Una ca­ram­bo­la con­de­na al Cel­ta

El re­bo­te en la ca­ra de Sol­da­do da el triun­fo a un Vi­lla­rreal rá­cano de fút­bol y so­bra­do de ofi­cio

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Deportes - X. R. CAS­TRO

Un gol de ca­ram­bo­la, un ar­bi­tra­je si­bi­lino y fal­ta de opor­tu­ni­da­des reales del gol. Un cóc­tel de­ma­sia­do per­ver­so pa­ra que no cau­sa­ra un efec­to de­vas­ta­dor. El de una de­rro­ta que de­ja al Cel­ta en tie­rra de na­die en la Li­ga, a nue­ve pun­tos del sép­ti­mo cla­si­fi­ca­do y en se­rio ries­go de des­co­ne­xión. Por en­ci­ma, la de­rro­ta lle­gó an­te un Vi­lla­rreal rá­cano, más pen­dien­te de la si­me­tría de sus tres lí­neas que de ex­plo­tar el mon­tón de fút­bol que sus ju­ga­do­res tie­nen en las bo­tas. Con eso, se lle­vó un pre­mio ma­yúscu­lo de Ba­laí­dos.

Las ro­ta­cio­nes no de­ben ser el hi­lo ar­gu­men­tal de la de­rro­ta. Los sie­te hom­bres de re­fres­co que Be­riz­zo me­tió en el cam­po cum­plie­ron en su ma­yo­ría. Pri­me­ro me­tien­do mie­do con ba­lo­nes a la es­pal­da que el bi­so­ño Hjul­sa­ger no su­po ren­ta­bi­li­zar y des­pués aguan­tan­do el cuer­po a cuer­po con el ri­val.

To­do lo que su­ce­dió en el par­ti­do mi­nó al Cel­ta. Pa­ra co­men­zar, una du­ra en­tra­da de Sol­da­do so­bre Mar­ce­lo que se sal­dó con una ama­ri­lla, y cuan­do el ár­bi­tro tu­vo con­cien­cia de la gra­ve­dad del im­pac­to. En­ton­ces el par­ti­do era una su­ce­sión de al­ter­na­ti­vas, pe­ro con el Cel­ta más pun­zan­te en ata­que, bus­can­do a Bon­gon­da en la iz­quier­da (co­mo siem­pre bien en el arran­que y to­do lo con­tra­rio en la fi­na­li­za­ción), y a du­pla Hjul­sa­ger-Hu­go Ma­llo en la de­re­cha. Por ahí hu­bo un par de lle­ga­das, aun­que ino­cuas pa­ra An­drés Fer­nán­dez.

El Vi­lla­rreal no dio se­ña­les de vi­da en ata­que has­ta la me­dia ho­ra. Con un cen­tro en­ve­ne­na­do de So­riano sin re­ma­ta­dor y con el ita­liano erran­do por dos ve­ces en el ca­ra a ca­ra con Ser­gio Ál­va-

rez en una po­si­ción in­me­jo­ra­ble.

Sin em­bar­go, la fa­ta­li­dad se ce­bó con el Cel­ta en la úl­ti­ma ju­ga­da del pri­mer tiem­po. Una fal­ta bo­ta­da por Jo­nat­han dos San­tos y pei­na­da por Mu­sac­chio re­bo­tó en un pó­mu­lo de Ro­ber­to Sol­da­do y se alo­jó den­tro de la por­te­ría vi­gue­sa. Un ma­za­zo a las puer­tas del des­can­so.

El se­gun­do tiem­po fue una oda al es­fuer­zo y a la acu­mu­la­ción de gen­te de ata­que en bus­ca de un im­po­si­ble, pe­ro en reali­dad el do­mi­nio ape­nas tu­vo co­rres­pon­den­cia con las oca­sio­nes y por en­ci­ma Me­le­ro Ló­pez no qui­so sa­ber na­da de dos lan­ces que pu­die­ron cam­biar el de­sa­rro­llo de la con­tien­da. Una caí­da de Hu­go Ma­llo tras re­ci­bir den­tro del área no me­re­ció apre­cia­ción al­gu­na, igual que una mano de Víc­tor Ruiz tras un dis­pa­ro de Beau­vue, el más ac­ti­vo de los tres re­cam­bios

que in­tro­du­jo Be­riz­zo, que fue va­cian­do la za­ga y el me­dio cam­po pa­ra apos­tar­lo to­do al fren­te de ata­que.

La idea no so­lo no fun­cio­nó, sino que el Vi­lla­rreal ape­nas pa­só apu­ros. Al Sub­ma­rino ama­ri­llo le bas­tó con sus­cri­bir­se al otro fút­bol. El de per­der tiem­po y si­mu­lar le­sio­nes. Tam­bién con al­gu­na sa­li­da a la con­tra sin ma­yor in­ci­den­cia en el jue­go.

Es­te de­pri­men­te es­ce­na­rio lo úni­co que hi­zo fue mi­nar los áni­mos vi­gue­ses. En la rec­ta fi­nal los ce­les­tes fue­ron víc­ti­mas de su pre­ci­pi­ta­ción y de su im­po­ten­cia, tra­du­ci­da en un pu­ña­do de ama­ri­llas. Por con­tra, tan so­lo dos oca­sio­nes pa­ra la es­pe­ran­za. Una pe­ne­tra­ción de un Ros­si que par­ti­ci­pó más en el jue­go des­de la me­dia pun­ta y una lle­ga­da de Beau­vue, que a di­fe­ren­cia del jue­ves no tu­vo pre­mio.

La de­rro­ta, la se­gun­da con­se­cu­ti­va en Li­ga, re­du­ce en gra­do su­per­la­ti­vo las op­cio­nes del Cel­ta de se­guir pe­lean­do por vol­ver a la com­pe­ti­ción con­ti­nen­tal vía Li­ga. A es­tas al­tu­ras to­das las es­pe­ran­zas se han tras­la­da­do a la Eu­ro­pa Lea­gue. La tem­po­ra­da se jue­ga el jue­ves en Kras­no­dar.

Más vo­lun­tad que oca­sio­nes en los vi­gue­ses, de nue­vo las­tra­dos por la ac­tua­ción ar­bi­tral

XOÁN CAR­LOS GIL

Beau­vue en­tró en la rec­ta fi­nal del par­ti­do, cuan­do Be­riz­zo lle­nó el cam­po de gen­te ofen­si­va sin éxi­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.