Vi­llar co­bra­rá de la FIFA una ju­bi­la­ción de 180.000 eu­ros anua­les has­ta el 2040

La can­ti­dad es li­bre de car­gas, por­que to­dos los im­pues­tos que ge­ne­re los pa­ga­rá el or­ga­nis­mo in­ter­na­cio­nal El pre­si­den­te de la Fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la se ha ne­ga­do siem­pre a dar ex­pli­ca­cio­nes so­bre sus in­gre­sos

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Portada - FER­NAN­DO HI­DAL­GO

La pro­pia FIFA se ha­ría car­go ade­más de los im­pues­tos que pu­die­ra ge­ne­rar el plan de pa­gos

No ha­bla de ello. Y mu­cho me­nos en ple­na cam­pa­ña elec­to­ral a la pre­si­den­cia. Y no es de ex­tra­ñar, por­que mien­tras los di­ri­gen­tes de cual­quier club de fút­bol afi­cio­na­do de Es­pa­ña lu­chan a bra­zo par­ti­do pa­ra com­prar unos ba­lo­nes, Án­gel Ma­ría Vi­llar, cuan­do se va­ya de la FIFA en el 2019 (aca­ba su pe­río­do en el Co­mi­té Eje­cu­ti­vo) ten­drá ga­ran­ti­za­do por el or­ga­nis­mo in­ter­na­cio­nal un plan de ju­bi­la­ción de al­re­de­dor de tres mi­llo­nes se­te­cien­tos mil eu­ros. Es de­cir, si el pre­si­den­te de la Fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la de Fút­bol di­ce adiós a su car­go en esa fe­cha, a par­tir de en­ton­ces y du­ran­te 21 años, co­bra­rá una can­ti­dad anual de ca­si 180.000 eu­ros. Por si fue­ra po­co, los im­pues­tos que se pue­dan ge­ne­rar por es­te in­gre­so co­rre­rán por cuen­ta de FIFA.

Vi­llar no es el úni­co be­ne­fi­cia­do por es­te nue­vo es­cán­da­lo. To­dos los miem­bros del Co­mi­té Eje­cu­ti­vo que lle­ven en el mis­mo un mí­ni­mo de ocho años co­bra­rán una im­por­tan­te can­ti­dad anual du­ran­te tan­tos años co­mo ha­yan per­te­ne­ci­do al ór­gano de go­bierno del en­te que ri­ge el fút­bol mun­dial. Si bien es­te pe­rió­di­co ya ha­bía in­for­ma­do en su día de la exis­ten­cia de un plan de ju­bi­la­ción pa­ra los miem­bros de la eje­cu­ti­va, no ha­bían tras­cen­di­do las can­ti­da­des. Aho­ra, en el lau­do del TAS so­bre la re­so­lu­ción que con­fir­mó la in­ha­bi­li­ta­ción de Blat­ter du­ran­te seis años, el pro­ce­so se ex­pli­ca al detalle.

¿Quién de­ci­dió que los 24 miem­bros del Co­mi­té Eje­cu­ti­vo pu­die­ran te­ner un re­ti­ro sin es­tre­che­ces eco­nó­mi­cas? Pues ellos mis­mos. Se­gún el do­cu­men­to pu­bli­ca­do por el TAS: «En mar­zo del 2005, fue pre­sen­ta­do un plan de ju­bi­la­ción en una reunión del Co­mi­té Eje­cu­ti­vo de la FIFA. El ex­di­rec­tor fi­nan­cie­ro y sub­di­rec­tor se­cre­ta­rio ge­ne­ral, Mr. Katt­ner, tes­ti­fi­có du­ran­te la vis­ta que él es­tu­vo en la reunión y que es­ta­ba pre­sen­te cuan­do se tra­tó es­te te­ma. El plan de ju­bi­la­ción pre­sen­ta­do al Co­mi­té Eje­cu­ti­vo de la FIFA los días 7 y 8 de mar­zo obe­de­ce, en­tre otras, a las si­guien­tes nor­mas:

Des­de el 1 de enero de 2005 en ade­lan­te, se lle­va­rá a ca­bo un pa­go anual de ju­bi­la­ción pa­ra los miem­bros de lar­go ser­vi­cio del Co­mi­té Eje­cu­ti­vo de la FIFA que se ju­bi­len en el 2005 o des­pués de es­ta fe­cha.

Pa­ra po­der te­ner de­re­cho a es­te pa­go, el miem­bro del Co­mi­té Eje­cu­ti­vo de la FIFA que ha­ya to­ma­do po­se­sión en el Con­gre­so de la FIFA tie­ne que ha­ber ser­vi­do por lo me­nos 8 años.

