El pea­je de es­tar en Eu­ro­pa

Ro­ta­cio­nes, aje­treo, y fi­na­les ca­da dos por tres es­tán de­jan­do al equi­po en tie­rra de na­die

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Deportes - LO­RE­NA GAR­CÍA CAL­VO

La Eu­ro­pa Lea­gue le es­tá pa­san­do una fac­tu­ra im­por­tan­te al Cel­ta en la Li­ga. Acu­mu­lar par­ti­dos, ro­tar por obli­ga­ción y ne­ce­si­dad, con­vi­vir con dos par­ti­dos se­ma­na­les y lle­var a es­tas al­tu­ras de mar­zo un buen pu­ña­do de fi­na­les a cues­tas tie­ne su pre­cio. Ayer, aun­que el equi­po de Eduar­do Be­riz­zo no des­en­to­nó e hi­zo más mé­ri­tos que el Vi­lla­rreal, aca­bó pa­gan­do la fal­ta de fres­cu­ra con una de­rro­ta que de­ja ca­si sen­ten­cia­do el adiós a Eu­ro­pa del pró­xi­mo curso.

LAS RO­TA­CIO­NES Sa­cri­fi­car ti­tu­la­res

El Cel­ta tie­ne una plan­ti­lla lar­ga pe­ro so­lo un una quin­ce­na de ju­ga­do­res de pos­tín ca­pa­ces de dar su me­jor ren­di­mien­to ba­jo cual­quier cir­cuns­tan­cia y an­te cual­quier ri­val. Pe­ro lle­var a gol­pe de mar­zo 44 par­ti­dos te obli­ga a re­par­tir mi­nu­tos y a prio­ri­zar com­pe­ti­cio­nes, sa­cri­fi­can­do al­gu­nos due­los. Fue el ca­so del Vi­lla­rreal. Con la vi­si­ta a Kras­no­dar a la vuel­ta de la es­qui­na, Be­riz­zo re­cons­tru­yó su on­ce ini­cial. Pres­cin­dió de sus hom­bres de ga­la y agi­tó el ár­bol. Dio en­tra­da a Pla­nas por Jonny, qui­tó a Wass del cen­tro del cam­po, y en los úl­ti­mos me­tros apos­tó por un ata­que iné­di­to y po­co efec­ti­vo li­de­ra­do por un Ros­si que no es el de an­ta­ño y que es­tu­vo acom­pa­ña­do por Bon­gon­da y por Hjuls­ger. El bel­ga em­pie­za las ju­ga­das de ma­ne­ra ver­ti­gi­no­sa pa­ra aca­bar­las es­tre­lla­do, y el da­nés tie­ne mu­cho que ro­dar­se an­tes de ser can­di­da­to al on­ce. Y aun­que los que ayer sa­lie­ron al cés­ped no ofre­cie­ron una ma­la ima­gen y es­tu­vie­ron es­for­za­dos, la reali­dad es que su ren­di­mien­to no bas­tó pa­ra ga­nar a un Vi­lla­rreal tan rá­cano co­mo afor­tu­na­do.

EL RIES­GO Can­san­cio acu­mu­la­do

Be­riz­zo in­ten­tó com­pa­gi­nar en el on­ce fut­bo­lis­tas fres­cos con ju­ga­do­res más bre­ga­dos, con el ries­go que ello con­lle­va. Hu­go Ma­llo y Ra­do­ja es­tán es­pe­cial­men­te car­ga­dos de mi­nu­tos, pe­ro el To­to tu­vo que re­cu­rrir a ellos pa­ra or­ga­ni­zar un equi­po asea­do. Pe­ro ver que eso no era su­fi­cien­te ani­mó al téc­ni­co a dar mi­nu­tos en el tra­mo fi­nal a fut­bo­lis­tas co­mo Wass y Ia­go As­pas, dos de los ju­ga­do­res más car­ga­dos de mi­nu­tos y ha­bi­tua­dos a asu­mir mu­cha res­pon­sa­bi­li­dad. Am­bos apun­tan a ti­tu­la­res el jue­ves, igual que Ra­do­ja, y por lo tan­to Be­riz­zo se ex­pu­so ali­neán­do­los.

LOS PUN­TOS Pun­tos en el ca­mino

Lle­gar a se­mi­fi­na­les de la Co­pa del Rey y man­te­ner­te vi­vo en los oc­ta­vos de fi­nal de la Eu­ro­pa Lea­gue ha obli­ga­do al Cel­ta a prio­ri­zar en on­ces y en es­fuer­zos, y aun­que du­ran­te la fa­se de gru­pos del tor­neo con­ti­nen­tal fue la com­pe­ti­ción do­més­ti­ca la que man­dó, a me­di­da que el equi­po ha que­ma­do eta­pas Be­riz­zo se ha ido im­pli­can­do más en los otros tor­neos. Y eso pa­sa fac­tu­ra en pun­tos. El Cel­ta ha sa­cri­fi­ca­do des­de la con­vo­ca­to­ria en­cuen­tros que bien podrían ha­ber cam­bia­do el es­ce­na­rio en el que se en­cuen­tra aho­ra mis­mo el equi­po, prác­ti­ca­men­te des­en­gan­cha­do de Eu­ro­pa.

LA FA­TI­GA Mu­chos ki­ló­me­tros en­ci­ma

El Cel­ta, que lle­va­ba una dé­ca­da fue­ra de Eu­ro­pa, se ha en­con­tra­do con una tem­po­ra­da en la que jue­ga dos ve­ces por se­ma­na y en la que afron­ta fi­na­les cons­tan­te­men­te. Pri­me­ro con­tra el Pa­nat­hi­nai­kós pa­ra no caer­se de Eu­ro­pa, más tar­de fren­te al Real Ma­drid por la se­mi­fi­nal de Co­pa, lue­go con­tra el Ala­vés, y más re­cien­te­men­te con­tra el Shakh­tar por se­guir con vi­da en Eu­ro­pa. Un tra­jín de club gran­de pa­ra un equi­po hu­mil­de. Par­ti­dos de al­tí­si­mo via­je fí­si­co, pe­ro tam­bién emo­cio­nal. Aun­que el equi­po es­tá res­pon­dien­do en to­do mo­men­to, aho­ra mis­mo lle­va en­ci­ma mu­chos en­cuen­tros, mu­chos via­jes y mu­cha ten­sión que pue­den re­per­cu­tir en cier­to can­san­cio psi­co­ló­gi­co cuan­do to­da­vía fal­tan dos me­ses pa­ra aca­bar la tem­po­ra­da y que­dan mu­chas más fi­na­les por dispu­tar.

XOÁN CAR­LOS GIL

Samu Cas­ti­lle­jo si­mu­ló una le­sión y cuan­do Bon­gon­da y As­pas lo sa­ca­ron del cam­po qui­so pa­tear a Ia­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.