Es­co­cia en­tur­bia la es­tra­te­gia de May so­bre el «bre­xit» con otro re­fe­ren­do

Los na­cio­na­lis­tas pre­ten­den que la con­sul­ta se ce­le­bre a par­tir del oto­ño del 2018

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Internacional - RI­TA ÁL­VA­REZ TU­DE­LA

Sin pre­vio avi­so y en una ma­nio­bra que va a su­po­ner la muer­te po­lí­ti­ca de una de las dos, la pri­me­ra mi­nis­tra es­co­ce­sa, la in­de­pen­den­tis­ta Ni­co­la Stur­geon, en­tur­bió ayer to­da la es­tra­te­gia pa­ra ac­ti­var el bre­xit de The­re­sa May al anun­ciar que pre­ten­de con­vo­car un se­gun­do re­fe­ren­do pa­ra se­pa­rar­se del Reino Uni­do en­tre el oto­ño de 2018 y la pri­ma­ve­ra de 2019, un pe­río­do que coin­ci­di­rá de pleno con el pro­ce­so de ne­go­cia­ción de la sa­li­da bri­tá­ni­ca de la UE, cuan­do las op­cio­nes pa­ra Es­co­cia «es­tén más cla­ras que aho­ra».

Tras ama­gar mu­chas ve­ces con ha­cer­lo y po­si­ble­men­te for­za­da por el ala du­ra de su par­ti­do, fi­nal­men­te Stur­geon con­fir­mó ayer que pe­di­rá per­mi­so al Par­la­men­to es­co­cés el pró­xi­mo mar­tes pa­ra po­der ce­le­brar la con­sul­ta, un trá­mi­te pre­vis­to en la sec­ción 30 de la Ley de Es­co­cia. Ale­ga­rá que el ple­bis­ci­to es ne­ce­sa­rio pa­ra pro­te­ger los in­tere­ses es­co­ce­ses tras la vo­ta­ción del Reino Uni­do pa­ra aban­do­nar el blo­que co­mún. La di­ri­gen­te na­cio­na­lis­ta arro­jó así un ja­rro de agua fría so­bre la cal­cu­la­da agen­da de May pa­ra ac­ti­var el bre­xit.

La su­ce­so­ra de Ca­me­ron ha­bía con­se­gui­do neu­tra­li­zar has­ta aho­ra to­dos los fren­tes que le fue­ron sa­lien­do al pa­so en re­la­ción con la sa­li­da de Eu­ro­pa. Muy es­pe­cial­men­te, do­ble­gó a la opo­si­ción la­bo­ris­ta y man­tu­vo ba­jo con­trol a los siem­pre crí­ti­cos eu­ro­es­cép­ti­cos, co­mo el ex lí­der del UKIP Ni­gel Fa­ra­ge y su ac­tual mi­nis­tro de Ex­te­rio­res Bo­ris John­son. Pe­ro la con­vo­ca­to­ria del te­mi­do re­fe­ren­do ha­ce sal­tar por los ai­res su es­tra­te­gia y vuel­ve a po­ner al país al bor­de de una cri­sis cons­ti­tu­cio­nal.

May fió el ob­je­ti­vo de em­bri­dar a los na­cio­na­lis­tas a «tra­ba­jar de cer­ca» con las ad­mi­nis­tra­cio- Una par­ti­da­ria de la Unión se ma­ni­fies­ta por los de­re­chos de los eu­ro­peos en West­mins­ter.

nes des­cen­tra­li­za­das, una vi­sión que no com­par­te y que no acep­tó Stur­geon. Pa­ra la es­co­ce­sa, Lon­dres no ha «mo­vi­do ni si­quie­ra una pul­ga­da en la bús­que­da del com­pro­mi­so y del acuer­do». Co­mo con­se­cuen­cia, el Go­bierno es­co­cés se man­tie­ne fir­me en pro­po­ner que Es­co­cia si­ga sien­do miem­bro del mer­ca­do úni­co, in­clu­so si el res­to del Reino Uni­do de­ci­de re­ti­rar­se.

May re­pren­dió a Stur­geon por­que, a su jui­cio, su plan crea «in­cer­ti­dum­bre y di­vi­sión» e in­sis­tió en que la ma­yo­ría de los es­co­ce­ses no quie­ren otra vo­ta­ción so­bre el asun­to. «La vi­sión que ha da­do el SNP es pro­fun­da­men­te la­men­ta­ble», ex­pli­có la con­ser­va­do­ra apun­tan­do a que el Eje­cu­ti­vo es­co­cés de­be cen­trar­se en la pres­ta­ción de un buen go­bierno y ser­vi­cios pú­bli­cos pa­ra

D. LEAL-OLI­VAS AFP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.