A la UE le con­vie­nen dos ve­lo­ci­da­des

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Opinión - XO­SÉ LUÍS BA­RREI­RO RI­VAS

Si es ver­dad que no hay mal que por bien no ven­ga, es po­si­ble que la coin­ci­den­cia de cua­tro des­gra­cias a prio­ri im­por­tan­tes —el Bre­xit, Trump, el cre­ci­mien­to de los po­pu­lis­mos y la ul­tra­de­re­cha, y el ra­ca­neo de al­gu­nos so­cios del Es­te— se con­vier­ta en la se­ñal y el es­tí­mu­lo que ne­ce­si­ta­mos pa­ra re­vi­sar el pro­ce­so de unión, y pa­ra dar el sal­to de cohe­sión que la UE ne­ce­si­ta co­mo agua de ma­yo. El Bre­xit, que en tér­mi­nos ge­ne­ra­les es una enor­me con­tra­rie­dad, nos hi­zo el fa­vor de li­brar­nos de un so­cio que siem­pre fue des­leal, in­so­li­da­rio y rá­cano; que con­vir­tió la ex­cep­ción en re­gla, y que, sir­vien­do de ejem­plo y lí­der a los que quie­ren ser y no ser al mis­mo tiem­po, creó enor­mes des­ajus­tes, im­pul­só un eu­ro­es­cep­ti­cis­mo reac­cio­na­rio y es­té­ril, y fre­nó to­das las ini­cia­ti­vas que ha­brían po­di­do com­ple­tar la obra Maas­tricht, Áms­ter­dam y Lis­boa. Tam­bién Trump —que vino a de­mos­trar que las des­gra­cias nun­ca vie­nen so­las— es­tá po­nien­do en evi­den­cia que el dé­fi­cit de po­lí­ti­cas co­mu­nes de ex­te­rio­res y de­fen­sa es el pro­ble­ma más gra­ve de la UE. Por­que nos im­pi­de ser efi­cien­tes en las po­lí­ti­cas y ne­go­cios in­ter­na­cio­na­les, nos de­ja a mer­ced de es­te ex­tra­ño bár­ba­ro del Nor­te y de su ran­cio na­cio­na­lis­mo yan­qui, y, pa­ra más IN­RI, nos cues­ta mu­cho más en su ac­tual es­truc­tu­ra mi­ni­fun­dis­ta de lo que nos cos­ta­ría ser una gran­de y só­li­da po­ten­cia mi­li­tar y di­plo­má­ti­ca.

Las ul­tra­de­re­chas eu­ro­peas, que, al so­cai­re de la cri­sis, quie­ren extender el vi­rus de la desunión, del na­cio­na­lis­mo de Es­ta­do y de la xe­no­fo­bia, tam­bién es­tán de­jan­do cla­ro que en la desunión cre­cen las ideo­lo­gías más re­gre­si­vas e im­pre­vi­si­bles, y las que re­vi­ven los peo­res re­cuer­dos de una Eu­ro­pa to­ta­li­ta­ria y be­li­cis­ta que ja­más de­be­ría re­pe­tir­se. Fi­nal­men­te, los am­bi­guos so­cios del Es­te, los del ser y no ser al mis­mo tiem­po, que de to­da la nor­ma­ti­va de la UE só­lo in­terio­ri­za­ron el pa­ra­li­zan­te sis­te­ma de de­ci­sio­nes uná­ni­mes, tam­bién nos ha­cen ver que si —pa­ra reforzar las nue­vas ad­he­sio­nes— se­gui­mos ju­gan­do a fa­vor de los que so­lo vi­nie­ron al club pa­ra dis­fru­tar de los ban­que­tes, y en con­tra de los que quie­ren pro­fun­di­zar en la unión, nos va­mos a que­dar con­ver­ti­dos en es­ta­tuas de sal.

La fór­mu­la má­gi­ca pa­ra que to­dos es­tos líos se con­vier­tan en gran­des opor­tu­ni­da­des es, no lo du­den, una UE a dos ve­lo­ci­da­des, en la que to­dos es­tán in­vi­ta­dos y mo­ti­va­dos pa­ra en­trar de pleno de­re­cho en la pri­me­ra, pe­ro en la que a na­die se le va a per­mi­tir ejer­cer de fi­li­bus­te­ro, de ca­ba­llo de Tro­ya de Trump y del eu­ro­es­cep­ti­cis­mo, o de chan­ta­jis­tas pro­fe­sio­na­les que siem­pre es­tán dis­pues­tos a com­pa­re­cer en los re­par­tos pe­ro no en la ta­rea co­mún. Y tan ver­dad es es­to que, si no se ar­ti­cu­lan cuan­to an­tes los dos iti­ne­ra­rios —el del es­fuer­zo y el del ra­ca­neo—, nun­ca lle­ga­re­mos a la me­ta. Y el Bre­xit se­rá —¡Dios no lo quie­ra!— el prin­ci­pio del fin.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.