Ocho mu­je­res y un hom­bre in­te­gran el ju­ra­do en el ca­so del ase­si­na­to de la pe­re­gri­na De­ni­se

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Galicia -

Ocho mu­je­res y un hom­bre, y otras dos mu­je­res co­mo su­plen­tes, com­po­nen el ju­ra­do ele­gi­do ayer pa­ra el jui­cio por el ase­si­na­to de la pe­re­gri­na De­ni­se Pik­ka Thiem, des­apa­re­ci­da el 5 de abril del 2015 en las in­me­dia­cio- nes de As­tor­ga cuan­do rea­li­za­ba el Ca­mino de San­tia­go. La elec­ción del ju­ra­do fue el pri­mer pa­so de un jui­cio que hoy se abri­rá con el in­te­rro­ga­to­rio del acu­sa­do, Mi­guel Án­gel Mu­ñoz, y que se pro­lon­ga­rá has­ta el 4 de abril. Por la sa­la de la Au­dien­cia de León en la que se ce­le­bra el jui­cio pa­sa­rán has­ta en­ton­ces más de ochen­ta tes­ti­gos, en­tre ellos unos 60 po­li­cías y el her­mano de la víc­ti­ma, que po­si­ble­men­te de­cla­re por vi­deo­con­fe­ren­cia des­de Es­ta­dos Uni­dos.

La acu­sa­ción par­ti­cu­lar, que ejer­ce Fer­nan­do Ro­drí­guez San­to­cil­des, pi­de una pe­na de 20 años de pri­sión pa­ra el acu­sa­do por un de­li­to de ase­si­na­to, y otros cua­tro años por ro­bo con vio­len­cia, pues­to que te­nía en su po­der al­go más de 1.100 dó­la­res que per­te­ne­cían a la pe­re­gri­na. Ade­más, pi­de una in­dem­ni­za­ción de 100.000 eu­ros pa­ra el her­mano de la víc­ti­ma, Ce­dric Kin Fai Thiem, y de 150.000 eu­ros pa­ra Seng y Da­lia Thiem, los pa­dres de De­ni­se.

Pa­ra la acu­sa­ción, la cul­pa­bi­li­dad del acu­sa­do, de 41 años (los mis­mos que te­nía De­ni­se cuan­do ocu­rrie­ron los he­chos), es­tá cla­ra. Por una par­te, por su con­fe­sión ini­cial, aun­que aho­ra se de­cla­ra inocen­te. Por otra, por­que du­ran­te la re­cons­truc­ción apor­tó de­ta­lles que «so­lo la per­so­na que ma­tó a De­ni­se po­día sa­ber».

En cam­bio, pa­ra la de­fen­sa el jui­cio de­be­ría aca­bar con la ab­so­lu­ción de su clien­te. «Él [Mi­guel Án­gel Mu­ñoz] tie­ne un per­fil psi­co­ló­gi­co de per­so­na que vi­ve apar­ta­da, pe­ro si se im­po­ne la ra­zón y la jus­ti­cia yo es­pe­ro que sal­ga li­bre», de­cía el abo­ga­do de la de­fen­sa a las puer­tas de la Au­dien­cia de León. En re­la­ción con la con­fe­sión en su día del su­pues­to ase­sino, su abo­ga­do, Vi­cen­te Prie­to, ase­gu­ra no sa­ber «qué ocu­rrió en­tre la pri­me­ra de­cla­ra­ción, en la que di­jo que era inocen­te, y la se­gun­da de­cla­ra­ción. Tra­ta­re­mos de ave­ri­guar­lo a tra­vés de los in­for­mes ju­rí­di­cos y psi­co­ló­gi­cos». Ase­gu­ra que su clien­te co­no­cía la ubi­ca­ción del ca­dá­ver por­que ha­cía ejer­ci­cio por la zo­na y ya le ha­bía lla­ma­do la aten­ción el olor, y que te­nía el di­ne­ro de la pe­re­gri­na por­que «lo en­con­tró, y co­mo na­die lo re­cla­mó, se lo que­dó».

Mi­guel Án­gel Mu­ñoz fue de­te­ni­do el 14 de sep­tiem­bre del 2015 en As­tu­rias. Ese mis­mo día con­du­jo a la po­li­cía has­ta el lu­gar en el que se en­con­tra­ba el ca­dá­ver de De­ni­se. Ha­bían trans­cu­rri­do cin­co me­ses des­de el fa­lle­ci­mien­to de la pe­re­gri­na, pues se­gún las in­ves­ti­ga­cio­nes, la muer­te vio­len­ta de la mu­jer es­ta­dou­ni­den­se se pro­du­jo el mis­mo día de su des­apa­ri­ción, el 5 de abril de ese mis­mo año, des­pués de que se des­via­se del Ca­mino de San­tia­go, que es­ta­ba rea­li­zan­do, ha­cia Cas­tri­llo de los Pol­va­za­res.

El jui­cio arran­ca hoy en León con el in­te­rro­ga­to­rio del acu­sa­do

J. CA­SA­RES EFE

El acu­sa­do, ayer, a su lle­ga­da a la Au­dien­cia de León.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.