La cla­se en la que el pro­fe no da teo­ría

El co­le­gio ou­ren­sano usa la me­to­do­lo­gía Flip­ped Class­room pa­ra Fí­si­ca y Quí­mi­ca y Ma­te­má­ti­cas de ESO

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Galicia - SA­RA CA­RREI­RA TEX­TO SAN­TI M. AMIL FO­TOS

Olvídese del pro­fe­sor que en­tra en la cla­se y ex­pli­ca sin mo­ver una ce­ja que el mer­cu­rio es un me­tal pe­sa­do co­no­ci­do por el sím­bo­lo Hg y con nú­me­ro ató­mi­co 80. Eso ya ha pa­sa­do a la his­to­ria an­te­rior a la cla­se in­ver­ti­da (Flip­ped Class­room, tam­bién lla­ma­da Flip Class). Lo sa­ben per­fec­ta­men­te los alum­nos de ESO del co­le­gio con­cer­ta­do Vi­la do Aren­tei­ro, en O Car­ba­lli­ño. En es­ta coo­pe­ra­ti­va de pro­fe­so­res que na­ció en 1986 los jó­ve­nes es­tu­dian la teo­ría de Quí­mi­ca en su ca­sa; aun­que eso no sig­ni­fi­ca que lo ha­gan so­los, en ab­so­lu­to.

Es­to del au­la in­ver­ti­da no tie­ne na­da de in­no­va­dor: «An­tes el pro­fe­sor te de­cía: “Mi­rad es­te te­ma en ca­sa y ma­ña­na lo prac­ti­ca­mos en cla­se”». Lo re­su­me Juan San­mar­tín, el pro­fe­sor de Ma­te­má­ti­cas y Fí­si­ca y Quí­mi­ca en ESO, que ha de­ci­di­do que es­te sis­te­ma es el me­jor pa­ra sus alum­nos (y pa­re­ce que ha acer­ta­do). La di­fe­ren­cia en­tre el pro­fe­sor an­ti­guo y Juan es que es­te la­li­nen­se con al­ma arou­sa­na usa la tec­no­lo­gía. Sus alum­nos, co­mo Inés o Luis, no tie­nen que en­fren­tar­se en so­li­ta­rio a un li­bro de quí­mi­ca. Ellos abren su ta­ble­ta, su mó­vil o el or­de­na­dor y van a la web don­de apa­re­cen los ví­deos del pro­fe­sor: en unos po­cos mi­nu­tos, la voz de San­mar­tín da vi­da a unos po­wer­points en los que se des­gra­nan los cálcu­los de mo­les en sus­tan­cias ga­seo­sas, la no­men­cla­tu­ra de óxi­dos con me­ta­les o pro­ble­mas de ener­gía me­cá­ni­ca, por ejem­plo. El alumno lo pue­de ver una y mil ve­ces, pa­rar­lo y vol­ver atrás. Apun­tar sus du­das o mi­rar fi­ja­men­te a la pan­ta­lla mien­tras su ca­be­za vue­la a mil ki­ló­me­tros de allí. Co­mo en cla­se, pe­ro con una sal­ve­dad: «Co­mo na ca­sa non tes a nin­guén con que fa­lar, é máis fá­cil con­cen­trar­se», di­ce Inés. Hay que te­ner en cuen­ta que los ví­deos son de cua­tro o cin­co mi­nu­tos, así que man­te­ner la aten­ción no re­sul­ta es­pe­cial­men­te di­fí­cil.

Una vez en el au­la, Juan les en­tre­ga un bo­le­tín de ejer­ci­cios, por ejem­plo. Ca­da uno se po­ne con el tra­ba­jo y el pro­fe­sor pa­sea por el au­la. Cuan­do al­guien tie­ne una du­da le­van­ta la mano, o el pro­pio Juan es­tá pen­dien­te de quien

no se atre­ve a hin­car­le el dien­te a la ma­te­ria. Si al­guno se ol­vi­dó de ver el ví­deo, siem­pre pue­de ir a un au­la de in­for­má­ti­ca a re­pa­sar. Otras ve­ces, Juan op­ta por re­pe­tir al­gún con­cep­to o son­dear en­tre el gru­po pa­ra sa­ber si cap­ta­ron bien la esen­cia de lo ex­pli­ca­do.

¿Qué se ga­na con es­te sis­te­ma? Tiem­po en cla­se. «Aho­ra ha­ce­mos cua­tro o cin­co bo­le­ti­nes de ejer­ci­cios cuan­do an­tes so­lo nos da­ba tiem­po a uno», con­ta­bi­li­za San­mar­tín. In­clu­so se per­mi­te el lu­jo de fa­vo­re­cer el apren­di­za­je coope­ra­ti­vo: «A ve­ces los alum­nos más aven­ta­ja­dos ayu­dan a los que tie­nen más pro­ble­mas, lo que be­ne­fi­cia a los dos, a uno por­que re­pa­sa y al otro por­que en ge­ne­ral re­sul­ta más fá­cil apren­der en­tre igua­les».

El sis­te­ma del au­la in­ver­ti­da per­mi­te, ade­más, adap­tar­se a ca­da alumno. «Ten­go un es­tu­dian­te bue­ní­si­mo en otra cla­se —po­ne co­mo ejem­plo— que va dos te­mas por de­lan­te». Esa es una de las enor­mes ven­ta­jas de la Flip Class. Y no so­lo pa­ra los que van ade­lan­ta­dos, sino pa­ra quie­nes ne­ce­si­tan fi­jar con­cep­tos: «Sé que al­gu­nos alum­nos mi­ran ví­deos de cur­sos an­te­rio­res por­que no sa­ben, no sé, su­mar frac­cio­nes, y les da cor­te le­van­tar la mano en cla­se y pre­gun­tar».

