Ou­bi­ña cru­za la puer­ta gi­ra­to­ria

El nar­co de­ja la cár­cel y en­tra en un cen­tro de in­ser­ción, pa­so pre­vio a su li­ber­tad de­fi­ni­ti­va

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Galicia - JA­VIER RO­ME­RO

El mis­mo Es­ta­do de de­re­cho que lo in­ves­ti­gó, per­si­guió, juz­gó y en­car­ce­ló, lo de­vol­vió ayer a la so­cie­dad con el com­pro­mi­so de que se so­me­ta a una fa­se de tran­si­ción an­tes de re­cu­pe­rar la li­ber­tad de­fi­ni­ti­va, pre­vis­ta pa­ra den­tro un año y seis me­ses, que es el tiem­po que le que­da por cum­plir de su úl­ti­ma con­de­na ju­di­cial (mo­ti­va­da por un de­li­to de blan­queo de ca­pi­ta­les y des­pués de cum­plir tres con­de­nas por trá­fi­co de ha­chís). Lau­reano Ou­bi­ña di­jo adiós, so­bre las nue­ve de la ma­ña­na, a la pri­sión de Na­val­car­ne­ro (Ma­drid), en la que ha vi­vi­do des­de el 2014. Y la úl­ti­ma a la que es­pe­ra vol­ver tras 21 años en­tre re­jas con idas y ve­ni­das.

Ou­bi­ña hi­zo el pa­seí­llo pre­vio a la sa­li­da de Na­val­car­ne­ro acom­pa­ña­do por el ca­pe­llán del pe­nal, per­so­na cla­ve, gra­cias al pues­to de tra­ba­jo que le con­si­guió en un cen­tro de aco­gi­da de in­mi­gran­tes, pa­ra que el arou­sano ob­tu­vie­ra el ter­cer gra­do. Bien abri­ga­do, con una gran bol­sa de via­je y apa­ren­te­men­te tran­qui­lo, se mon­tó en el co­che del sa­cer­do­te pa­ra, an­tes de per­der­se por la red via­ria ma­dri­le­ña, de­mos­trar que los años de reo no han fre­na­do su mar­ca­do ca­rác­ter.

El cen­tro de in­ser­ción so­cial (CIS) de Al­ca­lá Me­co se­rá su nue­va ca­sa, pe­ro a ra­tos. Ayer com­ple­tó el pa­pe­leo de ac­ce­so, acom­pa­ña­do por su abo­ga­do en to­do mo­men­to, y pa­só la pri­me­ra no­che. El arou­sano no po­drá sa­lir a la ca­lle has­ta que ma­ña­na, por la ma­ña­na, se reúna la jun­ta del CIS pa­ra dar el vis­to bueno de­fi­ni­ti­vo a su nue­vo tra­ba­jo,

los ho­ra­rios de en­tra­da y sa­li­da y los per­mi­sos de fin de se­ma­na. En el ca­so de que to­do avan­ce se­gún lo pre­vis­to, Ou­bi­ña po­drá em­pe­zar a tra­ba­jar en el cen­tro de aco­gi­da pa­ra in­mi­gran­tes el jue­ves o el vier­nes.

El nue­vo plan de vi­da de Ou­bi­ña in­clu­ye una jor­na­da la­bo­ral de seis a ocho ho­ras de lu­nes a vier­nes. En esos días, y en fun­ción de la car­ga de tra­ba­jo, po­drá te­ner un má­xi­mo de tres ho­ras en ca­da jor­na­da pa­ra asun­tos

par­ti­cu­la­res, pe­ro siem­pre sin aban­do­nar la co­mu­ni­dad de Ma­drid. El sá­ba­do y el do­min­go ten­drá li­ber­tad de mo­vi­mien­tos, y dor­mi­ría en su ca­sa.

Ré­gi­men dis­ci­pli­na­rio

Lau­reano Ou­bi­ña ten­drá nue­vas obli­ga­cio­nes en el CIS, pe­ro mu­cho más la­xas que las ya vi­vi­das en cual­quier pri­sión. Lo pri­me­ro es que vi­vi­rá en una ha­bi­ta­ción com­par­ti­da, y no en una cel­da. Ade­más, de­ja­rá de la­var su pro­pia le­tri­na. Los ho­ra­rios en el día a día se­rán mu­cho más fle­xi­bles, po­drá ha­cer de­por­te en un gim­na­sio, leer la pren­sa o li­bros en la bi­blio­te­ca y ha­cer cur­sos de ma­nua­li­da­des o de in­for­má­ti­ca, pe­ro siem­pre sin te­ner ac­ce­so a In­ter­net. Tam­bién pue­de ver la te­le­vi­sión, al­go que ayer ya le cau­só el pri­mer en­fa­do al oír en un pro­gra­ma de un co­no­ci­do ca­nal que se re­fe­rían a él co­mo el «rey de la co­caí­na», dro­ga por la que nun­ca fue con­de­na­do.

BE­NI­TO ORDOÑEZ

Lau­reano Ou­bi­ña, ayer a su sa­li­da del pe­nal de Na­val­car­ne­ro, en Ma­drid.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.