Des­obe­de­cer sa­le ba­ra­to

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Opinión - FER­NAN­DO ÓNE­GA

Sen­ten­cia sa­lo­mó­ni­ca. Ab­sol­ver a Mas y com­pa­ñía hu­bie­ra si­do co­mo de­cla­rar le­gal el «pro­ce­so par­ti­ci­pa­ti­vo» del 9N. Apli­car­les la pe­na que pe­día el fis­cal (diez años de in­ha­bi­li­ta­ción) se­ría pro­vo­car el vic­ti­mis­mo in­de­pen­den­tis­ta. Así que los ma­gis­tra­dos del Tri­bu­nal Su­pe­rior de Jus­ti­cia de Ca­ta­lu­ña op­ta­ron por una sen­ten­cia sua­ve y téc­ni­ca­men­te dis­cu­ti­ble: no ven de­li­to de pre­va­ri­ca­ción ad­mi­nis­tra­ti­va y los con­de­nan por desobe­dien­cia. Di­go que la sen­ten­cia es dis­cu­ti­ble en ese pun­to por­que un go­ber­nan­te di­fí­cil­men­te pue­de des­obe­de­cer sin pre­va­ri­car al mis­mo tiem­po. La pre­va­ri­ca­ción es adop­tar de­ci­sio­nes a sa­bien­das de que son in­jus­tas. Des­obe­de­cer des­de un go­bierno es adop­tar una de­ci­sión sa­bien­do que es in­jus­ta. Lue­go, hu­bo pre­va­ri­ca­ción. Lue­go, la sen­ten­cia es fa­vo­ra­ble a los per­so­na­jes juz­ga­dos. Con­vo­car un re­fe­ren­do ile­gal y po­ner los me­dios pa­ra que se ce­le­bre le sa­lió ba­ra­to el se­ñor Mas, sal­vo que Car­les Puig­de­mont de­ci­da ce­le­brar elec­cio­nes en el pe­río­do en que Mas es­tá in­ha­bi­li­ta­do.

Es­to es, a mi jui­cio, lo que se pue­de opi­nar des­de la dis­tan­cia y la frial­dad del ob­ser­va­dor. Sin em­bar­go, si hu­bo al­gu­na in­ten­cio­na­li­dad de los ma­gis­tra­dos pa­ra no pro­vo­car una tor­men­ta po­lí­ti­ca, ha re­sul­ta­do inú­til. Las vo­ces in­de­pen­den­tis­tas que se oye­ron in­sis­tie­ron en el dis­cur­so ha­bi­tual: se juz­gan ideas, no de­li­tos; se per­si­gue ju­di­cial­men­te po­si­cio­nes de­mó­cra­tas; se cae en la abe­rra­ción de lle­var a los tri­bu­na­les al­go tan de­mo­crá­ti­co co­mo po­ner unas ur­nas; la ac­tua­ción ju­di­cial no fre­na­rá el pro­cés… El in­de­pen­den­tis­mo si­gue sin re­co­no­cer que exis­ten unas le­yes y si­gue sin acep­tar que, si exis­ten, se tie­nen que cum­plir aun­que no les gus­ten. En los pró­xi­mos días asis­ti­re­mos al gran es­pec­tácu­lo de ver có­mo se apro­ve­cha es­ta sen­ten­cia pa­ra agu­di­zar el con­flic­to ya plan­tea­do en­tre dos le­ga­li­da­des: la es­pa­ño­la y la ca­ta­la­na. No se pue­de es­pe­rar otra co­sa de quien pre­pa­ra su in­de­pen­den­cia y la rup­tu­ra con el «Es­ta­do opre­sor».

Pe­ro aho­ra fal­ta lo me­jor: el jui­cio que ya se co­no­ce co­mo «el jui­cio del tres per cent». Mul­ti­tud de tes­ti­mo­nios apun­tan a Ar­tur Mas co­mo má­xi­mo res­pon­sa­ble po­lí­ti­co de las mi­llo­na­rias mor­di­das pa­ra su par­ti­do. Se­rá di­fí­cil de de­mos­trar, co­mo no se de­mos­tró que Felipe Gon­zá­lez es­tu­vie­se de­trás de la fi­nan­cia­ción ile­gal or­ga­ni­za­da por Fi­le­sa o Ra­joy co­no­cie­se el tin­gla­do de Bár­ce­nas, a pe­sar de los fa­mo­sos SMS.

Pe­ro an­te la evi­den­cia de con­ce­sio­nes de obras y ser­vi­cios a cam­bio de di­ne­ro no hay dis­cul­pa ni vic­ti­mis­mo que val­gan. Po­drá no ha­ber con­de­na pe­nal, pe­ro ten­dría que ha­ber cuan­do me­nos un re­pro­che so­cial. Y ahí quie­ro ver a los di­ri­gen­tes de Con­ver­gèn­cia, aho­ra PDCat. Son ca­pa­ces de de­cir que co­bra­ban el tres por cien­to pa­ra cons­truir el Es­ta­do ca­ta­lán.

En los pró­xi­mos días asis­ti­re­mos al gran es­pec­tácu­lo de ver có­mo se apro­ve­cha es­ta sen­ten­cia pa­ra agu­di­zar el con­flic­to ya plan­tea­do en­tre dos le­ga­li­da­des: la es­pa­ño­la y la ca­ta­la­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.