Ons y Cíes vuel­ven a ser­vir de hogar a un gru­po de nu­trias en pe­río­do de re­pro­duc­ción

Los in­for­mes cien­tí­fi­cos del Par­que Na­cio­nal cons­ta­tan que es­te ma­mí­fe­ro se re­pro­du­ce en es­tos ám­bi­tos des­de el 2010

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Portada - MAR­COS GA­GO

Las nu­trias han vuel­to a es­ta­ble­cer­se en to­das las is­las atlán­ti­cas. Gru­pos fa­mi­lia­res han en­con­tra­do un hogar don­de vi­vir, re­pro­du­cir­se y criar a sus pe­que­ños en las is­las de Ons y Cíes. La úl­ti­ma vez que es­to pa­só eran los años se­ten­ta, des­apa­re­cien­do de am­bos ar­chi­pié­la­gos en los ochen­ta del si­glo pa­sa­do. En el ám­bi­to de Illas Atlán­ti­cas, so­lo Sál­vo­ra pue­de ha­cer ga­la de una pre­sen­cia prác­ti­ca­men­te inin­te­rrum­pi­da to­dos es­tos años.

Has­ta el 2004, la es­pe­cie no vol­vió a de­jar­se ver por las rías de Pon­te­ve­dra y Vi­go. Por di­ver­sas ra­zo­nes, en­tre ellas la me­jo­ría de la ca­li­dad de los me­dios acuá­ti­cos, la nu­tria ha ido re­po­blan­do po­co a po­co sus an­ti­guos te­rri­to­rios. A par­tir del 2009 se com­prue­ba su re­gre­so a Ons y a las is­las de Fa­ro y San Mar­ti­ño en Cíes. «Es­ta si­tua­ción su­xi­re que as lon­tras pa­sa­ron pro­gre­si­va­men­te des­de as cos­tas pró­xi­mas ás illas», re­la­ta el di­rec­tor del par­que, Jo­sé An­to­nio Fer­nán­dez. «Es­ta co­ne­xión man­ten­se na ac­tua­li­da­de, es­tan­do li­ga­das as po­boa­cións do Par­que coas da cos­ta pró­xi­ma». Es un es­ce­na­rio óp­ti­mo, por­que al re­te­ner es­ta re­la­ción en­tre el con­ti­nen­te y los en­cla­ves in­su­la­res, las po­bla­cio­nes de nu­trias de Illas Atlán­ti­cas son más via­bles que si se tra­ta­se de fa­mi­lias o in­di­vi­duos ais­la­dos. El buen es­ta­do de sa­lud de las po­bla­cio­nes en el in­te­rior de las rías su­po­ne una ga­ran­tía pa­ra su con­ti­nui­dad y ex­pan­sión en las is­las.

En la ac­tua­li­dad, en el Par­que Na­cio­nal, se rea­li­zan re­gu­lar­men­te es­tu­dios de fo­to­tram­peo. Pa­ra es­te fin, se uti­li­zan cá­ma­ras au­to­má­ti­cas que se dis­pa­ran al de­tec­tar el mo­vi­mien­to de los ani­ma­les. Es el sis­te­ma que ha per­mi­ti­do co­no­cer la dis­tri­bu­ción y la com­po­si­ción de la po­bla­ción de es­te ma­mí­fe­ro. Es­tos es­tu­dios cien­tí­fi­cos son fi­nan­cia­dos y coor­di­na­dos por el Par­que Na­cio­nal, con un tra­ba­jo de cam­po del que se ocu­pa el bió­lo­go Ra­fael Ro­me­ro, es­pe­cia­lis­ta en es­ta es­pe­cie.

Sie­te años de ob­ser­va­cio­nes

Una de las con­clu­sio­nes de es­tos tra­ba­jos es la cons­ta­ta­ción de que las nu­trias se re­pro­du­cen en to­das las is­las des­de el 2010 y que lo han se­gui­do ha­cien­do ca­da año has­ta la ac­tua­li­dad. «Exis­ten in­di­vi­duos re­pro­du­to­res en to­das Las cá­ma­ras del Par­que cap­ta­ron es­ta pa­re­ja en Cíes.

elas, e pro­ba­ble­men­te o ta­ma­ño me­dio da ca­ma­da se­xa pró­xi­mo a dúas crías», aña­de el di­rec­tor de Illas Atlán­ti­cas.

En la ac­tua­li­dad, y tén­ga­se en cuen­ta de que la nu­tria es un ani­mal es­cu­rri­di­zo y tí­mi­do an­te la pre­sen­cia hu­ma­na, se pue­de con­fir­mar la exis­ten­cia de dos gru­pos fa­mi­lia­res en las is­las de Fa­ro y Mon­tea­gu­do, en Cíes, ade­más de otro en Ons y la pre­sen­cia con­ti­nua­da en Sál­vo­ra.

En Cíes, uno de es­tos gru­pos es­tá for­ma­do por dos ejem­pla­res, dos crías y su ma­dre, y el otro por un adul­to, pro­ba­ble­men­te una hem­bra, con crías, y un ejem­plar jo­ven. En Sál­vo­ra, co­mo ya se in­di­có, «a re­pro­du­ción das lon­tras púi­do­se com­pro­bar de ma­nei­ra ca­se inin­te­rrom­pi­da nos úl­ti­mos anos», se­ña­ló Fer­nán­dez. En el ca­so de Ons, los cien­tí­fi­cos con­si­de­ran que re­si­de al me­nos otro

gru­po fa­mi­liar, for­ma­do por una hem­bra con crías y al­gún ma­cho.

En el con­tex­to del Par­que Na­cio­nal, las nu­trias ocu­pan y uti­li­zan to­dos los há­bi­tats li­to­ra­les exis­ten­tes. Es­tá to­da­vía por de­ter­mi­nar la im­por­tan­cia de ca­da uno de es­tos há­bi­tats pa­ra la su­per­vi­ven­cia de es­te ma­mí­fe­ro en es­tos en­cla­ves in­su­la­res. Los tra­ba­jos cien­tí­fi­cos en mar­cha se es­pe­ra que pue­dan re­sol­ver al­gu­nas de es­tas cla­ves.

De ma­ne­ra pro­vi­sio­nal y con la in­for­ma­ción re­ca­ba­da has­ta el mo­men­to, se po­dría de­cir que las cos­tas ro­co­sas y no acan­ti­la­das, son muy im­por­tan­tes pa­ra las nu­trias. Pro­ba­ble­men­te cons­ti­tu­yan las prin­ci­pa­les zo­nas de ali­men­ta­ción y qui­zás tam­bién de re­pro­duc­ción. Es­tos son al­gu­nos de los as­pec­tos en los que in­ci­di­rán los es­tu­dios que se es­tán lle­van­do a ca­bo en la to­ta­li­dad del Par­que.

ILLAS ATLÁN­TI­CAS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.