Men­ta­li­dad, ins­tin­to y mu­cho tra­ba­jo

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Deportes - Silvia Mi­llán

Aún re­cuer­do los pri­me­ros par­ti- dos de Blan­ca. Ten­dría en­ton­ces sie­te años, y yo ocho. Era el co­mien­zo de mu­chos ma­dru­go­nes ca­da fin de se­ma­na en pa­be­llo­nes que más bien pa­re­cían con­ge­la­do­res en las ma­ña­nas de in­vierno san­tia­gués. Pa­ra in­ten­tar ol­vi­dar­me del frío, me sen­ta­ba en­tre mis pa­dres con unos pa­pe­les de co­lo­res y bo­li en mano. Me pro­po­nía es­cri­bir to­do lo que Blan­ca ha­cía bien.

No era una ju­ga­do­ra muy téc­ni­ca. No te­nía un talento in­na­to. Pe­ro com­pe­tía me­jor que na­die y ese ras­go lo apli­ca­ba a ca­si to­das las fa­ce­tas. No le gus­ta­ba per­der en los par­ti­dos de fút­bol en el re­creo, ni en los jue­gos de me­sa en ca­sa... En na­da. Y siem­pre se le veía afán por me­jo­rar. En aque­llos pa­pe­les ha­bía ano­ta­cio­nes de pun­tos, asis­ten­cias, ro­bos de ba­lón, pe­ro tam­bién so­bre có­mo apo­ya­ba y ha­cía me­jo­res a sus com­pa­ñe­ros, y có­mo res­pe­ta­ba a los ri­va­les.

Des­pués lle­ga­ron las con­vo­ca­to­rias de se­lec­cio­nes au­to­nó­mi­cas y na­cio­na­les. Un par de ve­ces se que­dó fue­ra en el úl­ti­mo cor­te y, le­jos de des­ani­mar­se, lo que hi­zo fue echar mano de su in­fi­ni­to ins­tin­to de su­pera­ción. A to­do ello le su­ma que es una es­pon­ja. Ca­da vez que vol­vía de un cam­peo­na­to o una con­cen­tra­ción era me­jor ju­ga­do­ra. Y tras­la­da­ba a los par­ti­dos to­do ese apren­di­za­je.

Cuan­do re­ci­bió ofer­tas pa­ra ir­se a al­gu­na uni­ver­si­dad en Es­ta­dos Uni­dos, no du­dó. Era una opor­tu­ni­dad úni­ca de com­pa­ti­bi­li­zar es­tu­dios y de­por­tes, al­go que aquí es ca­si im­po­si­ble. Con­fie­so mi te­mor a que lo pa­sa­se mal le­jos de su en­torno y a que tu­vie­se po­cos mi­nu­tos, ella que tan­ta fe­li­ci­dad en­cuen­tra cuan­do jue­ga. Pe­ro Blan­ca lo ha vuel­to a ha­cer. Es­tar allí la ha he­cho cam­biar. Aho­ra es du­ra no so­lo fí­si­ca­men­te, tam­bién men­tal­men­te. Ha sa­bi­do adap­tar­se, con­ser­van­do sus pun­tos fuer­tes (de­fen­sa, men­ta­li­dad ga­na­do­ra, jue­go en equi­po) y me­jo­ran­do los dé­bi­les (el ti­ro de tres o la to­ma de de­ci­sio­nes).

No se­rá la me­jor ju­ga­do­ra del equi­po, pe­ro sí una de las más cons­tan­tes y en­tre­ga­das. Por ese flan­co le lle­gó la in­clu­sión en el me­jor quinteto roo­kie de la con­fe­ren­cia.

Las Black Bears de Mai­ne ca­ye­ron en la fi­nal de su con­fe­ren­cia. Pe­ro su vic­to­ria es ha­ber per­se­gui­do un sue­ño, con­ta­gia­das de hu­mil­dad y tra­ba­jo, dos pa­la­bras que Blan­ca siem­pre tie­ne pre­sen­tes.

Silvia Mi­llán es her­ma­na de Blan­ca y ex­com­pa­ñe­ra de equi­po en el Pe­le­tei­ro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.