El exa­men, con el mó­vil

Pa­ra com­ple­tar el pro­ce­so de apren­di­za­je, San­mar­tín pro­po­ne exá­me­nes. Al­gu­nos, al es­ti­lo tra­di­cio­nal: «Me gus­ta que desa­rro­llen los pro­ble­mas por­que es­to es la se­cun­da­ria obli­ga­to­ria y yo ten­go que va­lo­rar que el re­sul­ta­do sea el co­rrec­to, cla­ro, pe­ro tam­bién me im­por­ta mu­cho si el plan­tea­mien­to y el de­sa­rro­llo lo son». Juan coor­di­na las Olim­pia­das de Quí­mi­ca en Ga­li­cia y ahí las co­sas son di­fe­ren­tes: «No te­ne­mos pie­dad —se ríe—, por­que es al­go muy di­fe­ren­te, tie­nen que que­dar dos o tres de to­da Ga­li­cia y ló­gi­ca­men­te nues­tro ni­vel de exi­gen­cia es al­tí­si­mo». Por cier­to, raro es el año que la co­mu­ni­dad no se vuel­ve con una me­da­lla na­cio­nal.

Vol­vien­do a los exá­me­nes del pro­fe­sor San­mar­tín, a ve­ces los es­tu­dian­tes los ha­cen con el mó­vil. Es un asun­to de­li­ca­do es­te por­que «hay que es­tar muy aten­to». De en­tra­da, ca­da vez que el pro­fe­sor les per­mi­te usar el dis­po­si­ti­vo en cla­se los pa­dres de­ben fir­mar la au­to­ri­za­ción: «Si no, al­guno es ca­paz de de­cir en ca­sa que to­dos los días usa­mos el mó­vil». Pa­ra que di­gan que los pro­fe­so­res no se en­te­ran de na­da. En el ca­so de ha­cer el exa­men con el smartp­ho­ne, la prue­ba que­da re­gis­tra­da en el pro­gra­ma del maes­tro (So­cra­ti­ve), que con­vier­te ca­da exa­men en un pdf que im­pri­me por si los pa­dres quie­ren ver­lo. De en­tra­da, con es­te sis­te­ma se ga­na a los jó­ve­nes: a los alum­nos les gus­ta, les pa­re­ce «más fá­cil y di­ver­ti­do».

Mu­chas ho­ras de tra­ba­jo

De­trás de las cla­ses de San­mar­tín hay mu­cho tra­ba­jo, mi­les de ho­ras: «So­lo pre­pa­rar los po­wer­point de al­gu­nos te­mas me lle­va una ho­ra lar­ga», di­ce. Des­pués es­tá gra­bar el so­ni­do, mon­tar­lo to­do y dar­le apa­rien­cia de pre­sen­ta­ción. Lle­va más de 300 te­mas, y los que le fal­tan: «Voy apren­dien­do y me­jo­ran­do».

Tam­bién apro­ve­cha pa­ra ex­pli­car a otros com­pa­ñe­ros có­mo fun­cio­na la Flip Class, y hay di­fe­ren­tes ni­ve­les de com­ple­ji­dad: «Les acon­se­jo que si no se atre­ven con lo que ha­go yo, que se gra­ben de­lan­te de un en­ce­ra-

do ex­pli­can­do la lec­ción co­mo en cla­se», co­men­ta. Es un sis­te­ma bueno, aun­que al alumno le pue­de dis­traer la pre­sen­cia del maes­tro, pe­ro pa­ra em­pe­zar es al­go sen­ci­llo y útil.

En el co­le­gio es­tán va­lo­ran­do am­pliar es­te sis­te­ma a otros cur­sos, aun­que no son par­ti­da­rios de ex­ten­der­lo a to­das las ma­te­rias y cla­ses. Su di­rec­to­ra, Ana Pé­rez, ex­pli­ca el mo­ti­vo: «Os no­sos alum­nos co­men no co­le­xio e saen a me­dia tar­de, al­gúns de fei­to ás oi­to. Non po­de­mos pe­dir­lles que mi­ren es­te ví­deo e es­tou­tro. Hai que ter en con­ta o tem­po de que dis­po­ñen».

El Vi­la do Aren­tei­ro es un cen­tro muy fa­mi­liar, con 213 alum­nos y 25 pro­fe­so­res, que in­clu­ye des­de in­fan­til a ESO y tres au­las de edu­ca­ción es­pe­cial. Tam­bién tie­nen una es­cue­la in­fan­til de ce­ro a tres años, con 42 alum­nos. Es­ta es­truc­tu­ra y el he­cho de la jor­na­da par­ti­da —con pro­gra­ma ma­dru­ga­do­res y ac­ti­vi­da­des ex­tra­es­co­la­res— ha­cen que los alum­nos vean el co­le­gio co­mo su ca­sa, los pro­fe­so­res co­no­cen a to­dos los es­tu­dian­tes y es pre­ci­sa­men­te esa aten­ción in­di­vi­dua­li­za­da lo que ca­rac­te­ri­za al CPR.

Arri­ba, los alum­nos de ter­ce­ro de ESO rea­li­zan de for­ma con­jun­ta los bo­le­ti­nes de quí­mi­ca, re­for­zan­do lo apren­di­do en ca­sa en los ví­deos ex­pli­ca­ti­vos del pro­fe­sor. A la de­re­cha, los ni­ños de 5 años, que con ta­ble­tas y ma­que­tas sa­ben ubi­car has­ta 40 mo­nu­men­tos por to­do el mun­do. Y, tam­bién a la de­re­cha, los alum­nos de 2.º de ESO rea­li­zan­do un exa­men con el mó­vil.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.