Ha­cer lo po­si­ble pa­ra lo­grar lo desea­ble

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Opinión -

Den­tro de unos días con­me­mo­ra­re­mos los 60 años de la fir­ma de los Tra­ta­dos de Roma, ger­men de la Unión Eu­ro­pea, el ma­yor sue­ño co­lec­ti­vo que ha­ya te­ni­do es­te vie­jo con­ti­nen­te en su lar­ga y tur­bu­len­ta his­to­ria. To­do un mi­la­gro eri­gi­do po­co más de una dé­ca­da des­pués so­bre los res­col­dos de la ma­yor he­ca­tom­be des­en­ca­de­na­da por el hom­bre.

A pe­sar de lo mu­cho que hay que ce­le­brar, lo cier­to es que el ani­ver­sa­rio nos sa­le al en­cuen­tro en un mo­men­to de in­cer­ti­dum­bre, de zo­zo­bra, in­ter­na y externa.

A los des­ga­rros pro­vo­ca­dos por una dé­ca­da de cri­sis y una po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca que la ha agra­va­do en su du­ra­ción y con­se­cuen­cias —al­tas ta­sas de pa­ro, anemia eco­nó­mi­ca, de­sigual­dad cre­cien­te— han ve­ni­do a su­mar­se acon­te­ci­mien­tos po­lí­ti­cos inima­gi­na­bles ha­ce ape­nas dos años —el pri­mer aban­dono de un Es­ta­do miem­bro— y un con­tex­to ex­te­rior na­da ha­la­güe­ño —el dra­ma de los re­fu­gia­dos, la agre­si­vi­dad ex­te­rior de la Ru­sia de Pu­tin, el re­plie­gue na­cio­na­lis­ta de los Es­ta­dos Uni­dos de Trump—, to­do ello cuan­do re­sur­gen en el seno de Eu­ro­pa al­gu­nos de sus peo­res fan­tas­mas: el na­cio­na­lis­mo, el au­to­ri­ta­ris­mo, el po­pu­lis­mo.

En es­te con­tex­to, le­jos de asu­mir el rol que le co­rres­pon­de co­mo pre­si­den­te de la Co­mi­sión Eu­ro­pea, el co­ra­zón eje­cu­ti­vo de Eu­ro­pa, Jean Clau­de Junc­ker ha elu­di­do su res­pon­sa­bi­li­dad de sa­car­la de su «cri­sis exis­ten­cial» lan­zan­do al ta­ble­ro un Li­bro blan­co so­bre el fu­tu­ro de Eu­ro­pa que, en vez de plas­mar una ho­ja de ru­ta cla­ra en el mo­men­to más com­ple­jo, se li­mi­ta a enun­ciar dis­tin­tos es­ce­na­rios más pro­pios de una con­sul­to­ra que del guar­dián de los tra­ta­dos.

Eu­ro­pa no pue­de se­guir igual, ni mu­cho me­nos des­an­dar el ca­mino an­da­do. Al con­tra­rio, Eu­ro­pa ne­ce­si­ta re­cu­pe­rar la con­fian­za, en sus fuer­zas y en sus sue­ños. Ne­ce­si­ta vol­ver a ins­pi­rar­se en su he­ren­cia hu­ma­nis­ta, ger­men de los va­lo­res uni­ver­sa­les de los de­re­chos de la per­so­na, de la li­ber­tad, la de­mo­cra­cia, la igual­dad y el Es­ta­do de De­re­cho. Ne­ce­si­ta vol­ver a ali­men­tar la so­li­da­ri­dad en­tre sus pue­blos y a im­pul­sar el pro­gre­so so­cial y eco­nó­mi­co pa­ra dar nue­vos bríos al pro­ce­so de crea­ción de esa unión ca­da vez más es­tre­cha so­ña­da en el Tra­ta­do de la Unión.

Pa­ra ello, de­be re­for­zar la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca ex­pan­si­va pa­ra ali­men­tar el cre­ci­mien­to y el em­pleo; de­be pro­fun­di­zar en la unión eco­nó­mi­ca y mo­ne­ta­ria y do­tar­la de un pre­su­pues­to con re­cur­sos pro­pios, co­mo los de­ri­va­dos del im­pues­to de transac­cio­nes fi­nan­cie­ras; de­be ser im­pla­ca­ble en la per­se­cu­ción del frau­de y la eva­sión fis­cal; y de­be desa­rro­llar el pi­lar eu­ro­peo de de­re­chos so­cia­les so­bre el que apo­yar la cons­truc­ción eu­ro­pea en el si­glo XXI, re­for­zan­do la cohe­sión, la so­li­da­ri­dad y la con­ver­gen­cia, re­du­cien­do las de­sigual­da­des. Y por jus­ti­cia, y por de­cen­cia, de­be dar so­lu­cio­nes a la cri­sis de re­fu­gia­dos, em­pe­zan­do por cum­plir los com­pro­mi­sos so­bre reasen­ta­mien­to.

Eu­ro­pa no pue­de per­ma­ne­cer por más tiem­po en el di­ván. Quie­nes quie­ran dar pa­sos ade­lan­te en la in­te­gra­ción de­ben po­der ha­cer­lo, sin ser cau­ti­vos de los re­ti­cen­tes, y sin re­nun­ciar al sue­ño de una Eu­ro­pa fe­de­ral.

Si co­mo di­jo De­lors, Eu­ro­pa ne­ce­si­ta un al­ma, em­pe­ce­mos por ha­cer lo po­si­ble pa­ra lo­grar lo desea­ble. El al­cal­de de San Vi­cen­te, Ba­da­joz, ha des­cu­bier­to el pro­ce­di­mien­to de sa­tis­fa­cer los atra­sos al maes­tro de ins­truc­ción pú­bli­ca de aque­lla po­bla­ción.

Di­cho fun­cio­na­rio se per­mi­tió re­cla­mar sus ha­be­res y el al­cal­de tu­vo a bien re­du­cir­lo a pri­sión, per­ma­ne­cien­do en la cár­cel por es­pa­cio de tres días. Los gau­llis­tas han lo­gra­do la ma­yo­ría ab­so­lu­ta con un so­lo es­ca­ño de di­fe­ren­cia, en la se­gun­da vuel­ta de las elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas fran­ce­sas. La Asam­blea se com­po­ne de 486 dipu­tados. Los gau­llis­tas han al­can­za­do 244 es­ca­ños, es de­cir, uno más la mi­tad de los 485 cu­bier­tos, pues fal­ta el re­sul­ta­do de la Po­li­ne­sia Fran­ce­sa. La po­lé­mi­ca se ha desatado al ven­cer por so­lo 394 vo­tos el can­di­da­to de la Quin­ta Re­pú­bli­ca en Bas­tia (is­la de Cór­ce­ga), don­de el so­cia­lis­ta Mi­te­rrand ha de­nun­cia­do irre­gu­la­ri­da­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.