Díaz pre­pa­ra un gran ac­to con mi­li­tan­tes en Ma­drid pa­ra anun­ciar su can­di­da­tu­ra

La pre­si­den­ta an­da­lu­za con­fir­ma­rá el día 26 que com­pe­ti­rá por li­de­rar el PSOE

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - España - C. CUERDO, D. VARELA

Por fin se des­ho­jó la ro­sa so­cia­lis­ta. La pre­si­den­ta an­da­lu­za Su­sa­na Díaz pre­sen­ta­rá su can­di­da­tu­ra a li­de­rar el PSOE el pró­xi­mo día 26. Se­rá en Ma­drid, se­gún con­fir­man fuen­tes de su equi­po, y en un ac­to pen­sa­do pa­ra los mi­li­tan­tes. Pa­ra evi­tar cual­quier sus­pi­ca­cia, no es­ta­rá or­ga­ni­za­do por los so­cia­lis­tas an­da­lu­ces, sino por su pro­pia can­di­da­tu­ra, que ya es­tá ul­ti­man­do el for­ma­to. El anun­cio de­mues­tra que Díaz ha con­tro­la­do los tiem­pos y que, tal y co­mo ma­ni­fes­tó en an­te­rio­res oca­sio­nes, pri­me­ro se co­no­ce­rá el qué, el pro­yec­to pa­ra el par­ti­do, y des­pués el quién. Así, su pre­sen­ta­ción se­rá jus­to un día des­pués de la con­ven­ción po­lí­ti­ca or­ga­ni­za­da por los so­cia­lis­tas pa­ra dar a co­no­cer la po­nen­cia ela­bo­ra­da por la ges­to­ra, con Eduar­do Ma­di­na a la ca­be­za.

Pe­se a las pre­sio­nes tras la irrup­ción de Pat­xi Ló­pez y el pa­so ade­lan­te da­do por Pe­dro Sánchez, Díaz ha op­ta­do por es­pe­rar y se­guir su ho­ja de ru­ta, cons­cien­te de que se jue­ga mu­cho, más que los otros can­di­da­tos da­do su po­der or­gá­ni­co y te­rri­to­rial. Sin em­bar­go, en es­te tiem­po al­go se ha tor­ci­do, da­do que con­fia­ban en que el ex se­cre­ta­rio ge­ne­ral per­de­ría pe­so con el pa­so de los días des­de que di­mi­tió al ca­re­cer de una pla­ta­for­ma pú­bli­ca. No ha si­do así, y Sánchez sor­pren­de de­mos­tran­do un ines­pe­ra­do po­der de con­vo­ca­to­ria en ca­da uno de sus ac­tos. De he­cho, in­clu­so han sur­gi­do gru­pos de apo­yo en di­ver­sas pro­vin­cias an­da­lu­zas, co­mo Se­vi­lla o Má­la­ga.

Por es­tos mo­ti­vos, Díaz cui­da­rá es­pe­cial­men­te la pues­ta en es­ce­na en la que ha­rá pú­bli­ca su in­ten­ción de li­de­rar el par­ti­do. Su equi­po quie­re que sea en un ac­to mul­ti­tu­di­na­rio en la ca­pi­tal de Es­pa­ña al que pue­dan acu­dir mi­li­tan­tes de to­do el país. De he­cho, sus fie­les es­tán pre­pa­ran­do un «gran despliegue», se­gún con­fir­ma­ron las fuen­tes. Una de las in­cóg­ni­tas a re­sol­ver es si en ese mi­tin la pre­si­den­ta an­da­lu­za es­ta­rá arro­pa­da por pe­sos pe­sa­dos de la for­ma­ción —ac­tua­les e his­tó­ri­cos— que has­ta aho­ra han mos­tra­do cier­ta sim­pa­tía ha­cia sus as­pi­ra­cio­nes.

