El oca­so del lí­der con sie­te vi­das

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - España -

gis­la­ción es­pa­ño­la, no se­ré can­di­da­to», ad­mi­tió des­pués de co­no­cer la in­ha­bi­li­ta­ción de dos años pa­ra car­go pú­bli­co im­pues­ta por el Tri­bu­nal Su­pe­rior de Jus­ti­cia de Ca­ta­lu­ña por des­obe­de­cer al Cons­ti­tu­cio­nal con el si­mu­la­cro de con­sul­ta del 9N. Fio su fu­tu­ro po­lí­ti­co, pa­ra al­bo­ro­zo de sus fieles más irre­duc­ti­bles, a que Ca­ta­lu­ña sea in­de­pen­dien­te y en­ton­ces cum­pli­rá «la le­gis­la­ción ca­ta­la­na de fu­tu­ro» pa­ra vol­ver a ser un lí­der con to­das las de la ley.

Aun­que pre­sen­ta­rá to­dos los re­cur­sos po­si­bles, la anu­la­ción de la sen­ten­cia no en­tra ni en los pla­nes más op­ti­mis­tas de Mas. Sa­be, sin em­bar­go, y pe­se a las ani­mo­sas pa­la­bras de su su­ce­sor, Car­les Puig­de­mont, que el se­gun­do es­ce­na­rio, el de la Ca­ta­lu­ña in­de­pen­dien­te tras la con­sul­ta so­be­ra­nis­ta, es una qui­me­ra, co­mo re­co­no­cen, por el mo­men­to en pri­va­do, no­ta­bles di­ri­gen­tes de Junts pel Sí. Su so­lo enun­cia­do es has­ta aho­ra el com­bus­ti­ble que ali­men­ta el pro­ce­so, pe­ro lle­ga­rá el día de to­mar la de­ci­sión y tan­to en Bar­ce­lo­na co­mo en Ma­drid, en eso coin­ci­den, sa­ben que no se po­drá vo­tar en con­tra de la le­gis­la­ción. Ni si­quie­ra si fue­ra apro­ba­da la ley ca­ta­la­na de tran­si­to­rie­dad ju­rí­di­ca que cam­bia­ría el mar­co le­gal, por­que no en­tra­ría en vi­gor por la más que pre­vi­si­ble anu­la­ción del Cons­ti­tu­cio­nal.

Los ca­sos de co­rrup­ción

Pe­ro al mar­gen de los ava­ta­res so­be­ra­nis­tas, Mas tie­ne su gran las­tre pa­ra se­guir en el can­de­le­ro con los ca­sos de co­rrup­ción. Ma­ña­na es­tá pre­vis­to que com­pa­rez­ca en la Cá­ma­ra ca­ta­la­na pa­ra dar ex­pli­ca­cio­nes so­bre el ca­so Pa­lau y la con­fe­sa­da fi­nan­cia­ción ile­gal de Con­ver­gèn­cia cuan­do él la pre­si­día. Una si­tua­ción que «da as­co» a sus alia­dos de Es­que­rra y «re­pug­na» a los so­cios oca­sio­na­les de la CUP, por no ha­blar de lo que di­ce la opo­si­ción. Las con­fe­sio­nes an­te el tri­bu­nal de los ex­res­pon­sa­bles del Pa­lau de la Mú­si­ca so­na­ron co­mo mar­ti­lla­zos en los oí­dos de los so­be­ra­nis­tas pe­se a que eran más que es­pe­ra­das. Ade­más, es­tá el ca­so del 3 %, que tam­bién ha co­lo­ca­do con­tra las cuer­das a Ar­tur Mas, por­que el co­bro de las co­mi­sio­nes a cam­bio de con­tra­tos se produjeron cuan­do era el lí­der del par­ti­do o pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat. El pre­si­den­te del PDECat no es­tá a dis­gus­to con la sen­ten­cia de in­ha­bi­li­ta­ción, de he­cho es bas­tan­te be­né­vo­la, se­gún los ex­per­tos,

ED

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.