La con­de­na por desobe­dien­cia abo­ca a Ar­tur Mas al fin de su ca­rre­ra po­lí­ti­ca

La sen­ten­cia de­cla­ra que ig­no­ró al Cons­ti­tu­cio­nal de for­ma pa­ten­te, cla­ra y ca­pri­cho­sa

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Portada - 16 a 18

Ar­tur Mas y su Go­bierno «per­vir­tie­ron los prin­ci­pios de­mo­crá­ti­cos», «que­bra­ron» la re­gla bá­si­ca de su­mi­sión a la ley, im­pres­cin­di­ble pa­ra una «con­vi­ven­cia pa­cí­fi­ca», y «al­te­ra­ron en tér­mi­nos inacep­ta­bles el nor­mal fun­cio­na­mien­to del Es­ta­do de de­re­cho» cuan­do ig­no­ra­ron de for­ma «pa­ten­te, cla­ra y ca­pri­cho­sa» la sus­pen­sión del Cons­ti­tu­cio­nal y ce­le­bra­ron la con­sul­ta so­be­ra­nis­ta del 9N del 2014, que fue una prue­ba pi­lo­to del re­fe­ren­do que Junts pel Sí y la CUP pre­ten­den ce­le­brar es­te año en sep­tiem­bre. Por ello, el Tri­bu­nal Su­pe­rior de Jus­ti­cia de Ca­ta­lu­ña con­de­nó ayer a Mas y a dos de sus ex­con­se­je­ras, Joa­na Or­te­ga e Ire­ne Ri­gau, por el de­li­to de desobe­dien­cia, mien­tras que los ab­sol­vió del de­li­to de pre­va­ri­ca­ción. La sen­ten­cia, adop­ta­da por una­ni­mi­dad de los tres jue­ces, cas­ti­ga a Mas a dos años de in­ha­bi­li­ta­ción pa­ra ejer­cer car­go pú­bli­co, por lo que no po­drá ser can­di­da­to elec­to­ral, co­mo pre­ten­día, e im­po­ne una pe­na de un año y nue­ve me­ses de in­ha­bi­li­ta­ción a Or­te­ga, y un año y me­dio a Ri­gau, la úni­ca de los tres que ocu­pa aho­ra un car­go elec­to (dipu­tada au­to­nó­mi­ca).

Una ho­ra des­pués de co­no­cer la sen­ten­cia, los tres ex­miem­bros del Go­bierno ca­ta­lán anun­cia­ron que re­cu­rri­rán un fa­llo que re­ci­bie­ron con «ple­na se­re­ni­dad y ple­na dis­con­for­mi­dad». Su in­ten­ción es acu­dir al Su­pre­mo, que tie­ne pen­dien­te el fa­llo con­tra Fran­cesc Homs por su ac­tua­ción co­mo con­se­je­ro de la Pre­si­den­cia du­ran­te la mis­ma cau­sa del 9N. Eso sí, los tres lí­de­res na­cio­na­lis­tas ya die­ron ca­si por des­con­ta­do que el Su­pre­mo no re­ba­ja­rá la pe­na, y re­cu­rri­rán la sen­ten­cia has­ta las úl­ti­mas ins­tan­cias, en es­te ca­so los tri­bu-

na­les eu­ro­peos, que, des­de su óp­ti­ca se­ce­sio­nis­ta, con­si­de­ran que son más neu­tra­les que los es­pa­ño­les. Mas ca­li­fi­có el fa­llo, que le con­de­na tam­bién al pa­go de una mul­ta de 36.500 eu­ros, y de 30.000 a Or­te­ga y 24.000 a Ri­gau, de es­tar co­gi­do con «fór­ceps».

Sin em­bar­go, la con­de­na es mu­cho más le­ve que la que pe­día la Fis­ca­lía, que re­cla­ma­ba diez años de in­ha­bi­li­ta­ción por desobe­dien­cia y pre­va­ri­ca­ción pa­ra Mas y nue­ve pa­ra las ex­con­se­je­ras. Una re­ba­ja que su­po­ne un aci­ca­te pa­ra el mo­vi­mien­to in­de­pen­den­tis­ta, que se con­ju­ró pa­ra no dar un pa­so atrás e in­sis­tir en el desafío, a pe­sar de que los di­ri­gen­tes so­be­ra­nis­tas ya co­no­cen cuá­les son las con­se­cuen­cias de lo que ellos siem­pre han ca­li­fi­ca­do co­mo «po­ner las ur­nas».