Du­ran­te las úl­ti­mas se­ma­nas, Díaz ya ha ido pre­pa­ran­do el te­rreno pa­ra es­te pa­so con dis­tin­tos ac­tos con sim­pa­ti­zan­tes más allá de su feu­do an­da­luz. «Ten­go fuer­za, ten­go ilu­sión, ten­go ga­nas, es­toy ani­ma­da y me en­can­ta ga­nar», se­ña­ló Díaz du­ran­te un ac­to con al­cal­des y con­ce­ja­les so­cia­lis­tas ce­le­bra­do el pa­sa­do 11 de fe­bre­ro en Ma­drid en el que reunió a 2.500 asis­ten­tes. Fue una de las ve­ces en las que, sin de­cir­lo ex­pre­sa­men­te, más cla­ras de­jó sus in­ten­cio­nes de dar la ba­ta­lla por el con­trol del par­ti­do.

Apo­yo de ba­ro­nes

De mo­men­to, la de­ci­sión de Díaz de pos­tu­lar­se a las pri­ma­rias de ma­yo pa­ra li­de­rar el PSOE re­ci­bió ayer una va­lo­ra­ción po­si­ti­va de al­gu­nos ba­ro­nes re­gio­na­les. Así, el se­cre­ta­rio ge­ne­ral del PSPV y pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat va­len­cia­na, Xi­mo Puig, ase­gu­ró que «cual­quier apor­ta­ción de una per­so­na tan im­por­tan­te pa­ra el PSOE co­mo es Su­sa­na Díaz es bue­na», aun­que ex­pli­có que, a su jui­cio, lo im­por­tan­te es con­cre­tar «un pro­yec­to po­ten­te con un li­de­raz­go po­ten­te».

Pe­ro, sin du­da, la reac­ción de Pe­dro Sánchez era una de las más es­pe­ra­das. Cu­rio­sa­men­te, el ex se­cre­ta­rio ge­ne­ral co­no­ció la no­ti­cia cuan­do se en­con­tra­ba en tie­rras an­da­lu­zas con mo­ti­vo de un ac­to con mi­li­tan­tes en Cá­diz. Des­de la tri­bu­na no men­cio­nó di­rec­ta­men­te a la que se­rá una de sus ri­va­les en las pri­ma­rias y afir­mó que pa­ra él los enemi­gos no es­tán en el par­ti­do: «Nun­ca un so­cia­lis­ta se­rá mi ad­ver­sa­rio». Sin em­bar­go, sí man­dó un re­ca­do a sus opo­nen­tes al re­cla­mar «leal­tad» a sus com­pa­ñe­ros si él se im­po­ne. «Por ex­pe­rien­cia, sé lo que sig­ni­fi­ca de­bi­li­tar al se­cre­ta­rio ge­ne­ral y dar fuer­za a la de­re­cha», sen­ten­ció en re­fe­ren­cia a la re­be­lión in­ter­na que aca­bó con su man­da­to al fren­te del PSOE y que tu­vo en Díaz a una de sus prin­ci­pa­les pro­mo­to­ras.

El otro as­pi­ran­te, Pat­xi Ló­pez, ad­vir­tió des­de la lo­ca­li­dad ma­dri­le­ña de Ge­ta­fe del ries­go de di­vi­sión en el par­ti­do: «No po­de­mos te­ner un pro­ce­so de so­cia­lis­tas con­tra so­cia­lis­tas. Es­te pro­ce­so y es­te con­gre­so tie­nen que ser­vir pa­ra con­se­guir un PSOE uni­do y ca­paz de re­to­mar la fuer­za del pa­sa­do». El ex­len­da­ka­ri vol­vió a pre­sen­tar­se co­mo el can­di­da­to de la uni­dad y ase­gu­ró que lo peor que le pue­de ocu­rrir a la for­ma­ción es que tras las pri­ma­rias los ga­na­do­res se de­di­quen a «pa­sar fac­tu­ras» y a «co­brar­se re­van­chas».

ROMÁN RÍOS EFE

Leal­tad. El prin­ci­pal ri­val de Su­sa­na Díaz, Pe­dro Sánchez, pi­dió ayer en Cá­diz que se ga­ran­ti­ce la leal­tad de to­dos los miem­bros del par­ti­do al can­di­da­to que ga­ne las elec­cio­nes in­ter­nas.

F. ALVARADO EFE

Uni­dad. Pat­xi Ló­pez, per­ju­di­ca­do por la pro­ba­ble po­la­ri­za­ción de la campaña en­tre Díaz y Sánchez, hi­zo hin­ca­pié en la uni­dad del PSOE pa­ra evi­tar que las dispu­tas in­ter­nas rom­pan el par­ti­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.