Los re­yes emé­ri­tos res­pal­dan la Fun­da­ción Lu­zón con­tra el ELA

El ex­ban­que­ro y afec­ta­do por el mal lu­cha por vi­si­bi­li­zar la en­fer­me­dad

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Sociedad - PA­CHO RO­DRÍ­GUEZ

In­ves­ti­ga­ción, lu­cha y me­jo­ra de las con­di­cio­nes de los en­fer­mos. Y apro­ve­char las opor­tu­ni­da­des, co­mo vo­lun­tad gra­ba­da a fue­go, que es lo que se ha im­pues­to Fran­cis­co Lu­zón, pres­ti­gio­so eco­no­mis­ta y gran im­pul­sor de la mo­der­ni­za­ción de la ban­ca de es­te país al más al­to ni­vel. Pe­ro en su ape­lli­do siem­pre es­tá im­plí­ci­ta la idea de trans­for­ma­ción. Y esa es su apor­ta­ción en torno a la ELA que, gra­cias a él, ayer se hi­zo más vi­si­ble, al me­nos des­de la so­lem­ni­dad de un ac­to ofi­cial en el que in­ter­vi­nie­ron los re­yes emé­ri­tos Don Juan Car­los y Doña So­fía, los mi­nis­tros de Edu­ca­ción y Sa­ni­dad, la pre­si­den­ta de la Co­mu­ni­dad de Ma­drid, la al­cal­de­sa y los ex pre­si­den­tes del Go­bierno Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro y Felipe Gon­zá­lez.

Lu­zón reunió en el Mu­seo Reina So­fía a las más al­tas ins­tan­cias. Pri­me­ro, por­que le pre­mia­ban. Por­que se tra­ta­ba de la en­tre­ga de la Gran Cruz de la Or­den Ci­vil de Al­fon­so X el Sa­bio. Pe­ro el mo­men­to en Ato­cha le sir­vió pa­ra cen­trar su aten­ción en torno a la en­fer­me­dad y pa­ra pre­sen­tar al gran pú­bli­co la fun­da­ción que lle­va su nom­bre. Aho­ra quie­re de­jar su le­ga­do en el com­ba­te con la ELA y, co­mo ya ha ad­ver­ti­do, em­plea­rá pa­ra ellos to­das sus fuer­zas con el fin de me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da de los pa­cien­tes y sus fa­mi­lias.

La con­de­co­ra­ción re­ci­bi­da por Lu­zón re­co­no­ció sus mé­ri­tos pro­fe­sio­na­les, las de un hom­bre au­daz e ima­gi­na­ti­vo que lle­gó a lo más al­to en la ban­ca. Tam­bién se tu­vo muy en cuen­ta su tra­yec­to­ria do­cen­te y aca­dé­mi­ca. Fue una vi­da de éxi­to que se vio en par­te trun­ca­da en oc­tu­bre del 2013, cuan­do unas mo­les­tias en la gar­gan­ta lo con­vir­tie­ron en un nú- El rey emé­ri­to tu­vo ges­tos de ca­ri­ño con el que fue una de las fi­gu­ras cla­ve de la ban­ca.

me­ro más en­tre los 3.000 que se cal­cu­lan co­mo afec­ta­dos por la ELA en Es­pa­ña. Lle­va­ba muy po­co tiem­po ju­bi­la­do. Y aho­ra as­pi­ra a que la pa­to­lo­gía de­je de ser una reali­dad ol­vi­da­da.

El que fue­ra al­to car­go del BB­VA, Ar­gen­ta­ria y el Ban­co de San­tan­der, avan­zó que la mi­nis­tra de Sa­ni­dad se com­pro­me­tió a po­ner en mar­cha du­ran­te es­te año un Plan Na­cio­nal con­tra la ELA, con el apo­yo de las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas y de su fun­da­ción.

«Sa­ni­dad par­ce­la­da»

Lu­zón ex­pli­có que tras ser diag­nos­ti­ca­do re­co­rrió Es­pa­ña du­ran­te me­dio año, acom­pa­ña­do de su mu­jer, Ma­ría Jo­sé Arre­gui, pa­ra «ver la reali­dad del tra­ta­mien­to clí­ni­co, asis­ten­cial y de la in­ves­ti­ga­ción de la ELA». «Y lo que vi en es­te re­co­rri­do —di­jo— es que nues­tro país tie­ne unos bue­nos pro­fe­sio­na­les sa­ni­ta­rios y unas bue­nas in­fra­es­truc­tu­ras, pe­ro tam­bién pu­de ob­ser­var que nues­tra sa­ni­dad es­tá par­ce­la­da por co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas sin que ha­ya coor­di­na­ción en­tre ellas».

Tam­bién pu­do ob­ser­var «que hay po­ca in­ves­ti­ga­ción so­bre la ELA y que la po­ca que hay es­tá ato­mi­za­da y dis­per­sa». Ade­más de me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da de los pa­cien­tes y de sus fa­mi­lia­res, la se­gun­da «am­bi­ción» de la fun­da­ción es «evi­tar que las 120.000 per­so­nas que hoy vi­ven en nues­tro país y que desa­rro­lla­rán la en­fer­me­dad, no lo ha­gan por­que la in­ves­ti­ga­ción con­si­ga im­pe­dir­lo».

Lu­zón qui­so trans­mi­tir a los afec­ta­dos el men­sa­je de que

«aguan­ten, lu­chen y no se rin­dan ja­más» ya que, «un minuto de vi­da, me­re­ce la pe­na». El ex­ban­que­ro per­dió la voz, pe­ro su po­ten­te y so­li­da­rio men­sa­je lle­gó a tra­vés de un apa­ra­to es­pe­cial. Es un pe­que­ño al­ta­voz por­tá­til que re­pro­du­ce y trans­for­ma en voz las pa­la­bras que es­cri­be. De es­ta for­ma hi­zo un lla­ma­mien­to, tal y co­mo unos días an­tes ha­bía he­cho en una en­tre­vis­ta con­ce­di­da a La Voz, pa­ra que la en­fer­me­dad se vi­si­bi­li­ce y que se con­cien­cie al co­lec­ti­vo mé­di­co y a to­da la so­cie­dad de la im­por­tan­cia de su im­pli­ca­ción en la mis­ma.

Que­da aún mu­cho por ha­cer, por­que se­gún un es­tu­dio de su fun­da­ción, el 54 % de los pa­cien­tes es­pa­ño­les no re­ci­bió nin­gún ti­po de pres­ta­ción en los úl­ti­mos 12 me­ses y, de los que sí la re­ci­bie­ron, el 63 % lo­gró ayu­das de me­nos de 6.000 eu­ros. El cos­te de la en­fer­me­dad es de 50.000 eu­ros anua­les, de los que 34.500 son asu­mi­dos por las fa­mi­lias.

JUAN CAR­LOS HI­DAL­GO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.