Cla­ro que hay «mons­truas»

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Alta Definición - San­dra Fa­gi­nas

Ha­ce po­co en una cla­se de Len­gua de pri­ma­ria se abrió el de­ba­te de cuál era el fe­me­nino de mons­truo, y en­se­gui­da al­gu­nos ni­ños res­pon­die­ron sin du­dar: mons­truas. «¿Có­mo que mons­truas?», pre­gun­tó el pro­fe­sor pa­ra con­ti­nuar en la re­fle­xión: «Pen­sad­lo bien». Y bien pen­sa­do, los ni­ños si­guie­ron apli­can­do su ló­gi­ca y so­bre to­do su co­no­ci­mien­to del mun­do y de las co­sas. El mis­mo mun­do que les di­ce ca­da vier­nes por la no­che cuan­do se pe­gan a la te­le­vi­sión que esa pa­la­bra exis­te y se apli­ca en fe­me­nino. Ro­sa­rio Flo­res ha car­ga­do las tin­tas so­bre esa con­no­ta­ción del sus­tan­ti­vo que exal­ta lo ex­tra­or­di­na­rio pa­ra apli­car­la a los ni­ños que so­bre­sa­len en las ac­tua­cio­nes de La Voz Kids. Así que po­co a po­co los mons­truos y mons­trui­tos han ido co­pan­do nues­tras pan­ta­llas y el tér­mino ha ca­la­do co­mo po­cos en­tre los más jó­ve­nes. Ro­sa­rio ha da­do vi­da a los mons­truos y en esa exa­ge­ra­ción su­ya las mons­truas se han re­ve­la­do con la na­tu­ra­li­dad del idio­ma, con la sen­ci­llez del mor­fe­ma de gé­ne­ro que di­ce que allí don­de hay una o pa­ra el mas­cu­lino se co­rres­pon­de una a pa­ra el fe­me­nino. Es di­fí­cil lle­var­le la con­tra­ria a los ha­blan­tes, im­po­si­ble con­tra­de­cir­los y co­rre­gir­los cuan­do un tér­mino fun­cio­na y su ex­pre­si­vi­dad flu­ye con fuer­za. «¡Qué mons­trua eres!», se atre­ven a de­cir los ni­ños que no se han tra­ga­do el dic­cio­na­rio. Tal vez no nos gus­te, pe­ro mons­truas ha­ber­las hay­las.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.