«Lo úni­co que le im­por­ta es él y na­da más. Su mun­do y su his­to­ria»

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - La Voz De Pontevedra -

Mu­chos en Mo­ra­ña les re­cuer­dan, a pa­dre e hi­jas, en la car­ba­llei­ra de San­ta Lu­cía dis­fru­tan­do de una de las fies­tas gas­tro­nó­mi­cas más im­por­tan­tes de Ga­li­cia, la del Car­nei­ro ó Es­pe­to. Cin­co días más tar­de, Da­vid Ou­bel aca­ba­ba con las vi­das de sus hi­jas, un do­ble ase­si­na­to que des­de en­ton­ces, ha­ce ya ca­si dos años, si­gue con­mo­cio­nan­do a la so­cie­dad de es­te mu­ni­ci­pio.

Na­die se lo ex­pli­ca. Pa­ra el que era no­vio por en­ton­ces de Ou­bel, el cri­men tu­vo un tras­fon­do de ven­gan­za ha­cia la ex­mu­jer y ma­dre de las pe­que­ñas: «Él de­cía que las ni­ñas se lo pa­sa­ban me­jor con él y se me pue­de ocu­rrir al­gún ti­po de áni­mo de que­rer ha­cer da­ño a su ex­pa­re­ja, de ven­gan­za da­ñan­do lo que su pa­re­ja más pue­de que­rer, que evi­den­te­men­te son sus hi­jas», ase­gu­ró en ma­yo del año pa­sa­do en El pro­gra­ma de Ana Ro­sa.

Com­par­te con la Guar­dia Ci­vil de que el pa­rri­ci­da no se qui­so sui­ci­dar tras ma­tar a las ni­ñas, to­da vez que las le­sio­nes que pre­sen­ta­ba —unos cor­tes— eran de es­ca­sa in­ten­si­dad. «Lo úni­co que le im­por­ta es él y na­da más. Su mun­do y su his­to­ria», aña­dió.

Ou­bel tam­bién le re­mi­tió una car­ta a su com­pa­ñe­ro sen­ti­men­tal en la que, en­tre otras cues­tio­nes, ma­ni­fes­ta­ba que «al fi­nal la pre­sión me ven­ció. Me lle­vo con­mi­go par­te de lo que más quie­ro».

Lo cier­to es que aquel 31 de ju­lio es­ta­ba pre­vis­to que fue­ra el úl­ti­mo días de las va­ca­cio­nes que Amaia y Can­de­la iban a pa­sar con su pa­dre. Al día si­guien­te, se ha­bía pro­gra­ma­do que las pe­que­ñas re­gre­sa­ran jun­to a su ma­dre, quien te­nía atri­bui­da ju­di­cial­men­te su cus­to­dia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.