«Cree que su for­ma de ha­blar y de uti­li­zar Twit­ter es la cla­ve de su éxi­to; yo tam­bién»

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Sociedad -

Mark Thom­pson des­ta­ca el do­mi­nio in­tui­ti­vo que tie­ne Trump de Twit­ter, que con­si­de­ra uno de los se­cre­tos de su éxi­to.

—¿Có­mo es el len­gua­je de Trump? —Uti­li­za fra­ses su­per­cor­tas que re­cal­can la cer­ti­dum­bre y la de­ter­mi­na­ción, y que van cons­tru­yen­do una ca­pa tras otra, un es­ti­lo que los es­tu­dio­sos de la re­tó­ri­ca lla­man pa­ra­ta­xis. Di­ce las co­sas con mu­cha con­vic­ción. Ha­bla co­mo si no hu­bie­ra du­da de que lo que di­ce es una ver­dad in­con­tes­ta­ble, pisotea la co­rrec­ción po­lí­ti­ca y des­de­ña la com­ple­ji­dad. Pue­de que sea un fan­fa­rrón pe­ro sa­be co­nec­tar con la gen­te. En la cam­pa­ña co­mu­ni­có diez más que sus ri­va­les. Es­tos pen­sa­ban que su re­tó­ri­ca era de­ma­sia­do bas­ta pa­ra per­mi­tir­le ga­nar. Creían que no po­día pa­sar ni re­mo­ta­men­te. Que­da cla­ro que se equi­vo­ca­ban. —¿Cree que el uso de Twit­ter an­tes y des­pués de ser pre­si­den­te le be­ne­fi­cia? —Le en­can­ta o, a lo me­jor, lo ne­ce­si­ta por mo­ti­vos per­so­na­les, es co­mo su ma­ne­ra de desaho­gar­se. Tie­ne un do­mi­nio in­tui­ti­vo de la mi­cro­rre­tó­ri­ca de Twit­ter. Cree que su for­ma de ha­blar y de uti­li­zar Twit­ter son el se­cre­to de su éxi­to. —¿Y us­ted tam­bién lo cree? —Sí. Mu­chos de mis co­le­gas pen­sa­ban que no le iba a fun­cio­nar, que no po­día abor­dar­se una cam­pa­ña de esa ma­ne­ra tan in­for­mal, pe­ro ha de­mos­tra­do que sí. —Mu­chos ana­lis­tas pen­sa­ban que Trump se mo­de­ra­ría al lle­gar al po­der. ¿Lo creía us­ted? —No. En su dis­cur­so en el Con­gre­so ha­ce dos se­ma­nas se acer­có a lo que es un dis­cur­so más con­ven­cio­nal, es­tu­vo más co­me­di­do y se guio por lo que le po­nían en el te­le­prom­pter, que no es po­co. Pe­ro se­guía sien­do muy trum­piano. Al­gu­nos di­je­ron que Trump se es­ta­ba vol­vien­do más pre­si­den­cial. A los po­cos días vol­vió a la an­da­das. —Ase­gu­ra que la cam­pa­ña del «bre­xit» tam­bién fue «trum­pia­na». —Sí, con sus ca­rac­te­rís­ti­cas pro­pias. Se em­plea­ron fra­ses co­mo «re­cu­pe­rar el con­trol» o «el día de la in­de­pen­den­cia» y de­cían que el país ya ha­bía te­ni­do su­fi­cien­tes ex­per­tos, al­go muy trum­piano, no los creáis por­que os ha­cen sen­tir co­mo ton­tos y siem­pre se equi­vo­can. La cam­pa­ña a fa­vor de la sa­li­da de la UE se ba­só en de­cir que to­do lo que no gus­ta­ra se po­día so­lu­cio­nar si nos sa­lía­mos. La cam­pa­ña a fa­vor de­cía que si nos va­mos nos van a caer las plagas de Egip­to al día si­guien­te, se des­trui­ría to­do. Es de­cir, por un la­do el jar­dín del Edén y por otro el fin del mun­do. Am­bas cam­pa­ñas fue­ron cul­pa­bles de una exa­ge­ra­ción ab­sur­da de los he­chos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.