«El di­ne­ro en efec­ti­vo no des­apa­re­ce­rá... de mo­men­to: ha­ce­mos aún un uso ex­ce­si­vo»

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Economía -

Ca­da día se rea­li­zan en Es­pa­ña unos sie­te mi­llo­nes de ope­ra­cio­nes de pa­go a tra­vés de sis­te­mas in­for­má­ti­cos. Al­go tan sen­ci­llo co­mo abo­nar una fac­tu­ra o una trans­fe­ren­cia por un ser­vi­cio. De­trás de esos pro­ce­sos es­tá Iberpay, la pla­ta­for­ma que agru­pa a la prác­ti­ca to­ta­li­dad de los ban­cos en Es­pa­ña y que pre­si­de Ja­vier San­ta­ma­ría Na­va­rre­te, un ve­te­rano del sec­tor que ayer es­tu­vo en A Co­ru­ña pa­ra im­par­tir una con­fe­ren­cia en el Ie­si­de, la es­cue­la de ne­go­cios de Afun­da­ción y Aban­ca. San­ta­ma­ría po­ne en va­lor ese pro­ce­so sub­te­rrá­neo, el que per­mi­te rea­li­zar to­do ti­po de pa­gos en Es­pa­ña, «y que no ha fa­lla­do en to­da la cri­sis». «He­mos vis­to có­mo han caí­do ban­cos, pe­ro los sis­te­mas de pa­go no de­ja­ron de fun­cio­nar un so­lo día, lo que ha­bría si­do muy do­lo­ro­so, y eso tie­ne un mé­ri­to enor­me». —Con to­das las en­ti­da­des que se in­ter­vi­nie­ron, no hu­bo nin­gu­na que no aten­die­ra sus pa­gos. Lo con­tra­rio ha­bría pro­vo­ca­do un caos... —Exac­to. Eso el pú­bli­co no lo co­no­ce, y re­quie­re gran­des in­ver­sio­nes. En mo­men­tos de­li­ca­dos nin­gu­na en­ti­dad tu­vo un fa­llo ni de­jó de cum­plir sus pro­ce­sos de pa­go. Pu­die­ron fa­llar al­gu­nas otras co­sas, pe­ro la ma­qui­na­ria de pa­gos no lo hi­zo. —¿Es­tán no­tan­do en los pa­gos esa re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca que dan los da­tos ma­cro? —Hay bue­nas no­ti­cias por­que el ni­vel de pa­gos elec­tró­ni­cos, el que no­so­tros tra­ta­mos, es­tá su­bien­do. Por ejem­plo, es­tá en má­xi­mos his­tó­ri­cos el pa­go de re­ci­bos, re­fle­ja una me­jo­ra de la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca y en la ca­li­dad del pa­ga­dor. Las de­vo­lu­cio­nes de re­ci­bos es­tán por de­ba­jo de lo que su­ce­día an­tes de la cri­sis. —¿In­flu­ye li­mi­tar el efec­ti­vo a pa­gos de me­nos de 2.500 eu­ros? —To­do ayu­da a que los pa­gos mi­gren a ins­tru­men­tos más efi­cien­tes. Esa me­di­da en con­cre­to va bus­can­do arrin­co­nar la eco­no­mía ne­gra, no sé có­mo pue­de ser de efi­caz. Lo cier­to es que la so­cie­dad es más efi­cien­te cuan­to más elec­tro­ni­fi­ca­da es­tá, tam­bién en los pa­gos. Eso no quie­re de­cir que ha­ya que ha­cer­le la gue­rra al efec­ti­vo, que a ve­ces ayu­da a la in­clu­sión fi­nan­cie­ra de de­ter­mi­na­dos co­lec­ti­vos. Pe­ro lo cier­to es que en Es­pa­ña hoy hay so­lu­cio­nes que per­mi­ten el pa­go elec­tró­ni­co ins­tan­tá­neo en­tre per­so­nas, al­go muy efi­cien­te. Ha­ce un año no se po­día. Eso es un cam­bio más re­le­van­te. Ha­ce so­lo unos años una trans­fe­ren­cia tar­da­ba dos o tres días, hoy se pue­de ha­cer en el mis­mo día, la tec­no­lo­gía per­mi­te esas co­sas. —¿Des­apa­re­ce­rá el efec­ti­vo? —En al­gu­nos paí­ses, co­mo los nór­di­cos, hay una es­pe­cie de lu­cha con­tra el efec­ti­vo. Yo creo que el efec­ti­vo es útil y cum­ple su pa­pel. No des­apa­re­ce­rá... de mo­men­to. No le veo un fi­nal cer­cano. Pe­ro si la so­cie­dad evo­lu­cio­na, tra­ba­ja­re­mos sin efec­ti­vo. No es im­pres­cin­di­ble, el di­ne­ro no es na­da más que un va­lor re­co­no­ci­do en­tre una co­lec­ti­vi­dad, y pue­de ser fí­si­co o no, se pue­de me­dir en bi­lle­tes o en bit­coins, una ano­ta­ción vir­tual en un mun­do vir­tual. Y to­do es di­ne­ro. Lo que hay que ha­cer es uti­li­zar el efec­ti­vo co­rrec­ta­men­te. En las so­cie­da­des ac­tua­les se ha­ce un uso ex­ce­si­vo del efec­ti­vo, so­bre to­do cuan­do hay al­ter­na­ti­vas me­jo­res, más efi­cien­tes. Yo uso efec­ti­vo y no pa­sa na­da [ri­sas]. —Ya que ha­bla del bit­coin, ¿le sus­ci­ta al­gún re­cha­zo? —Es una so­lu­ción in­te­li­gen­te por San­ta­ma­ría, ayer en A Co­ru­ña an­tes de dar una char­la.

