El 83 % de los pi­sos va­cíos de ban­cos se con­cen­tran en A Co­ru­ña y Pon­te­ve­dra

Vi­ven­da alo­jó ya en ellos a 76 fa­mi­lias, diez en to­da la pro­vin­cia co­ru­ñe­sa y 17 en Vi­go

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Galicia - JUAN CAPEÁNS

El ma­pa de las viviendas va­cías en ma­nos de en­ti­da­des ban­ca­rias en Ga­li­cia ofre­ce un buen bo­ce­to del tre­men­do agu­je­ro que de­ja­ron la bur­bu­ja in­mo­bi­lia­ria y los ex­ce­sos cons­truc­ti­vos, pe­ro tam­bién per­mi­te vis­lum­brar los pri­me­ros bro­cha­zos del plan de la Xun­ta pa­ra re­di­ri­gir es­te par­que de pi­sos ha­cia fa­mi­lias con di­fi­cul­ta­des so­cia­les.

Des­de ha­ce un año la Ad­mi­nis­tra­ción au­to­nó­mi­ca obli­ga a las en­ti­da­des ban­ca­rias a in­cluir en un cen­so to­das aque­llas viviendas que, es­tan­do lis­tas pa­ra ser ha­bi­ta­das o a fal­ta de de­ta­lles, si­gan de­socu­pa­das por fal­ta de mer­ca­do, o bien aque­llas que han que­da­do en sus ma­nos tras em­bar­gos o desahu­cios. A día de hoy la Xun­ta tie­ne un lis­ta­do de 2.656 pro­pie­da­des de di­fe­ren­tes ca­rac­te­rís­ti­cas ubi­ca­das en con­ce­llos de más de 10.000 ha­bi­tan­tes, es­to es, el da­to no pue­de con­si­de­rar­se com­ple­to, pe­ro se acer­ca. Lo que sí evi­den­cia sin gé­ne­ro de du­das es que la bur­bu­ja se hin­chó cla­ra­men­te en la ver­tien­te atlán­ti­ca de Ga­li­cia, por­que las pro­vin­cias de A Co­ru­ña y Pon­te­ve­dra aca­pa­ran 2.205 viviendas (997 y 1.208), el 83 % del to­tal. En Lu­go el cen­so es de 332, y en Ou­ren­se de 119.

Hay más de los que es­tán

Son pi­sos va­cíos to­dos los que es­tán, pe­ro no es­tán to­dos los que son. Así lo sos­pe­cha la Con­se­lle­ría de Vi­ven­da, que, a pe­sar de ha­ber­se do­ta­do de una nor­ma­ti­va que le per­mi­te mul­tar a los ban­cos que no de­cla­ren sus pro­pie­da­des, se ha ins­ta­la­do en la vía de la coope­ra­ción y el diá­lo­go. En la úl­ti­ma se­ma­na la con­se­llei­ra Et­hel Váz­quez se reunió con el Co­le­xio de Re­xis­tra­do­res pa­ra que es­tos apor­ten su pers- pec­ti­va a pie de ca­lle, otra ma­ne­ra di­plo­má­ti­ca de ad­ver­tir a las en­ti­da­des de que por un la­do o por otro esos pi­sos van a aflo­rar. A es­ta ces­ta se pue­den su­mar tam­bién vo­lun­ta­ria­men­te to­das las viviendas que los par­ti­cu­la­res u otras ins­ti­tu­cio­nes quie­ran in­cluir, ya que el ob­je­ti­vo de la Ad­mi­nis­tra­ción no es im­po­ner usos sino lle­gar a acuer­dos que be­ne­fi­cien a to­das las par­tes: a los pro­pie­ta­rios, a los ban­cos, que sa­can una ren­ta­bi­li­dad a un ac­ti­vo que aho­ra les que­ma en la

cuen­ta de re­sul­ta­dos, y a la pro­pia Xun­ta, que ha­ce po­lí­ti­ca so­cial co­mo me­dia­do­ra en vez de pro­mo­ver nue­vas viviendas, una op­ción que si­gue vi­va pe­ro que de­ca­yó con la cri­sis del la­dri­llo.

El cen­so, a fal­ta de com­ple­tar­se, es lar­go, pe­ro en reali­dad se tra­ta de un ca­tá­lo­go so­bre el que es­co­ger se­gún las ne­ce­si­da­des geo­grá­fi­cas, ya que el com­pro­mi­so plas­ma­do en con­ve­nios con los ban­cos tie­ne sus lí­mi­tes. Sa­reb —el ban­co ma­lo que asu­mió los ac­ti­vos in­mo­bi­lia­rios del sec­tor— y Aban­ca se com­pro­me­tie­ron a ce­der has­ta cien viviendas, mien­tras que Cai­xa Ru­ral, Cai­xaBank y el Sa­ba­dell Ga­lle­go ofre­cie­ron vein­te, res­pec­ti­va­men­te. Con es­te mar­co de ac­tua­ción, Vi­ven­da ya ha realo­ja­do a 76 fa­mi­lias por las cua­tro pro­vin­cias ga­lle­gas, aun­que re­sul­ta sig­ni­fi­ca­ti­va la in­ci­den­cia en Vi­go y su área me­tro­po­li­ta­na, que su­man más de la mi­tad de los ca­sos. Es, se­gún la con­se­lle­ría, la zo­na de Ga­li­cia en la que se pro­du­cen más em­bar­gos y desahu­cios, lo que ya ha obli­ga­do a des­pla­zar a afec­ta­dos a otros mu­ni­ci­pios. En Ou­ren­se y Lu­go ape­nas hay fa­mi­lias realo­ja­das, aun­que hay dos ca­sos en Sa­rria de re­fu­gia­dos po­lí­ti­cos. En la ciu­dad de A Co­ru­ña so­lo hay de mo­men­to un ca­so, y en San­tia­go nin­guno.

¿Qué es una vi­vien­da va­cía?

Es el nu­do gor­diano del plan pues­to en mar­cha en Ga­li­cia. ¿Una vi­vien­da de un emi­gran­te que se uti­li­za un par de se­ma­nas al año es­tá de­socu­pa­da? Es­ta y otras ex­cep­cio­nes de­ben ser te­ni­das en cuen­ta pa­ra en­gro­sar la lis­ta, pe­ro la de­fi­ni­ción es­tá en ma­nos del Mi­nis­te­rio de Vi­vien­da, que ten­drá la úl­ti­ma pa­la­bra. La Xun­ta ha so­li­ci­ta­do que se de­li­mi­ten los re­qui­si­tos pa­ra ope­rar con co­no­ci­mien­to de cau­sa, pe­ro in­sis­te en que no se tra­ta de pre­sio­nar a na­die, sino de ha­cer aflo­rar «opor­tu­ni­da­des» pa­ra to­das las par­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.