El hom­bre que acu­mu­la dos impu­tacio­nes por ac­ci­den­tes

Cor­ta­bi­tar­te, re­le­va­do de su car­go se­ma­nas an­tes del si­nies­tro, tam­bién es­tá in­ves­ti­ga­do por una co­li­sión en Aré­va­lo

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - A Fondo - PA­BLO GON­ZÁ­LEZ

Es evi­den­te que te­ner la res­pon­sa­bi­li­dad de la se­gu­ri­dad en la cir­cu­la­ción en el ADIF es una pa­ta­ta ca­lien­te. Es bas­tan­te pro­ba­ble que el res­pon­sa­ble de es­te ám­bi­to sea el pri­me­ro en ser se­ña­la­do cuan­do hay un ac­ci­den­te fe­rro­via­rio, de ahí la cos­tum­bre de los pre­si­den­tes del ad­mi­nis­tra­dor fe­rro­via­rio de de­le­gar to­das es­tas res­pon­sa­bi­li­da­des en el di­rec­tor de Se­gu­ri­dad en la Cir­cu­la­ción. Ale­gan que es un car­go emi­nen­te­men­te téc­ni­co, ale­ja­do muy a me­nu­do de la for­ma­ción y los co­no­ci­mien­tos de los su­ce­si­vos pre­si­den­tes del ADIF, car­gos po­lí­ti­cos de con­fian­za es­pe­cia­li­za­dos, por lo ge­ne­ral, en la ges­tión eco­nó­mi­ca.

An­drés Ma­ría Cor­ta­bi­tar­te no pa­re­ce un ti­po que se ami­la­ne an­te la car­ga de esa res­pon­sa­bi­li­dad. Lo de­mos­tró re­cien­te­men- te cuan­do de­cla­ró co­mo ex­per­to en se­gu­ri­dad fe­rro­via­ria y pe­ri­to en la reaper­tu­ra de la co­mi­sión de in­ves­ti­ga­ción por el ac­ci­den­te del me­tro de Va­len­cia, otro des­ca­rri­la­mien­to que en ju­lio del 2006 pro­vo­có 43 muer­tos. Ha­bló muy cla­ro, co­mo esas per­so­nas que dis­po­nen de un ca­pa­ra­zón que los aís­lan del do­lor de fon­do, en un ca­so don­de tam­bién ha­bía una cur­va y una au­sen­cia de me­di­das pa­lia­ti­vas pa­ra en­cau­zar po­si­bles erro­res hu­ma­nos.

El ca­fé y el azú­car

«To­dos los ac­ci­den­tes son evi­ta­bles a pos­te­rio­ri. De to­dos apren­de­mos», di­jo en­ton­ces. A la pre­gun­ta de si la se­gu­ri­dad en ese pun­to del me­tro era me­jo­ra­ble, res­pon­dió con cier­to ci­nis­mo: «Si po­ne­mos más azú­car en el ca­fé siem­pre se­rá más dul­ce». Y a con­ti­nua­ción aña­dió: «No me ca­be en la ca­be­za que si en un tra­mo es pre­vi­si­ble un ac­ci­den­te na­die pon­ga los me­dios pa­ra evi­tar­lo [...]. Si a mí me denuncian un pun­to ne­gro, cla­ro que lo pro­te­jo».

Se­gún el juez, el avi­so del pun­to ne­gro, en el ca­so de An­grois, es­ta­ba en el re­gis­tro de ries­gos que le tras­la­da­ron las em­pre­sas que ins­ta­la­ron la se­gu­ri­dad y la se­ña­li­za­ción en la lí­nea. Aun­que tam­bién hu­bo un avi­so pos­te­rior, el del je­fe de ma­qui­nis­tas de Ou­ren­se, Jo­sé Ra­món Igle­sias Ma­zai­ra, que se que­ja­ba de la fal­ta de me­di­das de se­gu­ri­dad en la cur­va, pe­ro na­die aten­dió su avi­so.

Aho­ra el juez le re­cri­mi­na no ha­ber echa­do más azú­car a ese ca­fé de An­grois, y le impu­ta 80 ho­mi­ci­dios im­pru­den­tes. No es la úni­ca cau­sa en la que Cor­ta­bi­tar­te es­tá sien­do in­ves­ti­ga­do. Tam­bién le res­pon­sa­bi­li­zan del ac­ci­den­te fe­rro­via­rio de Aré­va­lo, don­de la co­li­sión de dos tre­nes de mer­can­cías cau­só la muer­te de un ma­qui­nis­ta el 26 de mar­zo del 2010. En es­te ca­so se le acu­sa de per­mi­tir prue­bas en las ins­ta­la­cio­nes de se­ña­li­za­ción del en­cla­va­mien­to de Aré­va­lo mien­tras los tre­nes es­ta­ban cir­cu­lan­do. Es­to pro­vo­có un error en la se­ñal —que es­ta­ba en ver­de, vía li­bre— y no avi­só por tan­to al ma­qui­nis­ta de que ha­bía otro tren en la mis­ma vía.

Cor­ta­bi­tar­te fue el res­pon­sa­ble de la se­gu­ri­dad fe­rro­via­ria des­de el 2006 has­ta el 2013 y aho­ra es sub­di­rec­tor de In­no­va­ción y Desa­rro­llo Tec­no­ló­gi­co de la em­pre­sa pú­bli­ca, pues fue ce­sa­do un mes an­tes del ac­ci­den­te de An­grois. En su mano es­tá aho­ra acla­rar por qué no se pro­te­gió es­te pun­to ne­gro y por qué au­to­ri­zó en ju­nio del 2012 la des­co­ne­xión del ERTMS em­bar­ca­do en el Al­via sin aten­der a las re­co­men­da­cio­nes del fa­bri­can­te.

X. A. SO­LER

Cor­ta­bi­tar­te, cuan­do acu­dió a los juz­ga­dos de San­tia­go en ma­yo del 2014 pa­ra ne­gar­se a de­cla­rar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.