La reali­dad su­pera a Dis­ney

La igle­sia del ta­cón, es­ce­na­rio de bo­das de cuen­to de ha­das

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - El Tiempo -

Quie­nes siem­pre han so­ña­do con una bo­da de cuen­to de ha­das ya tie­nen en Tai­wán un lu­gar de la ta­lla de sus de­seos. En el con­da­do cos­te­ro de Chia­yi, en el pe­que­ño pue­blo de pes­ca­do­res de Bui­dai, so­bre­sa­le un enor­me za­pa­to de ta­cón de cris­tal azul de 17 me­tros de al­to y 11 me­tros de an­cho que es en reali­dad una pe­cu­liar igle­sia cris­tia­na en la que no se ofi­cian mi­sas pe­ro que es­ta­rá des­ti­na­da a ce­le­brar bo­das a par­tir de sep­tiem­bre.

Aun­que a sim­ple vis­ta pa­re­ce un ex­po­nen­te más de las múl­ti­ples cons­truc­cio­nes ar­qui­tec­tó­ni­cas es­tram­bó­ti­cas de Asia, la per­cep­ción cam­bia al co­no­cer el pro­yec­to en el que se en­mar­ca. «Es­te pue­blo siem­pre ha vi­vi­do de la pes­ca, pe­ro en los úl­ti­mos años, la eco­no­mía ha cam­bia­do y he­mos de­ci­di­do apro­ve­char su si­tua­ción jun­to al mar pa­ra tra­tar de ex­plo­tar­lo a ni­vel tu­rís­ti­co», ex­pli­ca a La Voz la pre­si­den­te del con­da­do, He­len Chang. Pa­ra su cons­truc­ción se uti­li­za­ron 320 pa­ne­les de vi­drio y el pre­su­pues­to fi­nal su­pera los 600.000 eu­ros.

Su di­se­ño no se tra­ta de un ca­pri­cho sino que tra­ta de ser un ho­me­na­je pa­ra las mu­je­res de la zo­na que en los años 60 su­frie­ron la «en­fer­me­dad del pie ne­gro». «En aque­llos años, la gen­te be­bía aguas sub­te­rrá­neas con­ta­mi­na­das con ar­sé­ni­co y mu­chas mu­je­res vie­ron co­mo la gan­gre­na obli­ga­ba a ampu­tar­les los pies, aca­ban­do así con su de­seo de ca­sar­se con za­pa­tos de ta­cón. De ahí es­te ho­me­na­je a las mu­je­res del con­da­do», nos cuen­ta Chen-Neng Hsu, di­rec­tor del área. Es­ta igle­sia del ta­cón, co­mo se le de­no­mi­na en la zo­na, es so­lo una par­te de un enor­me com­ple­jo tu­rís­ti­co es­pe­cí­fi­co pa­ra ce­le­brar bo­das, ban­que­tes y se­sio­nes de fo­tos pa­ra los no­vios.

«En Tai­wán se es­tán cons­tru­yen­do mu­chí­si­mos re­sorts pa­ra bo­das. Vie­nen no­vios de Chi­na con­ti­nen­tal y de Filipinas, so­bre to­do. Que­re­mos su­bir­nos a ese tren del tu­ris­mo de bo­das», in­sis­te He­len Chang. De mo­men­to el plan fun­cio­na. Inau­gu­ra­da en 2016, en su pri­mer año ha re­ci­bi­do a más de dos mi­llo­nes y me­dio de vi­si­tan­tes. Aun­que su in­te­rior so­lo al­ber­ga un óleo en el que apa­re­ce pin­ta­da la igle­sia, es­tá pre­vis­to in­cor­po­rar obras de ar­te de te­má­ti­ca fe­me­ni­na. Jun­to al la­go que ro­dea la es­truc­tu­ra, una pa­re­ja de no­vios po­san con mi­ra­di­tas y ges­tos ro­mán­ti­cos pa­ra los fo­tó­gra­fos. «Aca­ba­mos de ca­sar­nos y es una pe­na que to­da­vía no se pue­dan ce­le­brar bo­das aquí por­que es un lu­gar pre­cio­so y muy es­pe­cial», afir­ma eu­fó­ri­ca la no­via, Liu Chian­qi, mien­tras los fo­tó­gra­fos le co­lo­can el ve­lo y le cam­bian el ra­mo. «Va­mos a te­ner unas fo­tos úni­cas», aña­de el novio, Zeng Bohong, sin de­jar de atu­sar­se la pa­ja­ri­ta.

No to­das las opi­nio­nes son tan fa­vo­ra­bles. Po­co des­pués de su inau­gu­ra­ción las re­des so­cia­les se lle­na­ron de crí­ti­cas al con­si­de­rar que es­ta cons­truc­ción cons­ti­tuía una sim­pli­fi­ca­ción del gé­ne­ro fe­me­nino e in­clu­so se ca­li­fi­có de se­xis­ta. El de­ba­te se ha di­lui­do y se oyen más las vo­ces de quie­nes opi­nan que es so­lo una op­ción más pa­ra quie­nes quie­ran sen­tir­se co­mo una prin­ce­sa de pe­lí­cu­la el día de su bo­da.

Una pa­re­ja de no­vios se ha­ce fo­tos fren­te a la igle­sia del ta­cón

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.