La Fis­ca­lía apo­ya que se im­pu­te al car­go del ADIF por el si­nies­tro de An­grois

PP y PSOE rechazan la crea­ción de una co­mi­sión de in­ves­ti­ga­ción El abo­ga­do del ma­qui­nis­ta: «Ha­bía que impu­tar a los res­pon­sa­bles»

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Portada - 2 y 3

La impu­tación de An­drés Cor­ta­bi­tar­te Ló­pez, el que fue di­rec­tor de Se­gu­ri­dad en la Cir­cu­la­ción del ADIF cuan­do se pu­so en ser­vi­cio la lí­nea de al­ta ve­lo­ci­dad Ou­ren­se-San­tia­go, por par­te del juez no ha co­gi­do por sor­pre­sa a la Fis­ca­lía. El fis­cal en­car­ga­do del ca­so, An­to­nio Ro­ma, es­ta­ba in­for­ma­do en to­do mo­men­to de los pla­nes del ti­tu­lar del Juz­ga­do de Ins­truc­ción nú­me­ro 3 de San­tia­go, An­drés La­go Lou­ro. El pro­pio fis­cal con­fir­mó ayer a La Voz que no re­cu­rri­rá el au­to en el que se ci­ta co­mo in­ves­ti­ga­do al ac­tual sub­di­rec­tor de In­no­va­ción y Desa­rro­llo Tec­no­ló­gi­co del ADIF, un cam­bio de es­tra­te­gia cru­cial en el ca­so, pues el fis­cal siem­pre sos­tu­vo que so­lo se po­día acu­sar por la vía pe­nal al ma­qui­nis­ta. «Se tra­ta de una per­so­na que de he­cho ya es­ta­ba sien­do in­ves­ti­ga­da y es ne­ce­sa­rio ago­tar la ins­truc­ción en es­te ám­bi­to. Hay que ver qué sur­ge de es­ta de­cla­ra­ción y ver qué ma­te­rial pro­ba­to­rio se apor­ta a par­tir de aho­ra», ase­gu­ra, con una cier­ta in­tui­ción de que es­ta vez Cor­ta­bi­tar­te acep­ta­rá de­cla­rar. «Es­ta vez no ha­brá opo­si­ción por mi par­te a la impu­tación, es ne­ce­sa­rio ago­tar es­ta vía de ins­truc­ción», aña­de.

La Fis­ca­lía man­tie­ne por tan­to las es­pa­das en al­to en el ca­so Al­via, azu­za­da por el au­to de la Au­dien­cia Pro­vin­cial de A Co­ru­ña del 26 de ma­yo del 2016, que obli­gó a re­abrir la ins­truc­ción pa­ra in­ves­ti­gar si se ha­bía eva­lua­do el ries­go en la cur­va de An­grois, al­go que el ac­tual ins­truc­tor tie­ne cla­ro que no se hi­zo. La cur­va, ase­gu­ra, re­pre­sen­ta­ba «un ries­go en sí mis­ma», y a pe­sar de los avi­sos que lle­ga­ron de las empresas que ins­ta­la­ban las me­di­das de se­gu­ri­dad, y de los au­di­to­res de la em­pre­sa pú­bli­ca de in­ge­nie­ría Ine­co, el ADIF no hi­zo na­da pa­ra mi­ti­gar el ries­go del ex­ce­so de ve­lo­ci­dad por un error hu­mano. El ad­mi­nis­tra­dor fe­rro­via­rio, con­clu­ye, no cum­plió con su de­ber de ges­tio­nar ese peligro, «ha­bien­do to­le­ra­do la ex­por­ta­ción de di­cho ries­go al ma­qui­nis­ta sin efec­tuar una pre­via va­lo­ra­ción in­te­gral de la lí­nea que pro­te­gie­se a los usua­rios fren­te al po­si­ble fa­llo hu­mano».

Po­si­cio­nes an­te­rio­res

An­te es­ta de­ci­sión ju­di­cial, el he­cho de que la Fis­ca­lía no re­cu­rra y por tan­to dis­cu­ta los fun­da­men­tos ju­rí­di­cos que sus­ten­tan la impu­tación es una no­ve­dad de gran re­le­van­cia. Hay que

re­cor­dar que, du­ran­te el pri­mer año de ins­truc­ción, el fis­cal An­to­nio Ro­ma cues­tio­nó to­dos los in­ten­tos de impu­tar a car­gos del ADIF por par­te del juez que lle­va­ba el ca­so, Luis Aláez. En una pri­me­ra tan­da de impu­tacio­nes, en la que ya es­ta­ba en la lis­ta Cor­ta­bi­tar­te jun­to a otra vein­te­na de car­gos, la Fis­ca­lía se ad­hi­rió al re­cur­so de la Abo­ga­cía del Es­ta­do. En la se­gun­da olea­da, en la que tam­bién es­ta­ba el res­pon­sa­ble

de la se­gu­ri­dad cuan­do se abrió la lí­nea, el fis­cal op­tó por re­cu­rrir, ba­sán­do­se en que en es­te ca­so exis­tía «un ele­men­to cen­tral y nu­clear» que es la ac­tua­ción del ma­qui­nis­ta, «cu­ya con­duc­ta fue enor­me­men­te im­pru­den­te». En su opi­nión, es­ta con­duc­ta es la que pro­vo­ca el ac­ci­den­te y, por tan­to, no ca­bía impu­tar a ter­ce­ras per­so­nas.