lo que su­po­ne de crea­ción de otra di­vi­sa a la que sus usua­rios le han da­do un va­lor. Más in­tere­san­te es la tec­no­lo­gía que uti­li­za. Me fío com­ple­ta­men­te. —¿Cuán­to ha ro­to el mer­ca­do de pa­gos el uso del te­lé­fono? —Real­men­te el te­lé­fono ha cam­bia­do en ge­ne­ral la vi­da de las per­so­nas, por­que lo que per­mi­te el mó­vil es es­tar ple­na­men­te co­nec­ta­do. Los pa­gos tie­nen que adap­tar­se a esa reali­dad. —¿Dón­de se no­ta­rá más que me­jo­ran los me­dios de pa­go, una vez que se pue­de ha­cer una trans­fe­ren­cia ca­si al mo­men­to? —El desafío ya no es tan­to la ra­pi­dez, sino ser ca­pa­ces de iden­ti­fi-

car y va­li­dar al clien­te. Por ejem­plo, fir­mar con la hue­lla. —¿Las gran­des cor­po­ra­cio­nes tec­no­ló­gi­cas, co­mo Ap­ple o Goo­gle, es­tán obli­gan­do a cam­biar tam­bién es­te ne­go­cio? —Sí, las gran­des tec­no­ló­gi­cas pro­veen de ser­vi­cios de pa­go y los tra­di­cio­na­les tie­ne que reac­cio­nar ya. ¿Por qué Tim Co­ok, Jack Ma, Be­zos... es­tán in­tere­sa­dos en los pa­gos? Por los pa­gos, sí, pe­ro so­bre to­do por to­da la in­for­ma­ción que les da­mos cuan­do ha­ce­mos un pa­go, so­bre gus­tos, cos­tum­bres, con­su­mo... Hay una ri­que­za de in­for­ma­ción que es un fuen­te de in­gre­sos tre­men­da. Y abre un nue­vo cam­po de ba­ta­lla.

CÉ­SAR QUIAN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.