El de­te­rio­ro de un en­torno ol­vi­da­do por la Ad­mi­nis­tra­ción

La au­sen­cia de man­te­ni­mien­to chi­rría en un tra­yec­to muy tran­si­ta­do to­dos los días por los ve­ci­nos pa­ra ha­cer ejer­ci­cio

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - La Voz De Pontevedra - MAR­COS GA­GO

Es el sue­ño de mu­chos. Una ru­ta se­gu­ra a pie en­tre Ma­rín y Pon­te­ve­dra por el la­do del mar. Has­ta aho­ra se pue­de lo­grar es­te ob­je­ti­vo has­ta un ter­cio de la au­to­vía y, si pros­pe­ra la ini­cia­ti­va de am­pliar la pa­sa­re­la pi­lo­ta­da, pron­to po­dría ser reali­dad. Sin em­bar­go, exis­te un pun­to ne­gro, tan­to por su in­se­gu­ri­dad vial co­mo por su fal­ta de man­te­ni­mien­to. Es el tra­mo fi­nal del pa­seo pa­ra­le­lo al va­lla­do del puer­to, en­tre Es­tri­be­la y Os Pra­ce­res. Se­gún el vian­dan­te se acer­ca a es­te pun­to, las se­ña­les de aban­dono se van mul­ti­pli­can­do y al lle­gar a la ro­ton­da, es una cer­te­za in­ne­ga­ble. Es­ta es una ba­rre­ra di­fí­cil de sub­sa­nar pa­ra la gen­te ma­yor y en la que se la jue­gan los de­más que la atra­vie­san por don­de cir­cu­lan mi­les de co­ches to­dos los días.

Pri­me­ro, el pa­seo. El mar­gen ma­ri­nen­se del iti­ne­ra­rio pea­to­nal pa­ra­le­lo al puer­to es­tá bien cui­da­do. Los ár­bo­les se po­dan, las plan­tas se re­po­nen, la lim­pie­za es ha­bi­tual y se pue­de an­dar sin pro­ble­mas. Aho­ra bien, en cuan­to se cru­za la ra­ya de se­pa­ra­ción mu­ni­ci­pal, la co­sa to­ma otro ca­riz. Los ár­bo­les —ca­me­lios so­bre to­do— pa­re­ce que no se han po­da­do en años. Las ra­mas en al­gu­nos ca­sos ca­si se to­can con la va­lla del puer­to. Hay bas­tan­tes arran­ca­dos y en su lu­gar no se co­lo­có na­da, afean­do el as­pec­to del con­jun­to.

En el ex­tre­mo del pa­seo, la hier­ba que sue­le cre­cer sin con­trol, se ha cor­ta­do re­cien­te­men­te. Lla­ma la aten­ción que na­die ha­ya re­pa­ra­do en la hier­ba de la Pam­pa que cre­ce en la zo­na ajar­di­na­da. Es­ta plan­ta es una gran in­va­so­ra, per­ju­di­cial pa­ra el me­dio am­bien­te y la bio­di­ver­si­dad de Ga­li­cia. En es­tos jar­di­nes cre­cen es­bel­tas, gran­dio­sas, sin pe­li­gro, con­ser­van­do in­tac­to su ca­pa­ci­dad de re­pro­duc­ción por mi­llo­nes de se­mi­llas ca­da tem­po­ra­da.

Hay tam­bién ban­cos. Es de su­po­ner que se co­lo­ca­ron pa­ra que la gen­te se pu­die­se sen­tar. Qui­zás es­to sea aven­tu­rar­se de­ma­sia­do por­que, si esa era la fun­ción in­elu­di­ble de un ban­co, es cu­rio­so que no ha­ya uno en­te­ro. Más bien pa­re­cen ma­de­ra lis­ta pa­ra ser em­plea­da en las ho­gue­ras de san Xoán. Sen­tar­se, lo que se di­ce sen­tar­se, es una ta­rea com­pli­ca­da aquí. Lo mis­mo pa­sa con la fuen­te del par­que. Sin agua, no es­tá muy cla­ro pa­ra que sir­ve. ¿Adorno? ¿Quién co­lo­ca una fuen­te so­lo pa­ra ador­nar?

Por úl­ti­mo, la ro­ton­da. So­lo hay pa­sos de ce­bra en los via­les que en­la­zan por Os Pra­ce­res y la ca­rre­te­ra vie­ja con Es­tri­be­la. Si se vie­ne des­de el puer­to es una ba­rre­ra ca­si in­fran­quea­ble. La gen­te la sal­va arries­gán­do­se. Lo más sor­pren­den­te es que na­die se ha­ce car­go de es­te área. No es del Con­ce­llo, que sí se ocu­pa del jar­dín de la ro­ton­da. No es del puer­to, al que per­te­ne­ció ori­gi­na­ria­men­te. Es­tra­das y Fo­men­to se re­par­ten res­pon­sa­bi­li­da­des, pe­ro no pa­re­ce que nin­gu­na Ad­mi­nis­tra­ción le pres­te de­ma­sia­da aten­ción. ¿Has­ta cuan­do?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.