Rom­pen una lu­na del au­to­bús del fi­lial del Lu­go tras su par­ti­do en Ribadeo

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Deportes -

El fi­lial del Lu­go aban­do­na­ba ayer Ribadeo tras ga­nar al con­jun­to local por 0-2 en un par­ti­do de Pre­fe­ren­te Au­to­nó­mi­ca. El au­to­bús que trans­por­ta­ba al equi­po vi­si­tan­te ya ha­bía aban­do­na­do el cam­po Pe­pe Ba­rre­ra y cir­cu­la­ba por la lo­ca­li­dad ma­ri­ña­na cuan­do, se­gún fuen­tes del club ro­ji­blan­co, una mo­to les cor­tó el pa­so. De for­ma si­mul­tá­nea, otro in­di­vi­duo lan­za­ba un ob­je­to con­tra el au­to­car rom­pien­do una lu­na.

Avi­sa­dos por el club lu­cen­se, miem­bros de La Guar­dia Ci­vil acu­die­ron al lu­gar del in­ci­den­te. Al ca­bo de un ra­to re­sol­vie­ron es­col­tar al Pol­vo­rín en su via­je de vuel­ta a Lu­go pa­ra evi­tar nue­vos al­ter­ca­dos.

Lu­go B y Ribadeo vol­vían a cru­zar­se des­pués de que en oc­tu­bre, un par­ti­do bron­co en­tre am­bos ter­mi­na­se con tan­ga­na y agre­sión al ár­bi­tro por par­te de un ju­ga­dor del equi­po ma­ri­ñano. A pe­sar de que ayer la ten­sión es­tu­vo pre­sen­te en el re­ci­bi­mien­to al Pe­pe Ba­rre­ra y du­ran­te el de­sa­rro­llo del en­cuen­tro, na­da ha­cía pre­sa­giar la des­pe­di­da que los ro­ji­blan­cos ten­drían de Ribadeo.

La Guar­dia Ci­vil en el cam­po

A su lle­ga al cam­po ma­ri­ñano, el Pol­vo­rín pu­do leer en una pan­car­ta co­lo­ca­da en una de las gra­das: «Ci­da­de da Mu­ra­lla, equi­po de ca­na­llas». La mis­ma se ha­bría re­ti­ra­do du­ran­te el de­sa­rro­llo del en­cuen­tro. Tam­bién se rea­li­za­ron pin­ta­das en las di­fe­ren­tes pa­re­des del re­cin­to de­por­ti­vo con­tra el en­tre­na­dor de los vi­si­tan­tes. En una de ellas se po­día leer: «Du­rán, bas­tar­do».

Va­rias uni­da­des de la Guar­dia Ci­vil ve­la­ron por­que la ci­ta de­por­ti­va trans­cu­rrie­se con nor­ma­li­dad. Aun­que hu­bo ocho amo­nes­ta­dos, cua­tro de ca­da equi­po, y el co­le­gia­do ex­pul­só a un fut­bo­lis­ta del equi­po local en los mi­nu­tos fi­na­les con ro­ja di­rec­ta, no se pro­du­je­ron al­ter­ca­dos des­ta­ca­bles. Al aca­bar, se­gún fuen­tes las mis­mas fuen­tes, la ten­sión cre­ció en los ves­tua­rios con al­gún «co­na­to de in­ci­den­tes» que afor­tu­na­da­men­te no lle­gó a ma­yo­res. El au­to­bús sa­lió sin pro­ble­mas del cam­po y fue cuan­do se dis­po­nía a aban­do­nar la lo­ca­li­dad cuan­do su­frió el al­ter­ca­do. La ven­ta­ni­lla que­dó des­tro­za­da por el im­pac­to de una pie­dra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.