Rut­te re­fuer­za su ima­gen con su ges­tión de la cri­sis con Tur­quía

En su úni­co ca­ra a ca­ra con Wil­ders, lla­ma a los vo­tan­tes ho­lan­de­ses a ser los pri­me­ros en fre­nar el po­pu­lis­mo

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Internacional - CRIS­TI­NA POR­TEI­RO

«Quie­ro que Ho­lan­da sea el pri­mer país en fre­nar el mal po­pu­lis­mo. Es­tas elec­cio­nes son los cuar­tos de fi­nal. Las se­mi­fi­na­les son en Fran­cia en abril y ma­yo y la fi­nal, en Ale­ma­nia en sep­tiem­bre». Fue el men­sa­je que lan­zó ayer el pri­mer mi­nis­tro ho­lan­dés, Mark Rut­te, a sus com­pa­trio­tas que acu­di­rán ma­ña­na a las ur­nas pa­ra ele­gir al nue­vo Go­bierno. Su ob­je­ti­vo: fre­nar el efec­to do­mi­nó del po­pu­lis­mo pro­pa­ga­do con el bre­xit y la vic­to­ria de Do­nald Trump.

El li­be­ral del VVD y el xe­nó­fo­bo del PVV Geert Wil­ders man­tu­vie­ron ayer un ten­so ca­ra a ca­ra en te­le­vi­sión. Apro­ve­cha­ron su pri­mer y úni­co de­ba­te pa­ra sa­car múscu­lo en torno a tres asun­tos prio­ri­ta­rios: la pér­di­da de iden­ti­dad, el is­lam y la gue­rra di­plo­má­ti­ca desata­da con Tur­quía tras ne­gar­se la en­tra­da a dos mi­nis­tros tur­cos pa­ra ha­cer cam­pa­ña a fa­vor del re­fe­ren­do cons­ti­tu­cio­nal del Re­cep Tay­yip Er­do­gan.

Tan­to Rut­te co­mo Wil­ders com­pi­ten por atraer al 60 % de vo­tan­tes in­de­ci­sos. Una ci­fra muy al­ta en com­pa­ra­ción con el es­tre­cho mar­gen que les se­pa­ra: el 16 % pa­ra el VVD fren­te al 13 % del PVV. Sus lí­de­res no du­da­ron ayer en sa­car a re­lu­cir la po­lé­mi­ca mi­gra­to­ria y el en­fren­ta­mien­to con An­ka­ra pa­ra de­mos­trar al elec­to­ra­do más es­cép­ti­co con la in­mi­gra­ción que no ce­de­rán a las pro­vo­ca­cio­nes tur­cas.

«Tur­quía es un país or­gu­llo­so, pe­ro Ho­lan­da tam­bién lo es y no va­mos a ne­go­ciar nun­ca ba­jo ame­na­za», ma­ni­fes­tó Rut­te, quien ha he­cho ga­la du­ran­te to­da la cam­pa­ña de un dis­cur­so inusual­men­te du­ro con los in­mi­gran­tes, a los que in­vi­tó a aban­do­nar el país si no se com­por­ta­ban de for­ma «nor­mal». Los ex­per­tos coin­ci­den en que esa es­tra­te­gia y la ac­ti­tud desafian­te fren­te a Er­do­gan, al que exi­ge dis­cul­pas por com­pa­rar­los con los na­zis, han re­for­za­do su ima­gen y re­du­ci­do las po­si­bi­li­da­des de una fu­ga de vo­tos ha­cia Wil­ders.

El xe­nó­fo­bo exi­gió la ex­pul­sión del em­ba­ja­dor tur­co y ata­có a la co­mu­ni­dad tur­ca de Ho­lan­da al ase­gu­rar que si el 60 % apo­ya a Er­do­gan es se­ñal de que «no es­tán in­te­gra­dos». Rut­te re­pli­có de in­me­dia­to: «Aquí ve­mos la di­fe­ren­cia en­tre tui­tear des­de el có­mo­do si­llón de tu ca­sa y go­ber­nar el país», di­jo con sor­na, en­tre aplau­sos de los asis­ten­tes.

«Una po­li­cía del Co­rán»

Wil­ders, con ca­ra de en­fa­do du­ran­te to­do el de­ba­te, no se ami­la­nó y apun­tó ha­cia la co­mu­ni­dad mu­sul­ma­na. Du­ran­te su in­ter­ven­ción pro­pu­so ce­rrar­le las fron­te­ras y des­li­zó la pro­pues­ta de una «po­li­cía del Co­rán» que vi­gi­le su ac­ti­vi­dad.

En el te­ma de la UE, Wil­ders de­fen­dió el ne­xit, por­que se­re­mos nue­va­men­te el je­fe en nues­tra pro­pia ca­sa». Rut­te re­cha­zó la pro­pues­ta: «Una sa­li­da de la UE es irres­pon­sa­ble y hun­di­rá a nues­tro país en el caos».

El po­pu­lis­ta si­gue ca­yen­do en los son­deos a pe­sar de to­do. Rut­te no quie­re dar el par­ti­do por ga­na­do y ur­ge a los vo­tan­tes a no re­la­jar­se. «Si creen que el PVV no pue­de con­ver­tir­se en el pri­mer par­ti­do, mi­ren lo que ocu­rrió con el bre­xit o con Trump», in­sis­tió sin ha­cer re­fe­ren­cia al cor­dón sa­ni­ta­rio que han acor­da­do los prin­ci­pa­les par­ti­dos pa­ra evi­tar que tras una even­tual vic­to­ria del po­pu­lis­ta for­me Go­bierno. Rut­te reite­ró que «nun­ca» for­ma­rá un Go­bierno de coa­li­ción con el po­pu­lis­ta Wil­ders.

YVES HER­MAN REUTERS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.