Er­do­gan se cre­ce y ame­na­za a Ho­lan­da: «To­da­vía no ha­béis pa­ga­do el pre­cio»

El pri­mer mi­nis­tro ho­lan­dés le re­pli­ca que res­pon­de­rá con las me­di­das ade­cua­das

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Internacional - M. OTERO

La cri­sis di­plo­má­ti­ca que es­ta­lló el sá­ba­do des­pués de que Ho­lan­da im­pi­die­se la en­tra­da del mi­nis­tro tur­co de Ex­te­rio­res y de la ti­tu­lar de Fa­mi­lia, por con­si­de­rar que su vi­si­ta ame­na­za­ba la se­gu­ri­dad y el or­den pú­bli­co, ha em­peo­ra­do no­ta­ble­men­te.

El pre­si­den­te de Tur­quía, el is­la­mis­ta Re­cep Tay­yip Er­do­gan, se ha re­afir­ma­do en su pos­tu­ra y ame­na­zó ayer al país eu­ro­peo, ca­li­fi­cán­do­lo de «re­pú­bli­ca ba­na­ne­ra» y ase­gu­ran­do que «pa­ga­rá un pre­cio» por ha­ber im­pe­di­do un mi­tin po­lí­ti­co de dos mi­nis­tros tur­cos en Ró­ter­dam.

En un dis­cur­so an­te sus se­gui­do­res en la ciu­dad de Ko­cae­li, en el es­te de Tur­quía, Er­do­gan du­dó de que se pue­dan nor­ma­li­zar pron­to las re­la­cio­nes en­tre am­bos paí­ses, miem­bros de la OTAN. «¿Qué que­réis arre­glar? Va­mos a ver, to­da­vía no ha­béis pa­ga­do el pre­cio. An­tes ten­dréis que pa­gar la fac­tu­ra», se­ña­ló el pre­si­den­te tur­co, im­pul­sor de una re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal pa­ra crear un sis­te­ma de Go­bierno pre­si­den­cia­lis­ta en su país.

Se­gún Er­do­gan, Ho­lan­da «no se com­por­tó co­mo un Es­ta­do de de­re­cho, miem­bro de la Unión Eu­ro­pea», una idea que tam­bién de­fen­dió el mi­nis­tro de Ex­te­rio­res tur­co, Me­vlüt Ca­vu­so­glu, que acu­só al Go­bierno ho­lan­dés de vio­lar la Con­ven­ción de Vie­na.

«Nues­tro en­car­ga­do de ne­go­cios con­su­lar y nues­tra mi­nis­tra no pu­die­ron ac­ce­der a su pro­pio con­su­la­do. Ade­más, el cón­sul, que es­ta­ba den­tro, no pu­do sa­lir, no le die­ron per­mi­so. Es­to es una vio­la­ción to­tal de la Con­ven­ción de Vie­na», di­jo.

Sin dis­cul­pas

Por su par­te, el pri­mer mi­nis­tro de Ho­lan­da, el li­be­ral Mark Rut­te, quien se en­fren­ta es­te miér­co­les a las elec­cio­nes ge­ne­ra­les, ase­gu­ró que desea re­du­cir la ten­sión con Tur­quía, aun­que no se

dis­cul­pó ex­plí­ci­ta­men­te por lo su­ce­di­do. «Que­re­mos cal­mar­la, pe­ro si los tur­cos in­sis­ten en su­bir [la ten­sión di­plo­má­ti­ca], res­pon­de­re­mos con las me­di­das ade­cua­das», ad­vir­tió Rut­te. Er­do­gan, por su par­te, in­sis­tió: «Si sa­cri­fi­ca su re­la­ción con Tur­quía por las elec­cio­nes, va a pa­gar el pre­cio».

La campaña elec­to­ral en Ho­lan­da, do­mi­na­da por la in­mi­gra­ción y el avan­ce de la ex­tre­ma de­re­cha, se ha vis­to afec­ta­da por la ten­sión de es­ta cri­sis. Mark Rut­te, pri­mer mi­nis­tro li­be­ral sa­lien­te

y can­di­da­to a un ter­cer man­da­to en es­te país de 17 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes, in­ten­ta re­le­gar al ex­tre­mis­ta Geert Wil­ders, que apro­ve­chó la si­tua­ción pa­ra pe­dir que el Go­bierno ex­tra­di­te al em­ba­ja­dor tur­co.

En me­dio de es­te con­flic­to tam­bién se ha pro­nun­cia­do Di­na­mar­ca, cu­yo pri­mer mi­nis­tro, Lars Lok­ke Ras­mus­sen, plan­teó ayer que se apla­ce la vi­si­ta de su ho­mó­lo­go tur­co, Bi­na­li Yil­di­rim, que te­nía co­mo ob­je­ti­vo ce­le­brar un ac­to po­lí­ti­co por el re­fe­ren­do cons­ti­tu­cio­nal.

VI­CENT KESS­LER REUTERS

Ca­vu­so­glu po­sa con un se­gui­dor de Er­do­gan en el mi­tin ce­le­bra­do en Metz (Fran­cia).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.