La jus­ti­cia en­tie­rra el ca­dá­ver de Mas

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Opinión - GON­ZA­LO BAREÑO

El molt ho­no­ra­ble Ar­tur Mas fue in­ha­bi­li­ta­do ayer pa­ra ocu­par cual­quier car­go pú­bli­co du­ran­te dos años por ce­le­brar un re­fe­ren­do in­de­pen­den­tis­ta pe­se a la pre­via prohi­bi­ción ex­pre­sa del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal. Pe­ro, en reali­dad, esa sen­ten­cia so­lo vie­ne a con­fir­mar por vía ju­di­cial la in­ha­bi­li­ta­ción po­lí­ti­ca y mo­ral que arras­tra­ba des­de ha­ce tiem­po. Es im­po­si­ble en­con­trar en el ex­ten­so par­na­so de po­lí­ti­cos im­pre­sen­ta­bles que ha alum­bra­do Es­pa­ña un per­so­na­je que acu­mu­le ma­yo­res mé­ri­tos pa­ra ser con­si­de­ra­do in­digno de ejer­cer un car­go pú­bli­co.

En lo po­lí­ti­co, mu­cho an­tes de que el Tri­bu­nal Su­pe­rior de Jus­ti­cia de Ca­ta­lu­ña le col­ga­ra ayer el es­tig­ma de ser un de­lin­cuen­te —por más que pue­da re­cu­rrir la sen­ten­cia—, Mas ya ha­bía arras­tra­do por el lo­do su dig­ni­dad men­di­gan­do du­ran­te me­ses a los an­ti­sis­te­ma de la CUP que lo con­vir­tie­ran en pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat. Has­ta que es­tos lo en­via­ron a co­rra­les. En lo mo­ral, lo que va­mos sa­bien­do de los ca­sos Pa­lau y Pre­to­ria con­fir­ma que no so­lo es­ta­ba al tan­to, sino que era uno de los ac­to­res prin­ci­pa­les de la tra­ma de ex­tor­sión si­ci­lia­na con la que se fi­nan­cia­ba CDC. Ar­tur Mas, lo sa­ben has­ta en su pro­pio par­ti­do, era ya un ca­dá­ver po­lí­ti­co. Ayer so­lo se ofi­ció el en­tie­rro.

Y eso, a pe­sar de que la sen­ten­cia es be­né­vo­la, ya que, por más es­fuer­zos que ha­gan los jue­ces, es inex­pli­ca­ble que se le ab­suel­va del de­li­to de pre­va­ri­ca­ción. Si, co­mo di­ce el fa­llo, la sus­pen­sión de la con­sul­ta «re­sul­ta­ba de una cla­ri­dad me­ri­dia­na pa­ra cual­quier in­te­li­gen­cia me­dia» —in­clui­da, se en­tien­de, la de Mas— ¿to­mar las me­di­das ne­ce­sa­rias pa­ra su ce­le­bra­ción y lle­var­la a ca­bo pe­se a ser cons­cien­te de su ile­ga­li­dad no es aca­so dic­tar una re­so­lu­ción ar­bi­tra­ria a sa­bien­das de que es in­jus­ta, que es lo que exi­ge la pre­va­ri­ca­ción? Si la fis­ca­lía hu­bie­ra apos­ta­do so­lo por es­te de­li­to, en lu­gar de abrir la puer­ta al de desobe­dien­cia pa­ra que los jue­ces se aco­gie­ran al ar­gu­men­to de que la ley im­pi­de que «se cas­ti­gue do­ble­men­te la mis­ma con­duc­ta», Mas es­ta­ría hoy in­ha­bi­li­ta­do por diez años. Ha­brá que ver, en to­do ca­so, si el Tri­bu­nal Su­pre­mo es igual de mag­ná­ni­mo con el ex­con­se­je­ro ca­ta­lán Fran­cesc Homs, al que juz­ga por los mis­mos he­chos.

Pe­ro, más allá de su es­ca­sa se­ve­ri­dad, la sen­ten­cia tie­ne la vir­tud de con­fir­mar que, en Ca­ta­lu­ña y en el res­to de Es­pa­ña, cuan­do un po­lí­ti­co vio­la la ley res­pon­de an­te la jus­ti­cia y pa­ga por ello sin que eso su­pon­ga el fin del Es­ta­do es­pa­ñol, co­mo va­ti­ci­nó gro­tes­ca­men­te Fran­cesc Homs. Mas es­tá in­ha­bi­li­ta­do des­de ayer. Y, sin em­bar­go, el sol vol­vió a sa­lir es­ta ma­ña­na en la Pe­nín­su­la por el ca­bo de Creus y se pon­drá por el de Tou­ri­ñán. Des­de ayer, quie­nes pre­ten­dan se­guir los pa­sos del ex­pre­si­den­te ca­ta­lán sa­ben al me­nos que no les sal­drá gra­tis.

Si el Go­bierno y los jue­ces se man­tie­nen fir­mes sin ce­der al chan­ta­je, el in­ten­to de Ar­tur Mas y los su­yos de ta­par el he­dor de su co­rrup­ción y su in­com­pe­ten­cia echán­do­se al mon­te y en­vol­vién­do­se en la sen­ye­ra aca­ba­rá en fra­ca­so y con to­dos sus res­pon­sa­bles con­de­na­dos por su in­ten­to de gol­pe an­ti­de­mo­crá­ti­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.