Jo­sé M. Fer­nán­dez

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Deportes -

El fút­bol no ad­mi­te gri­ses. O blan­co o ne­gro, sin más al­ter­na­ti­vas. Al pa­re­cer, a Unai Emery le to­ca­rá lle­var pa­ra siem­pre el es­tig­ma de una de­rro­ta in­com­pren­si­ble, de un tro­pie­zo pa­ra la his­to­ria; en la mis­ma me­di­da que, ase­gu­ran, Luis En­ri­que ex­hi­bi­rá un triun­fo he­roi­co. De na­da sir­ve pen­sar que Emery, un téc­ni­co que vi­ve con una pa­sión tan en­co­mia­ble co­mo a ve­ces des­me­di­da su pro­fe­sión, di­ri­gie­ra el triun­fo más im­por­tan­te en la his­to­ria del PSG, el nue­vo ri­co que cree que el jue­go tie­ne un pre­cio.

El 4-0 del Par­que de los Prín­ci­pes —ese sí, sin con­di­cio­nan­tes ni edul­co­ran­tes— fue una vic­to­ria úni­ca, un ines­pe­ra­do gol­pe en­ci­ma de la me­sa que quin­ce días des­pués —ade­más de no ad­mi­tir ma­ti­ces, el fút­bol tam­po­co tie­ne me­mo­ria— pa­só de­fi­ni­ti­va­men­te al ol­vi­do.

¿De ver­dad re­sul­ta sen­sa­to res­pon­sa­bi­li­zar a Unai Emery de que su equi­po en­ca­ja­ra tres go­les en ape­nas sie­te mi­nu­tos, tiem­po en el que fue in­ca­paz de dar más de tres pa­ses?, ¿es atri­bui­ble al téc­ni­co vas­co que el ale­mán De­niz Ay­te­kin erra­ra cua­tro o cin­co ac­tua­cio­nes, a la pos­tre, de­ci­si­vas?

En el fon­do, el ma­te­rial con el que se cons­tru­yen las gran­des le­yen­das so­bre el cés­ped sue­le ser una mez­cla in­con­tro­la­ble de erro­res, acier­tos, pa­sión, fe..., así que tam­po­co una ac­tua­ción tan cues­tio­na­ble co­mo la de Ay­te­kin pue­de pri­var a los afi­cio­na­dos cu­lés del de­re­cho a dis­fru­tar de una vic­to­ria úni­ca, del triun­fo con el que se sue­ña al me­nos una vez en la vi­da. Y eso na­da tie­ne que ver con la ca­pa­ci­dad pro­fe­sio­nal de Unai Emery ni con la du­do­sa edu­ca­ción y mal ca­rác­ter de Luis En­ri­que, ese en­tre­na­dor que apro­ve­cha cual­quier oca­sión pa­ra re­cor­dar que el mun­do es­tá en deu­da con él, por más que en es­te ca­so le ha­ya re­ga­la­do un triun­fo que, co­mo la de­rro­ta de Unai, re­sul­te im­pro­ba­ble que al­guien la pue­da co­ci­nar en una pi­za­rra.

Na­da que ob­je­tar a una jor­na­da épi­ca, a no­ven­ta y cin­co mi­nu­tos inol­vi­da­bles, por más que tam­po­co se le pue­da pri­var a Unai Emery de su de­re­cho a que­jar­se por lo que al­gu­nos, en su des­me­di­do afán por di­vi­dir al mun­do en bue­nos y ma­los, ca­li­fi­can de atra­co. El 6-1 no es fru­to de los erro­res del téc­ni­co vas­co en la mis­ma me­di­da que tam­po­co lo es de los acier­tos de Luis En­ri­que. Ni uno ha en­te­rra­do de­fi­ni­ti­va­men­te sus po­si­bi­li­da­des de di­ri­gir a un gran­de ni otro es el nue­vo Sac­chi. Aun­que nos em­pe­ñe­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.