella re­cuer­da a Ci­priano Fer­nán­dez, uno de los res­pon­sa­bles de que la ac­ti­vi­dad mi­ne­ra dis­cu­rrie­se con nor­ma­li­dad. Lo de­fi­ne co­mo «un ho­me bo». Se­ña­la que ve­nía gen­te a es-

tas em­pre­sas de to­das las pa­rro­quias de al­re­de­dor por­que era lo que ha­bía pa­ra ga­nar un jor­nal. De otros be­ne­fi­cios de la mi­ne­ría des­ta­ca que fue cla­ve pa­ra que la luz lle­ga­se a Aios.

Ca­mi­ña tam­bién men­cio­na

otro de­ta­lle cu­rio­so. Hu­bo in­clu­so un cuar­tel de la Guar­dia Ci­vil pa­ra vi­gi­lar las mi­nas y evi­tar el con­tra­ban­do, «por­que ha­bía xen­te que ía rou­bar de noi­te e des­pois ven­de­ríano por aí», ma­ni­fies­ta.

R.L.

Apa­ri­ción Sei­jo, Jo­se­fi­na Ca­mi­ña y An­to­nio Mar­tí­nez re­cuer­dan bien lo que su­pu­so la mi­ne­ría pa­ra Aios.

CAPOTILLO

Jo­sé Luis To­rres se­ña­la la zo­na don­de tra­ba­jó de jo­ven.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.