Los afi­nes a Díaz de­fien­den en trom­ba que si­ga co­mo pre­si­den­ta de An­da­lu­cía

Gar­cía-Pa­ge in­clu­so in­ter­vie­ne en el de­ba­te des­de Ru­sia pa­ra apo­yar a la can­di­da­ta

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - España - PAULA DE LAS HERAS

Su­sa­na Díaz no re­nun­cia­rá a la pre­si­den­cia de la Jun­ta de An­da­lu­cía si es ele­gi­da se­cre­ta­ria ge­ne­ral del PSOE en las pri­ma­rias de ma­yo. Al me­nos, no de ma­ne­ra in­me­dia­ta. Su re­le­vo no es sen­ci­llo y or­ga­ni­zar la su­ce­sión re­que­ri­rá un es­fuer­zo aña­di­do al de ser can­di­da­ta, que ya le es­tá su­po­nien­do un cier­to des­gas­te. Así que, un día des­pués de po­ner fe­cha ofi­cial (el 26) a lo ob­vio (su cam­pa­ña pa­ra in­ten­tar li­de­rar el par­ti­do), sus par­ti­da­rios sa­lie­ron en trom­ba a de­fen­der que el car­go ins­ti­tu­cio­nal que aho­ra ocu­pa y el or­gá­ni­co, al que as­pi­ra, son per­fec­ta­men­te com­pa­ti­bles. Jus­to lo con­tra­rio de lo que de­fien­de su opo­si­ción. La in­ter­na y la externa.

La pri­me­ra en dar una pis­ta so­bre sus in­ten­cio­nes, bien es cier­to que al­go am­bi­gua, fue ella mis­ma en un ac­to de go­bierno en La Rá­bi­da (Huel­va). La di­ri­gen­te an­da­lu­za des­pa­chó las pre­gun­tas re­la­ti­vas al pro­ce­so con­gre­sual de su par­ti­do con el ar­gu­men­to de que las cues­tio­nes ins­ti­tu­cio­na­les no se de­ben con­ta­mi­nar con asun­tos par­ti­dis­tas. Sin em­bar­go, cuan­do se le pre­gun­tó so­bre su in­ten­ción de ago­tar su man­da­to co­mo je­fa del Eje­cu­ti­vo au­to­nó­mi­co, al hi­lo de las in­si­nua­cio­nes del lí­der de Ciu­da­da­nos en la re­gión, Juan Ma­rín, y de los ata­ques del pre­si­den­te del PP an­da­luz, Juan­ma Mo­reno, sub­ra­yó que tie­ne un «com­pro­mi­so de go­bierno».

En tér­mi­nos ge­ne­ra­les, la res- Díaz di­jo que tie­ne in­ten­ción de se­guir co­mo pre­si­den­ta an­da­lu­za en un ac­to ins­ti­tu­cio­nal en Huel­va.

pues­ta ti­po del so­cia­lis­mo an­da­luz a la pre­gun­ta en cues­tión es «cuan­do lle­gue­mos a ese río, cru­za­re­mos el puen­te». Es de­cir, no se da na­da por ce­rra­do.

Sa­ber ga­nar

Pe­ro el to­rren­te de de­cla­ra­cio­nes de di­ri­gen­tes su­sa­nis­tas de otros te­rri­to­rios so­bre el es­pi­no­so te­ma es sig­ni­fi­ca­ti­vo. El pre­si­den­te de Cas­ti­lla-La Man­cha, Emi­li­ano Gar­cía-Pa­ge, se to­mó in­clu­so la mo­les­tia de man­dar unos au­dios con sus re­fle­xio­nes al res­pec­to des­de Mos­cú, don­de se en­cuen­tra de via­je de tra­ba­jo.

«So­lo fal­ta­ría —di­jo pa­ra abrir bo­ca el cas­te­llano-man­che­go— que les pu­sié­ra­mos mu­chas pe­gas

a los que sa­ben ga­nar elec­cio­nes o tie­nen am­bi­ción de ga­nar». Un mo­do su­til de des­de­ñar las crí­ti­cas de Pat­xi Ló­pez y Pe­dro Sán­chez. Pa­ge de­fen­dió que la in­com­pa­ti­bi­li­dad de car­gos no es un pro­ble­ma en el «cor­to pla­zo».

Al­go me­nos con­cre­to, el pre­si­den­te de la Co­mu­ni­dad Va­len­cia­na, Xi­mo Puig, tam­bién in­sis­tió en que na­da im­pi­de que quien pre­si­de una co­mu­ni­dad au­tó­no­ma li­de­re al tiem­po la di­rec­ción fe­de­ral. «Lo que es in­com­pa­ti­ble con ser di­ri­gen­te es ser co­rrup­to», di­jo co­mo ré­pli­ca a los re­pro­ches de los po­pu­la­res. El ex­tre­me­ño Gui­ller­mo Fer­nán­dez Va­ra no di­jo na­da ayer, pe­ro ya

ha de­fen­di­do en va­rias oca­sio­nes que lo de ocu­par un car­go en el par­ti­do y ade­más un car­go eje­cu­ti­vo «es cues­tión de ro­dear­te de un buen equi­po». Y en An­da­lu­cía, el se­cre­ta­rio ge­ne­ral del PSOE en Jaén, Fran­cis­co Re­yes, y la con­se­je­ra de Ha­cien­da y Ad­mi­nis­tra­ción Pú­bli­ca de la Jun­ta de An­da­lu­cía, Ma­ría Je­sús Mon­te­ro, tam­bién ar­gu­men­ta­ron que Díaz es per­fec­ta­men­te ca­paz de desem­pe­ñar a un tiem­po las fun­cio­nes que exi­gen am­bos pues­tos de res­pon­sa­bi­li­dad. «No po­de­mos an­ti­ci­par un de­ba­te que no exis­te en es­te mo­men­to», di­jo por su par­te el se­cre­ta­rio de or­ga­ni­za­ción de la fe­de­ra­ción an­da­lu­za, Juan Cor­ne­jo.

EFE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.