Por aquí ha­bía que em­pe­zar

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - A Fondo - Xo­sé C. Fer­nán­dez

El nue­vo au­to ju­di­cial so­bre el ac­ci­den­te de An­grois se­ña­la a un téc­ni­co de al­ta gra­dua­ción del ADIF co­mo in­ves­ti­ga­do pa­ra di­lu­ci­dar las cau­sas con­cu­rren­tes que per­mi­tie­ron que su­ce­die­se el gra­ve ac­ci­den­te, ade­más de la res­pon­sa­bi­li­dad del ma­qui­nis­ta. De­be­mos re­cor­dar que los tre­nes de al­ta ve­lo­ci­dad no cir­cu­lan ba­jo la so­la res­pon­sa­bi­li­dad de su con­duc­tor, sino que tran­si­tan den­tro de un sis­te­ma que per­mi­te y ga­ran­ti­za que aque­llos rue­den con se­gu­ri­dad su­fi­cien­te pa­ra con­ser­var el vehícu­lo y la vi­da de los via­je­ros. El tiem­po con­fir­ma que la vía ins­truc­to­ra más útil es la que aho­ra se em­pren­de, afron­tar de for­ma di­rec­ta por qué ese tren, en con­di­cio­nes pre­ca­rias, te­nía au­to­ri­za­ción pa­ra cir­cu­lar por una lí­nea que no dis­po­nía de los sis­te­mas con que fue pro­yec­ta­da. Ha­ber di­ri­gi­do las impu­tacio­nes ha­cia res­pon­sa­bles de la cú­pu­la em­pre­sa­rial sin dis­po­ner de ele­men­tos di­rec­tos re­la­cio­na­dos con el ac­ci­den­te, ade­más de pér­di­da de tiem­po, era des­en­ca­de­nar —co­mo así su­ce­dió— que los más po­de­ro­sos uti­li­za­sen los me­dios del Es­ta­do (y nues­tro di­ne­ro) pa­ra de­fen­der­se y elu­dir cual­quier res­pon­sa­bi­li­dad di­rec­ta so­bre el ac­ci­den­te.

Aho­ra el téc­ni­co in­ves­ti­ga­do tie­ne la opor­tu­ni­dad de re­la­tar su ver­dad. Si en con­cien­cia se con­si­de­ra el úni­co ar­tí­fi­ce de per­mi­tir que un tren al que acom­pa­ñan sos­pe­chas de no cum­plir los re­qui­si­tos de homologación, cir­cu­lan­do sin el sis­te­ma de se­gu­ri­dad ERTMS ac­ti­va­do, fue­se au­to­ri­za­do a tran­si­tar por un tra­mo de vía sin fi­na­li­zar y fal­to del sis­te­ma de se­gu­ri­dad pro­yec­ta­do, sin se­ña­li­za­ción y ba­li­za­mien­to pa­lia­ti­vos que com­pen­sa­sen di­chas ca­ren­cias.

Pa­re­cen mu­chas res­pon­sa­bi­li­da­des acu­mu­la­das en una so­la per­so­na, por muy com­pe­ten­te que sus su­pe­rio­res le con­si­de­ra­sen, en una em­pre­sa en que ca­da uno co­bra por la par­te alí­cuo­ta de sus de­ci­sio­nes. De­be­mos es­pe­rar que el afo­ris­mo marinero —que ca­da pa­lo que aguan­te su ve­la— ha­ga aflo­rar el en­tra­ma­do que pro­pi­ció ta­ma­ño des­a­gui­sa­do, y las ra­zo­nes que mo­vie­ron a unos y otros con des­pre­cio de la vi­da de quie­nes con­fia­mos en el Es­ta­do pa­ra via­jar.

En ho­nor al co­lec­ti­vo de Víc­ti­mas del Al­via 04155, es de jus­ti­cia re­co­no­cer su em­pe­ño en lle­gar a co­no­cer la ver­dad que se es­con­de tras es­ta tra­ge­dia, lle­van­do su lu­cha has­ta el mis­mo co­ra­zón de las ins­ti­tu­cio­nes eu­ro­peas, cuan­do en Es­pa­ña no han con­ta­do con nin­gún apo­yo por par­te de la Ad­mi­nis­tra­ción ni del Go­bierno. Ese em­pe­ño y el pro­nun­cia­mien­to de Bru­se­las, no de­be­mos du­dar­lo, se ha­llan en la raíz del nue­vo rum­bo de la in­ves­ti­ga­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.