Con to­do a fa­vor, Díaz pue­de per­der

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - El Tiempo - En­ri­que Cle­men­te

Su­sa­na Díaz lo ten­dría to­do pa­ra ga­nar las pri­ma­rias: es la pre­si­den­ta de una co­mu­ni­dad de tan­to pe­so co­mo An­da­lu­cía, ga­na elec­cio­nes, cuen­ta con una ges­to­ra a su ser­vi­cio y con el apo­yo de los ba­ro­nes más im­por­tan­tes, los ex­pre­si­den­tes Gon­zá­lez y Za­pa­te­ro y los me­dios de co­mu­ni­ca­ción más in­flu­yen­tes. Sí, tam­bién la res­pal­da eso que se lla­ma el sis­te­ma. En­fren­te, Pe­dro Sánchez lle­vó al PSOE a sus peo­res re­sul­ta­dos his­tó­ri­cos, no tie­ne nin­gún apo­yo in­terno re­le­van­te y so­lo pue­de ape­lar a las ba­ses con un dis­cur­so opor­tu­nis­ta de iz­quier­da. Pat­xi Ló­pez, el can­di­da­to que ten­dría más po­si­bi­li­da­des de reuni­fi­car a un PSOE ro­to, pa­re­ce un me­ro con­vi­da­do de pie­dra. En es­te es­ce­na­rio, la pre­si­den­ta an­da­lu­za de­be­ría arra­sar en las pri­ma­rias. Pe­ro la im­pre­sión, ba­sa­da en al­gu­nas en­cues­tas y la pre­sen­cia ma­si­va en los ac­tos de su ri­val, es que hay par­ti­do. Ya se sa­be que en el PSOE, don­de anida una ve­na ácra­ta y con­tes­ta­ta­ria, las pri­ma­rias las car­ga el dia­blo. ¿Por qué Díaz no tie­ne la vic­to­ria ase­gu­ra­da? En pri­mer lu­gar, por­que la ope­ra­ción que co­man­dó pa­ra de­rro­car a Sánchez (pa­la­bra que em­pleó el pro­pio Ja­vier Fer­nán­dez) ha de­ja­do he­ri­das pro­fun­das. Una par­te de la mi­li­tan­cia no se lo per­do­na. En se­gun­do, por­que el man­tra del «no es no» (aho­ra re­con­ver­ti­do en «sí es sí») si­gue sien­do un ar­ma muy po­de­ro­sa en ma­nos de su ad­ver­sa­rio. En ter­cer tér­mino, por la en­de­blez de su dis­cur­so po­lí­ti­co, po­pu­lis­ta y repleto de tó­pi­cos. En to­do ca­so, es la gran fa­vo­ri­ta. Le fa­vo­re­ce que ha­ya tres can­di­da­tu­ras. Si ven­cie­ra Sánchez, la uni­dad del PSOE se­ría una qui­me­ra, los ba­ro­nes y los po­de­res fác­ti­cos le vol­ve­rían a boi­co­tear y las elec­cio­nes ge­ne­ra­les es­ta­rían ser­vi­das. Pe­ro, aún así, tie­ne po­si­bi­li­da­des de ven­cer. Y es­to es al­go que de­be­ría ha­cer re­fle­xio­nar a Díaz y sus ad­lá­te­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.