El fis­cal no re­ve­la cuál se­rá su es­tra­te­gia a me­dio pla­zo, pe­ro

por lo me­nos avan­za que no re­cu­rri­rá el au­to que sa­lió el lu­nes del juz­ga­do. Fía to­do a lo que sal­ga de esa de­cla­ra­ción, pa­ra ver si Cor­ta­bi­tar­te es el úni­co res­pon­sa­ble de no mi­ti­gar los ries­gos en la cur­va, re­ci­bió ins­truc­cio­nes de su­pe­rio­res o los res­pon­sa­bles de la lí­nea to­ma­ron las de­ci­sio­nes sin con­sul­tar­le. Fi­nal­men­te, su de­cla­ra­ción ten­drá lu­gar el día 23, co­mo se ase­gu­ra­ba en la par­te dis­po­si­ti­va del au­to, y no el 22, co­mo por error se es­pe­ci­fi­ca­ba en el re­la­to de los he­chos.

En un co­mu­ni­ca­do re­mi­ti­do ayer a los me­dios, la pla­ta­for­ma de víc­ti­mas del Al­via, cu­yo pa­pel fue cru­cial en la reaper­tu­ra de la cau­sa y en el ac­tual gi­ro en la ins­truc­ción, re­cuer­da al fis­cal del ca­so que el in­cum­pli­mien­to de es­te aná­li­sis del ries­go «se lo trans­mi­ti­mos ha­ce tres años y le pe­di­mos que lo in­ves­ti­ga­ra. Lo úni­co que hi­zo fue so­li­ci­tar la desimpu­tación de los res­pon­sa­bles del ADIF».

Co­mi­sión de in­ves­ti­ga­ción

Los afec­ta­dos ale­gan que han de­nun­cia­do «reite­ra­da­men­te» que el fa­llo hu­mano del ma­qui­nis­ta no era la úni­ca cau­sa del ac­ci­den­te, «sino un com­por­ta­mien­to ne­gli­gen­te e irres­pon­sa­ble que in­clu­ye a al­tos di­rec­ti­vos del ADIF, per­te­ne­cien­te al Mi­nis­te­rio de Fo­men­to y cu­yos al­tos car­gos son nom­bra­dos por los pro­pios mi­nis­tros. Aho­ra es­te au­to del juez vie­ne a dar­nos la razón, co­mo ya lo hi­cie­ron en Bru­se­las». «El aná­li­sis de ries­gos —aña­den— era pre­cep­ti­vo hacerlo an­tes de po­ner en ser­vi­cio la lí­nea, que inau­gu­ró el mi­nis­tro Jo­sé Blan­co, o cuan­do se de­ci­die­ron mo­di­fi­ca­cio­nes sig­ni­fi­ca­ti­vas co­mo la des­co­ne­xión del sis­te­ma de se­gu­ri­dad que hu­bie­ra evi­ta­do el ac­ci­den­te, que se pro­du­jo sien­do mi­nis­tra Ana Pastor».

Es­ta ver­tien­te po­lí­ti­ca del si­nies­tro les lle­va a seguir sos­te­nien­do la ne­ce­si­dad de que ha­ya una co­mi­sión de in­ves­ti­ga­ción par­la­men­ta­ria, así co­mo una pes­qui­sa téc­ni­ca in­de­pen­dien­te al mar­gen de la rea­li­za­da por la Co­mi­sión de In­ves­ti­ga­ción de Ac­ci­den­tes Fe­rro­via­rios (CIAF), am­plia­men­te cues­tio­na­da des­de la Agen­cia Fe­rro­via­ria Europea (ERA, si­glas en in­glés).

Au­xi­lio de la UE

So­bre la po­si­bi­li­dad de que los téc­ni­cos de la ERA ela­bo­ra­ran un in­for­me so­bre la eva­lua­ción de ries­gos en la lí­nea, el juez con­si­de­ra en su au­to que por el mo­men­to no es ne­ce­sa­rio, pues los es­tu­dios pe­ri­cia­les, par­ti­cu­lar­men­te el del in­ge­nie­ro de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes Cé­sar Ma­ri­ñas, son su­fi­cien­te­men­te cla­ri­fi­ca­do­res. No obs­tan­te, el juez no descarta pe­dir la opi­nión de es­te or­ga­nis­mo —co­mo so­li­ci­tó el Mi­nis­te­rio Fis­cal— pa­ra acla­rar «al­gún as­pec­to que pue­da per­ma­ne­cer con­tro­ver­ti­do». En to­do ca­so, cual­quier di­li­gen­cia es­tá su­pe­di­ta­da a la de­cla­ra­ción co­mo in­ves­ti­ga­do de An­drés Cor­ta­bi­tar­te.

ÁL­VA­RO BALLESTEROS

Cuan­do el juez y el fis­cal iban por ca­mi­nos di­ver­gen­tes. A la iz­quier­da, el pri­mer juez ins­truc­tor del ca­so Al­via, Luis Aláez, en com­pa­ñía del fis­cal, An­to­nio Ro­ma. Aun­que su re­la­ción per­so­nal era muy bue­na, Ro­ma no com­par­tía los in­ten­tos del juez pa­ra impu­tar a car­gos del ADIF.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.