Pa­ra el tri­bu­nal, Mas, Or­te­ga y Ri­gau co­me­tie­ron un de­li­to de desobe­dien­cia

a una re­so­lu­ción del Cons­ti­tu­cio­nal que sus­pen­día la con­sul­ta. «A pe­sar de te­ner un per­fec­to co­no­ci­mien­to del con­te­ni­do y efec­tos de la pro­vi­den­cia de 4 de no­viem­bre del 2014 del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal, el en­ton­ces pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat no hi­zo na­da» pa­ra abor­tar la vo­ta­ción, di­ce la sen­ten­cia.

Cin­co días

El jui­cio del 9N pu­so el fo­co en cin­co días del 2014. Los que trans­cu­rrie­ron des­de que el 4 de no­viem­bre, cuan­do el Cons­ti­tu­cio­nal dic­tó un au­to por el que anu­ló la con­sul­ta, has­ta el día 9, la jor­na­da de vo­ta­ción, en la que par­ti­ci­pa­ron 2,3 mi­llo­nes de ca­ta­la­nes (me­nos del 35 % del cen­so), que se ma­ni­fes­ta­ron de ma­ne­ra ma­yo­ri­ta­ria (80 %) a fa­vor de la in­de­pen­den­cia.

La con­sul­ta ori­gi­nal con­vo­ca­da

por Mas ha­bía mu­ta­do a pro­ce­so par­ti­ci­pa­ti­vo, no te­nía efec­tos ju­rí­di­cos, ni tam­po­co to­das las ga­ran­tías de­mo­crá­ti­cas que exi­ge una vo­ta­ción, da­do que las me­sas las ges­tio­na­ban vo­lun­ta­rios, pe­ro aun así el Cons­ti­tu­cio­nal or­de­nó su pa­ra­li­za­ción. En cam­bio, Mas no so­lo hi­zo ca­so omi­so al tri­bu­nal, sino que «dis­pu­so lo ne­ce­sa­rio pa­ra que pro­si­guie­ran las ac­tua­cio­nes» y man­tu­vo «los con­tra­tos de apro­vi­sio­na­mien­to de los ma­te­ria­les y equi­pa­mien­to ne­ce­sa­rio» pa­ra la vo­ta­ción del 9N, lo que lle­va al tri­bu­nal a ver pro­ba­do que los tres acu­sa­dos in­cu­rrie­ron en el de­li­to de desobe­dien­cia.

Des­de el se­ce­sio­nis­mo die­ron la má­xi­ma tras­cen­den­cia his­tó­ri­ca a la sen­ten­cia, por el he­cho de que es el pri­mer pre­si­den­te ca­ta­lán in­ha­bi­li­ta­do en 40 años de de­mo­cra­cia. Pe­ro so­bre to­do por­que, si­tuan­do el fa­llo en el con­tex­to del pro­ce­so ca­ta­lán, se co­bra sus pri­me­ras víc­ti­mas en for­ma de már­ti­res y lle­va a los di­ri­gen­tes so­be­ra­nis­tas a pre­sen­tar a Es­pa­ña co­mo un Es­ta­do con una de­mo­cra­cia dé­bil, lo que a su jui­cio ha­ce más inevi­ta­ble el ac­tual pro­ce­so de rup­tu­ra. Mas car­gó con­tra el Es­ta­do es­pa­ñol por «per­se­guir» pe­nal­men­te a los par­ti­da­rios de la in­de­pen­den­cia. «Es­pa­ña —di­jo— tie­ne una de­mo­cra­cia de fe­ria», y com­ple­men­tó: «La ley no es igual pa­ra to­dos». Pi­dió fir­me­za y de­ter­mi­na­ción a Puig­de­mont pa­ra lle­gar has­ta el fi­nal con el re­fe­ren­do.

La res­pues­ta del pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat no se hi­zo es­pe­rar. Ni un pa­so atrás por­que, a su en­ten­der, la sen­ten­cia es­ti­mu­la y re­fuer­za al pro­ce­so. «Lo que ha con­de­na­do la Jus­ti­cia es­pa­ño­la lo in­dul­ta­rá la ciu­da­da­nía vo­tan­do en un re­fe­ren­do que sin lu­gar a du­das se va a ce­le­brar en Ca­ta­lu­ña», di­jo.

Q. GAR­CÍA EFE

Mas, acom­pa­ña­do de Puig­de­mont tras co­no­cer el fa­llo, di­jo que «la ley no es igual pa­ra to­dos».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.