Katt­ner ex­pli­có que es­to no era un fon­do de pen­sio­nes, sino más bien un plan de ju­bi­la­ción. Ex­pli­có que no ha­bía una re­gu­la­ción por lo que res­pec­ta al plan de ju­bi­la­ción, y que la FIFA lo pre­sen­tó por­que la UEFA tam­bién lo te­nía, que con­sis­tía en pa­gar ca­da año a los miem­bros ju­bi­la­dos de su Co­mi­té Eje­cu­ti­vo una can­ti­dad equi­va­len­te al 3 % de sus suel­dos fi­na­les anua­les, mul­ti­pli­ca­do por el nú­me­ro de años en ser­vi­cio en di­cho Co­mi­té, con un mí­ni­mo re­que­ri­do de 8 años de ser­vi­cio».

La re­so­lu­ción del TAS ex­pli­ca los pa­gos de la ju­bi­la­ción po­nien­do a Pla­ti­ni co­mo ejem­plo. Con­tan­do 1998 co­mo la fe­cha en la que el fran­cés en­tró en la eje­cu­ti­va, has­ta el 2015, fe­cha de su sa­li­da, ha­bría es­ta­do 17 años. Y te­nien­do en cuen­ta que su úl­ti­ma re­mu­ne­ra­ción por su pues­to era de 281.000 eu­ros (li­bres de im­pues­tos), al ex­pre­si­den­te de la UEFA le co­rres­pon­de­rían co­brar 143.000 eu­ros anua­les du­ran­te 17 años. La can­ti­dad to­tal a co­brar por el ga­lo al­can­za­ría ca­si los dos mi­llo­nes y me- dio de eu­ros.

Aun­que to­dos los miem­bros del Co­mi­té Eje­cu­ti­vo de la FIFA (hoy ha cam­bia­do de nom­bre y pa­sa a lla­mar­se Con­se­jo FIFA) se han be­ne­fi­cia­do de es­te es­cán­da­lo, Vi­llar es uno de los que más di­ne­ro, sino el que más, va a ga­nar. El di­ri­gen­te bil­baíno en­tró en el ór­gano de go­bierno de la FIFA en 1998. Y tie­ne el pues­to ase­gu­ra­do, siem­pre y cuan­do no me­die una in­ha­bi­li­ta­ción, has­ta el 2019. Es de­cir, 21 años. Du­ran­te ese tiem­po, siem­pre ha co­bra­do una im­por­tan­te can­ti­dad so­lo por os­ten­tar el car­go y asis­tir a un mí­ni­mo de dos reunio­nes anua­les. En el úl­ti­mo in­for­me eco­nó­mi­co he­cho pú­bli­co por la fe­de­ra­ción in­ter­na­cio­nal de fút­bol fi­gu­ra un pa­go a los miem­bros de la eje­cu­ti­va de 281.000 eu­ros li­bres de im­pues­tos, es­to quie­re de­cir que en reali­dad la can­ti­dad es su­pe­rior a los 350.000.

A es­te di­ne­ro ha­bría que aña­dir­le unas ju­go­sas die­tas que, se­gún al­gu­nas fuen­tes, son de al­re­de­dor de tres­cien­tos eu­ros dia­rios, to­do ello te­nien­do en cuen­ta que, ade­más, to­dos los gas­tos los tie­ne cu­bier­tos, alo­ján­do­se en ho­te­les de gran lu­jo, y dis­po­nien­do de chó­fer y au­to­mó­vil de al­ta ga­ma y vue­los en pri­me­ra cla­se.

A pe­sar de que tras la lle­ga­da de Gian­ni In­fan­tino a la FIFA ha cam­bia­do sus­tan­cial­men­te la go­ber­nan­za y la trans­pa­ren­cia del en­te in­ter­na­cio­nal, to­da­vía que­dan ves­ti­gios del pa­sa­do, co­mo el pro­pio Vi­llar, y es­te es­can­da­lo­so plan de ju­bi­la­ción, que se­gún el úl­ti­mo in­for­me que fi­gu­ra en la web de la FIFA si­gue fun­cio­nan­do, pa­ra dis­fru­te de unos di­ri­gen­tes que en­con­tra­ron en el fút­bol una fuen­te es­pec­ta­cu­lar de in­gre­sos y de ca­li­dad de vi­da.

BE­NI­TO OR­DÓ­ÑEZ

Vi­llar, du­ran­te la ce­le­bra­ción de una asam­blea de la Fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la de Fút­bol.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.