«Yo tra­ba­jo con velo en el hos­pi­tal»

La Jus­ti­cia europea es­ti­ma que una em­pre­sa pue­de re­gu­lar el ve­to a sím­bo­los re­li­gio­sos

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Portada - LAU­RA G. DEL VA­LLE

La mu­jer de Omar no lle­va velo. Tam­po­co tra­ba­ja. Es­ta mu­sul­ma­na que vi­ve en Foz no se ha vis­to en la te­si­tu­ra de ver en peligro su em­pleo por lle­var la ca­be­za ta­pa­da por cues­tio­nes que atien­den a cri­te­rios con­fe­sio­na­les. No co­rrió la mis­ma suer­te Sa­mi­ra Ach­bi­ta, una re­cep­cio­nis­ta bel­ga que en el 2006, de acuer­do con lo que con­si­de­ra que el Co­rán dic­ta que de­be ha­cer una mu­jer, co­men­zó a lle­var velo en su día a día, lo que in­cluía la jor­na­da la­bo­ral. Es­to no gus­tó en la em­pre­sa, que mo­di­fi­có su re­gla­men­to in­terno pa­ra in­cluir la prohi­bi­ción pa­ra los tra­ba­ja­do­res de lle­var sím­bo­los re­li­gio­sos. Des­de ayer, el Tri­bu­nal de Jus­ti­cia de la Unión Europea (TJUE) avala es­tas me­di­das siem­pre y cuan­do exis­ta un re­gla­men­to en la com­pa­ñía que li­mi- te la sim­bo­lo­gía. Una sim­bo­lo­gía que, pa­ra Omar, «no es sim­bo­lo­gía. Es más, si a una mu­jer le qui­tas el velo de­ja de ser mu­sul­ma­na». Por eso, di­ce, no obli­ga a su es­po­sa a po­ner­se es­ta pren­da, pe­ro le re­cuer­da con fre­cuen­cia su im­por­tan­cia. «Pien­so en lo que le di­ré a Alá cuan­do me mue­ra y me pre­gun­te por qué mi mu­jer iba con la ca­be­za al des­cu­bier­to», ra­zo­na.

Omar es uno de los mu­chos mu­sul­ma­nes de Ga­li­cia que ayer se que­da­ron ató­ni­tos an­te el dic­ta­men del TJUE, que con­clu­ye que la nor­ma in­ter­na de una em­pre­sa pri­va­da que ve­ta el uso de cual­quier signo po­lí­ti­co, fi­lo­só­fi­co o re­li­gio­so vi­si­ble «no cons­ti­tu­ye una dis­cri­mi­na­ción di­rec­ta por cau­sa de re­li­gión». En el Cen­tro Cul­tu­ral Is­lá­mi­co de Vi­go, su pre­si­den­te, Ab­del Ela­zi­ri, ex­pli­ca que es­te ti­po de me­di­das «ata­can la li­ber­tad de las per­so­nas y aís­lan a las mu­je­res mu­sul­ma­nas de la so­cie­dad». «Estamos to­tal­men­te en con­tra de que las empresas se me­tan en cues­tio­nes re­li­gio­sas. Es que, al fi­nal, la co­mu­ni­dad mu­sul­ma­na va a te­ner que crear sus pro­pias empresas, que de he­cho es al­go que ya se es­tá plan­tean­do en las re­des so­cia­les», aña­de. Sin em­bar­go, se­gún ex­pli­ca Ela­zi­ri, es­ta «te­rri­ble si­tua­ción» no cree que se pue­da pro­du­cir en las com­pa­ñías ga­lle­gas, en las que ase­gu­ra «no hay nin­gún pro­ble­ma. Hay in­ge­nie­ras, mé­di­cas... mu­sul­ma­nas muy cua­li­fi­ca­das que tra­ba­jan con velo y a las que no se les ve­ta por ello».

Una opi­nión se­me­jan­te a la de Ela­zi­ri la com­par­te Mus­ta­fá Alen­di, el pre­si­den­te de la co­mu­ni­dad is­lá­mi­ca ga­lle­ga. Se­gún ex­pli­ca, el co­lec­ti­vo «res­pe­ta la de­ci­sión de los tri­bu­na­les» y es la mu­jer «la úni­ca que de­be va­lo­rar si asu­me la nor­ma o no». Pe­ro pien­sa que en Ga­li­cia po­cas se ve­rán en es­ta dis­yun­ti­va, ya que «tan­to en la co­mu­ni­dad co­mo en Es­pa­ña hay más tolerancia que en otros paí­ses».

«La li­ber­tad del em­pre­sa­rio»

Si bien el co­lec­ti­vo mu­sul­mán cree que dar le­gi­ti­mi­dad al em­pre­sa­rio pa­ra que pon­ga co­to a los sím­bo­los re­li­gio­sos en ho­ra­rio la­bo­ral les pa­re­ce una in­tro­mi­sión en sus de­re­chos, Car­men Ló­pez, pre­si­den­ta de la Fe­de­ra­ción Ga­lle­ga de Jó­ve­nes Em­pre­sa­rios, man­tie­ne que «hay que lle­gar a un equi­li­brio en­tre la li­ber­tad re­li­gio­sa del em­plea­do y la li­ber­tad del em­pre­sa­rio, que quie­re una de­ter­mi­na­da ima­gen pa­ra su com­pa­ñía y ve­la por la ren­ta­bi­li­dad de la em­pre­sa. Pon por ca­so un velo que cu­bre to­da la ca­ra: no se­ría lo más re­co­men­da­ble pa­ra tra­tar con un clien­te, ya que la son­ri­sa man­da», ex­pli­ca Ló­pez.

XOÁN CAR­LOS GIL

Na­wen Nahil es téc­ni­ca de ra­dio­lo­gía en el Ál­va­ro Cun­quei­ro y per­dió otro em­pleo por no re­nun­ciar al velo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.