Una sen­ten­cia in­jus­ta

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - España -

Tie­ne ra­zón Ar­tur Mas. La su­ya es una sen­ten­cia in­jus­ta. Pe­ro esa es la úni­ca ver­dad, por­que ni si­quie­ra acier­ta en la ra­zón de la in­jus­ti­cia. No. No es que ha­ya si­do per­ju­di­ca­do. Si aca­so, to­do lo con­tra­rio. Sus car­gos po­lí­ti­cos lo han pro­te­gi­do y le han per­mi­ti­do lo que no se per­mi­te al ciu­da­dano co­mún: bur­lar sis­te­má­ti­ca­men­te la ley, con el agra­van­te de que era el pri­mer obli­ga­do a cum­plir­la y ha­cer­la cum­plir, por lo que, ade­más, ha des­aten­di­do las obli­ga­cio­nes de su car­go.

Pe­ro no es la úni­ca in­jus­ti­cia. Es tam­bién in­jus­to, e in­clu­so in­de­cen­te, que quien ha si­do pre­si­den­te de Go­bierno ten­ga la des­fa­cha­tez de de­cir que en Es­pa­ña se le juz­ga y se le per­si­gue por sus ideas po­lí­ti­cas. Eso no es cier­to, es una fal­se­dad en to­da re­gla y un in­ten­to de des­pre­ciar la de­mo­cra­cia es­pa­ño­la, esa de­mo­cra­cia que a él le ha per­mi­ti­do go­ber­nar y que le ofre­ce to­das las ga­ran­tías y pro­tec­cio­nes ju­di­cia­les que co­rres­pon­den. Y que, por ejem­plo, de mo­men­to le man­tie­nen a sal­vo de los múl­ti­ples ca­sos de co­rrup­ción que sal­pi­can a su al­re­de­dor.

No, no se le per­si­gue por sus ideas po­lí­ti­cas ni el jui­cio tie­ne na­da que ver con sus po­si­cio­na­mien­tos in­de­pen­den­tis­tas. En es­te país se pue­den de­fen­der pos­tu­ras se­ce­sio­nis­tas sin que na­die se lo im­pi­da ni se lo dis­cu­ta, más allá del con­sus­tan­cial de­ba­te po­lí­ti­co pro­pio de una de­mo­cra­cia. Lo que no se per­mi­te, ni aquí ni en nin­gún otro país del mun­do en el que ri­ja un Es­ta­do de de­re­cho, es que un ciu­da­dano, y me­nos aún quien lo re­pre­sen­ta, se sal­te la ley a su an­to­jo y se per­mi­ta des­obe­de­cer a las ins­ti­tu­cio­nes en­car­ga­das de ve­lar por su cum­pli­mien­to. Tal co­sa que­bra­ría la se­pa­ra­ción de po­de­res y la pre­emi­nen­cia de la ley. Una ac­ti­tud pro­pia de re­gí­me­nes to­ta­li­ta­rios. ¿Es ese el mo­de­lo que Ar­tur Mas tie­ne en men­te pa­ra Ca­ta­lu­ña?

Pe­ro lo que qui­zás es más in­jus­to es que se en­ga­ñe a un pue­blo con pro­me­sas de im­po­si­ble cum­pli­mien­to y, ade­más, se ha­ga des­pre­cian­do la frac­tu­ra so­cial que eso pro­vo­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.